Preguntas frecuentes sobre la poliomielitis

1. ¿Qué es la poliomielitis?

La poliomielitis es una enfermedad muy infecciosa causada por el poliovirus. Invade el sistema nervioso y puede provocar parálisis, o incluso la muerte, en cuestión de horas.

2. ¿Cómo se transmite la poliomielitis?

El poliovirus salvaje entra en el organismo por la boca, transportado en el agua o alimentos contaminados con materia fecal de una persona infectada. Los virus se multiplican en el intestino y se excretan con las heces, a través de las cuales se pueden transmitir a otras personas.

3. ¿Cuáles son los síntomas de la poliomielitis? Los primeros síntomas son los siguientes:

  • Fiebre
  • Cansancio
  • Dolor de cabeza
  • Vómitos
  • Rigidez de nuca
  • Dolor en las extremidades.

4. ¿Quién está expuesto a contraer la poliomielitis?

La poliomielitis afecta principalmente a los menores de cinco años.

5. ¿Cuáles son los efectos de la poliomielitis?

La poliomielitis tiene los efectos siguientes:

  • Una de cada 200 personas con poliomielitis sufre una parálisis irreversible (por regla general, de las piernas).
  • De las personas con parálisis, entre el 5% y el 10% mueren por la inmovilización de los músculos respiratorios que causa el virus.

6. ¿Se puede curar la poliomielitis?

No, la poliomielitis no tiene cura. La poliomielitis solo se puede prevenir mediante inmunización. Se dispone de una vacuna segura y eficaz, la vacuna antipoliomielítica oral (OPV). La OPV ofrece a los niños una protección fundamental frente a la poliomielitis. Si se administra repetidamente, protege a los niños de por vida.

ACERCA DE LA LUCHA MUNDIAL CONTRA LA POLIOMIELITIS

7. ¿Qué es la Iniciativa de Erradicación Mundial de la Poliomielitis?

En 1988, los gobiernos presentaron la Iniciativa de Erradicación Mundial de la Poliomielitis (IEMP) con la intención de relegar la poliomielitis a los libros de historia. Se trata de una alianza mundial integrada por gobiernos nacionales, la OMS, la Asociación Rotaria Internacional, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos y el UNICEF. Desde la creación de la IEMP, los casos de poliomielitis han disminuido en más del 99% a escala mundial. Hace solo 20 años, la poliomielitis paralizaba CADA DÍA a 1000 niños. En 2010, sufrieron parálisis 1349 niños.

8. ¿Dónde sigue habiendo poliovirus circulante en la actualidad?

Solo en cuatro países no se ha llegado nunca a detener la transmisión de la poliomielitis - el Afganistán, la India, Nigeria y el Pakistán. Sin embargo, la poliomielitis se puede propagar (y de hecho se propaga) desde esos países hacia los países vecinos y más allá. Hay que recordar que MIENTRAS HAYA POLIOMIELITIS EN ALGÚN LUGAR ESTARÁN AMENAZADOS LOS NIÑOS DE TODOS LOS LUGARES. La enfermedad no respeta las fronteras ni las clases sociales y viaja muy fácilmente. Más información

9. ¿Se puede propagar la poliomielitis a otros países que ahora no tienen?

La poliomielitis no respeta fronteras: todos los niños que no estén inmunizados corren riesgo. Por cada caso de parálisis hay entre 200 y 1000 niños infectados asintomáticos. De ahí que sea difícil detectar la poliomielitis y prevenir la circulación del virus. Los niños que viven en zonas donde los niveles de inmunidad son bajos son particularmente vulnerables. La mejor defensa frente a la importación de la poliomielitis es erradicar el virus. Solo entonces estarán a salvo todos los niños.

10. ¿Qué hace falta para erradicar la poliomielitis

Para detener la poliomielitis es necesario:

  • Que las sociedades participen en su conjunto en las actividades encaminadas a llegar a la totalidad de los niños;
  • Que se preparen planes especiales para abarcar a los niños de las poblaciones móviles o migrantes, de las zonas en conflicto o de regiones remotas;
  • Que se refuerce la inmunización sistemática, la mejor defensa nacional contra la poliomielitis;
  • Que mejore la vigilancia en las zonas de alto riesgo;
  • Que se aliente a los gobiernos a que incluso las poblaciones más pobres reciban otros servicios públicos;
  • Que los gobiernos nacionales y las instituciones multilaterales ofrezcan un compromiso político al más alto nivel;
  • Que se cubra el déficit de financiación - Siguen necesitándose US$ 590 millones para financiar las actividades de 2011 y 2012. Realice una donación

11. ¿Por qué se presta tanta atención a la poliomielitis y no a otras enfermedades?

La poliomielitis es una de las pocas enfermedades que se pueden erradicar completamente, como fue el caso de la viruela. La erradicación de la poliomielitis beneficiará a los niños del mundo entero, pues ningún niño conocerá de nuevo el sufrimiento de la parálisis que causa la poliomielitis. La mayoría de las enfermedades, como la infección por el VIH o la malaria, no se pueden erradicar, porque no se dispone de instrumentos para hacerlo. La poliomielitis no tiene huésped intermediario (es decir, no afecta a los animales, y el virus no vive en los animales del modo en que, por ejemplo, el agente de la malaria transita por los mosquitos); se dispone de una vacuna segura y eficaz para proteger a los niños frente a la poliomielitis; el poliovirus no sobrevive durante largos periodos en el medio ambiente y, aunque es contagiosa, su periodo de infección es relativamente breve. Las actividades de erradicación de la poliomielitis se están aprovechando también para reforzar algunos servicios de salud sistemáticos. Gracias a las actividades de erradicación de la poliomielitis, en todos los países se ha establecido una activa red de vigilancia de la morbilidad, a la que se están incorporando ahora otras enfermedades, en particular el sarampión. Las infraestructuras de erradicación de la poliomielitis se utilizan también para prestar otros servicios de salud, por ejemplo para administrar comprimidos vermífugos o vitamina A y para proporcionar mosquiteros. Argumentos en favor de la erradicación de la poliomielitis.

