Tuberculosis (TB)

Tuberculosis infantil

Aunque se desconoce su magnitud, se calcula que la tuberculosis infantil representa aproximadamente un 6% de todos los nuevos casos y se concentra mayoritariamente en países con alta carga de morbilidad. Entre los muchos factores que hacen difícil estimar la carga de tuberculosis en la población infantil, cabe citar los siguientes:

  • la dificultad de establecer un diagnóstico definitivo;
  • la presencia de enfermedad extrapulmonar (lo que hace necesario consultar a un especialista);
  • su escasa prioridad en materia de salud pública (la tuberculosis infantil raramente es bacilífera);
  • la inexistencia de vínculos entre los pediatras del sector privado y los programas nacionales de tuberculosis.
Una niña con tuberculosis que recibe tratamiento DOTS en la India
OMS

Los niños pueden sufrir tuberculosis a cualquier edad, pero la horquilla más frecuente es entre 1 y 4 años. Las notificaciones de casos dependen de la intensidad de la epidemia, la estructura de edades de la población, los instrumentos de diagnóstico disponibles y la medida en que se practique sistemáticamente la localización de contactos.

La estrategia Alto a la Tuberculosis

La estrategia Alto a la Tuberculosis, que se basa en la estrategia DOTS concebida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Unión Internacional contra la Tuberculosis y Enfermedades Respiratorias (la Unión), tiene un papel decisivo a la hora de reducir la carga mundial de morbilidad y, con ello, de proteger a los niños de la infección y la enfermedad.

El tratamiento de niños con tuberculosis debería ajustarse a la línea marcadas en la estrategia Alto a la Tuberculosis, teniendo siempre en cuenta la epidemiología y manifestaciones clínicas particulares que presenta la tuberculosis infantil.

Intervenciones fundamentales

Intervenciones fundamentales para resolver el problema de la tuberculosis infantil:

  • Movilización de un compromiso mundial y nacional en ese sentido.
  • Fomento de alianzas estratégicas y sinergias en todo el sistema de salud, y especialmente entre los programas de tuberculosis, de salud maternoinfantil y de inmunización y otras partes interesadas pertinentes, a fin de facilitar y dar prioridad a la detección y tratamiento tempranos de la tuberculosis infantil.
  • Promover la ampliación de la investigación y el desarrollo de nuevos productos diagnósticos, medicamentos y vacunas para la tuberculosis infantil.
  • Investigar a los contactos y ofrecer profilaxis con isoniazida a los menores de 5 años, formando a los profesionales de la salud y concienciándolos, a ellos y a la comunidad, del problema de la tuberculosis infantil.
  • Fomentar la integración en las actividades relacionadas con la tuberculosis y el VIH de enfoques centrados en las familias.

El Grupo de trabajo sobre expansión de la DOTS cuenta con un subgrupo sobre la tuberculosis infantil, establecido en 2003 con el fin de promover la investigación, la elaboración de políticas, la definición y aplicación de directrices, la movilización de recursos humanos y económicos y la colaboración con asociados que trabajen sobre temas conexos (salud maternoinfantil, inmunización y VIH, por ejemplo) para alcanzar el objetivo de reducir las tasas de mortalidad y morbilidad de la tuberculosis infantil.

Compartir