Vigilancia y Red Mundial de Laboratorios Antipoliomielíticos

Vigilancia para detectar los casos de poliomielitis

Vigilancia de la parálisis fláccida aguda (PFA)

Vigilar la PFA (parálisis flácida aguda) a escala nacional es la regla de oro para detectar los casos de poliomielitis. Las cuatro actuaciones de la vigilancia son

  • detectar y notificar los casos de parálisis fláccida aguda en los niños
  • analizar muestras de las heces
  • aislar e identificar el poliovirus en el laboratorio
  • cartografiar el virus para determinar la procedencia de la cepa vírica.

Vigilancia medioambiental

La vigilancia medioambiental entraña el análisis de la presencia de poliovirus en las aguas residuales u otras muestras medioambientales. A menudo, la vigilancia medioambiental confirma las infecciones por poliovirus en ausencia de casos de parálisis. El muestreo medioambiental sistemático (por ejemplo, en Egipto y Mumbai (India)), aporta importantes datos de vigilancia suplementarios. La vigilancia medioambiental ocasional (en especial en regiones sin poliomielitis) proporciona información sobre la propagación internacional del poliovirus.

Indicadores de la vigilancia

Indicador

Nivel de vigilancia mínimo necesario para la certificación

Integridad
de
la notificación

Al menos el 80% de los informes sistemáticos (semanales o mensuales) previstos para la vigilancia de la PFA se deberían recibir puntualmente, incluidos los que no notifican ningún caso de PFA. La distribución de los lugares de notificación debe ser representativa de la geografía y la demografía del país

Sensibilidad
de la vigilancia

Se debería detectar anualmente al menos un caso de PFA no poliomielítica por 100 000 habitantes menores de 15 años. En las regiones endémicas, para garantizar una sensibilidad aún superior, la tasa debería de ser de dos por 100 000.

Integridad
de
la investigación
de los casos

Todos los casos de PFA deben acompañarse de una investigación clínica y virológica completa y en al menos el 80% de los casos de PFA hay que obtener muestras de heces "adecuadas". Se entienden por muestras de heces "adecuadas" dos muestras con cantidad suficiente para practicar análisis de laboratorio, obtenidas con una separación mínima de 24 horas, dentro de los 14 días siguientes a la aparición de la parálisis y que lleguen al laboratorio por cadena de frío inversa y acompañadas de la documentación adecuada.

Integridad
del seguimiento

En al menos el 80% de los casos de PFA hay que practicar un examen de seguimiento para comprobar la existencia de parálisis residual a los 60 días de la aparición de la parálisis.

Funcionamiento
del laboratorio

Todas las muestras de PFA se tienen que procesar en un laboratorio acreditado por la OMS que forme parte de la Red Mundial de Laboratorios Antipoliomielíticos (GPLN)

Compartir