Cobertura sanitaria universal

La salud es esencial para el desarrollo sostenible

Resolución de las Naciones Unidas sobre la cobertura sanitaria universal

El respaldo mundial a la cobertura sanitaria universal ha venido cobrando cada vez mayor fuerza desde que la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó por unanimidad una resolución en la que se destaca la importancia fundamental de la salud para el desarrollo internacional.

En dicha resolución, aprobada el 12 de diciembre de 2012, se insta a los gobiernos a adoptar medidas para garantizar a todos el acceso a servicios de salud asequibles y de calidad.

Asimismo, se reconoce el papel de la salud en el cumplimiento de los objetivos de desarrollo convenidos internacionalmente y se insta a los países, a las organizaciones de la sociedad civil y a las organizaciones internacionales a que promuevan la inclusión de la cobertura sanitaria universal en el programa internacional de desarrollo.

En la resolución se reafirma el papel de liderazgo de la OMS en la prestación de apoyo a los países para afrontar los obstáculos que entraña poner en práctica la cobertura sanitaria universal.

El concepto de la cobertura sanitaria universal se ha ido reconociendo cada vez con mayor frecuencia en foros internacionales desde que la OMS publicó el Informe sobre la salud en el mundo 2010, titulado Financiación de los sistemas de salud: el camino hacia la cobertura universal. En relación con esos foros, cabe destacar la Declaración Política de la Ciudad de México sobre Cobertura Universal en Salud, adoptada en abril de 2012, la Declaración de Bangkok sobre la cobertura sanitaria universal, adoptada en enero de 2012, y la Declaración de Túnez sobre la optimización de los recursos, la sostenibilidad y la rendición de cuentas en el sector de la salud, adoptada en julio de 2012.

La salud es una importante cuestión intersectorial de políticas en el quehacer internacional, pues constituye un requisito indispensable, un resultado y un indicador de las tres dimensiones del desarrollo sostenible. En la resolución se invita a los Estados Miembros a que adopten un enfoque multisectorial y actúen en relación con los determinantes sociales, ambientales y económicos de la salud, con miras a reducir las desigualdades en materia de salud y posibilitar el desarrollo sostenible.

Compartir