Iniciativa Liberarse del Tabaco

Día Mundial Sin Tabaco 2008, 31 de mayo de 2008

Enfoque

En todo el mundo, la mayoría de las personas comienzan a fumar antes de los 18 años de edad. La cuarta parte de este grupo comienza a fumar antes de los 10 años. Cuanto menor es la edad en la se prueba el tabaco por primera vez, más probable es que la persona se transforme en un consumidor regular, y menos probable que pueda dejar el consumo.

Está comprobado que tanto la exposición directa como indirecta a la publicidad del tabaco, junto con otras estrategias de marketing empleadas por la industria tabacalera, incita a los jóvenes a probar el tabaco por primera vez, aumentando a su vez las probabilidades de convertirlos en consumidores habituales. La industria tabacalera gasta decenas de miles de millones de dólares cada año en la introducción de sus productos en el mercado por todo tipo de medios.

En respuesta a esta amenaza a los jóvenes, la campaña del Día Mundial Sin Tabaco este año se centra en el siguiente mensaje:

Una de las formas más efectivas en que los países pueden prevenir que los jóvenes prueben el tabaco y se conviertan en fumadores habituales es prohibir todas las formas de publicidad directa e indirecta del tabaco, incluyendo la promoción de los productos de tabaco y el patrocinio por parte de la industria tabacalera de cualquier tipo de eventos o actividades.

¿POR QUÉ SE NECESITA UNA CAMPAÑA POR UNA PROHIBICIÓN TOTAL DE LA PUBLICIDAD, PROMOCIÓN Y PATROCINIO DEL TABACO?

Porque cerca de la mitad de los niños del mundo viven en países que no prohíben la distribución gratuita de productos de tabaco a ellos.

Porque solo una prohibición total y amplia puede reducir efectivamente el consumo de tabaco.

Porque estudios en países, antes y después de las prohibiciones de la publicidad, hallaron una disminución del consumo de tabaco de hasta el 16%.

Porque las prohibiciones parciales tienen poco o ningún impacto, dado que los avisos simplemente se cambian a medios alternativos.

La promoción directa e indirecta de productos de tabaco se hace por numerosas vías: televisión; radio; Internet; revistas; posters; estandartes; correo directo; cupones; entrega de premios; vinculación de marcas con productos que no contienen tabaco; programas de fidelidad de marca; patrocinio de deportes; patrocinio o desarrollo de eventos especiales en lugares populares para los jóvenes, como bares y clubes; y circulación restringida de revistas distribuidas a listas de correo de la industria tabacalera.

Compartir