ACERCA DE LA VACUNA ANTIPOLIOMIELÍTICA ORAL (OPV)

12. ¿Por qué se administran vacunas antipoliomielíticas orales a los niños?

La vacuna antipoliomielítica es la única protección frente a la poliomielitis, una enfermedad paralizante que no tiene cura. Es esencial que todos los niños menores de cinco años se inmunicen contra la poliomielitis. La vacuna antipoliomielítica oral es segura y eficaz y, puesto que se da por vía oral, pueden administrarla voluntarios. Más información

13. ¿Tiene efectos secundarios la vacuna antipoliomielítica oral?

La vacuna antipoliomielítica oral (OPV) es una de las vacunas más seguras que se han desarrollado hasta la fecha. Es tan segura que se puede administrar a niños enfermos y a recién nacidos. Se ha utilizado en todo el mundo para proteger a los niños frente a la poliomielitis, gracias a lo cual un mínimo de 5 millones de niños se han salvado de la parálisis permanente. En ocasiones extremadamente infrecuentes, el virus atenuado de la vacuna antipoliomielítica oral puede mutar y tornarse de nuevo virulento. Sin embargo, EL RIESGO DE QUE LOS NIÑOS CONTRAIGAN LA POLIOMIELITIS ES MUY SUPERIOR AL RIESGO DE QUE PADEZCAN ALGÚN EFECTO SECUNDARIO DE LA VACUNA ANTIPOLIOMIELÍTICA.

14. ¿Cuáles son las orientaciones del Islam a propósito de la vacuna antipoliomielítica?

La vacuna antipoliomielítica (OPV) es segura y ha sido declarada "halal" por dirigentes islámicos del mundo entero: el Gran Jeque Tantawi de la Universidad Al-Azhar, el Gran Muftí de la Arabia Saudita y el Consejo de Ulemas Majelis de Indonesia.

15. ¿Se pueden administrar sin peligro varias dosis de OPV a los niños?

Sí, se pueden administrar sin peligro múltiples dosis de vacuna antipoliomielítica a los niños. La vacuna ha sido diseñada para administrarla varias veces con el fin de que confiera una protección total. En los trópicos es necesario administrar varias dosis de vacuna antipoliomielítica (a veces, más de diez) para que los niños adquieran una protección completa. La vacuna es segura para todos los niños. Todas las dosis adicionales que se administren reforzarán el grado de inmunidad del niño frente a la poliomielitis.

16. ¿Cuántas dosis de OPV hay que administrar a un niño para que esté protegido?

Para que sea plenamente eficaz, la vacuna antipoliomielítica oral se tiene que administrar múltiples veces. El número de dosis necesarias para inmunizar al niño depende por completo de la salud del niño y de su estado nutricional, y del número de otros virus a los haya estado expuesto. Hasta que el niño haya adquirido una inmunización completa, HAY RIESGO DE QUE CONTRAIGA LA POLIOMIELITIS. Ello no hace sino poner aún más de relieve la necesidad de que todos los niños se vacunen aprovechando las rondas de los días nacionales de inmunización. Cada niño que quede sin inmunizar ofrecerá al poliovirus un lugar donde ocultarse.

17. ¿Es necesario que los niños reciban la OPV durante las campañas antipoliomielíticas y con ocasión de las vacunaciones sistemáticas?

Sí. La vacuna antipoliomielítica oral (OPV) es segura y eficaz y cada dosis adicional que se administra confiere al niño una protección suplementaria contra la poliomielitis. Para adquirir una inmunidad completa frente a la poliomielitis se requieren múltiples dosis de OPV. En los niños que ya hayan recibido la vacuna, las dosis adicionales que se les administren con ocasión de los días nacionales o subnacionales de inmunización les conferirán una inmunidad de valor incalculable frente a la poliomielitis.

18. ¿Es segura la OPV para los niños enfermos y los recién nacidos?

Sí. La vacuna antipoliomielítica oral se puede administrar sin peligro a los niños enfermos. De hecho, es particularmente importante que los niños enfermos sean inmunizados durante las campañas, igual que los recién nacidos, dado que sus niveles de inmunidad son inferiores a los de los demás niños. Durante las campañas futuras se deberían inmunizar todos los niños enfermos y los neonatos, para que adquieran la protección vital contra la poliomielitis que tanto necesitan.

19. ¿Por qué algunos países industrializados utilizan una vacuna antipoliomielítica distinta de la de los países en desarrollo?

Todos los países del mundo salvo dos (Suecia e Islandia) utilizaron la vacuna antipoliomielítica oral (OPV) para eliminar la poliomielitis, y siguieron utilizándola en general hasta finales del decenio de 1990, cuando algunos pasaron a administrar la vacuna antipoliomielítica con virus inactivados debido a los progresos realizados en la erradicación de la enfermedad (cuando había disminuido el riesgo planteado por el poliovirus salvaje). La mayoría de los países utilizan la OPV debido a su capacidad única de inducir inmunidad intestinal y local, es decir, de interrumpir efectivamente la transmisión del poliovirus al medio ambiente. No ese el caso de la IPV, la vacuna antipoliomielítica con virus inactivados, que induce niveles muy bajos de inmunidad al poliovirus en el interior del intestino y, por consiguiente, si bien confiere protección frente a la poliomielitis a la persona en cuestión, no puede impedir la propagación del poliovirus salvaje, a diferencia de la OPV.

Compartir