Marco estratégico para 2012 - 2015

Resumen

El presente documento establece el marco estratégico en el que la Alianza para la Salud de la Madre, el Recién Nacido y el Niño (la Alianza) llevará a cabo sus operaciones durante el periodo de 2012 a 2015. Parte de los debates y las conclusiones de una serie de reuniones celebradas por la Junta, así como de las amplias consultas mantenidas con los miembros de la Alianza. También refleja la decisión de la Junta de reconocer que la continuidad asistencial de la salud reproductiva, materna, neonatal e infantil constituye el contexto operativo de la Alianza.

El contexto de esta estrategia son los buenos resultados obtenidos por las entidades asociadas en la consecución de los objetivos de la estrategia y el plan de trabajo 2009- 2011, que ha contribuido a importantes logros en materia de salud maternoinfantil durante ese período. Ahora bien, aún son muchas las oportunidades y los obstáculos que la comunidad sanitaria mundial tiene ante sí a la hora de reducir la mortalidad infantil (Objetivo de Desarrollo del Milenio 4) y mejorar la salud materna (Objetivo de Desarrollo del Milenio 5), así como en lo que respecta a la labor necesaria para alcanzar todos los demás Objetivos de Desarrollo. Las principales oportunidades residen en los importantes compromisos políticos y financieros adquiridos (por ejemplo, en la Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer y el Niño del Secretario General de las Naciones Unidas, y la Campaña para acelerar la reducción de la mortalidad materna en África). Las principales dificultades se derivan de las presiones a las que está sometida la economía mundial, la existencia de otras prioridades sanitarias, una tendencia cada vez mayor a centrarse en enfermedades de manera separada, y las exigencias de la actual arquitectura mundial de la ayuda al desarrollo para la salud.

La propuesta de valor de la Alianza se deriva del hecho de que es la única plataforma que aglutina a los numerosos asociados de la comunidad sanitaria mundial cuya actividad se centra en mejorar la salud de las mujeres y los niños, y en promover la continuidad asistencial.

Las actividades de la Alianza se guían por su visión y su misión:

  • Perspectiva. Alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, lo que permitirá que las mujeres y los niños puedan ejercer su derecho a gozar del máximo grado posible de salud de aquí a 2015 y con posterioridad.
  • Misión. Apoyar a las entidades asociadas, con el fin de armonizar sus orientaciones estratégicas y favorecer la puesta en marcha de acciones colectivas encaminadas a garantizar el acceso universal a servicios integrales de salud reproductiva, materna, neonatal e infantil de alta calidad.

El trabajo de la Alianza se centrará en tres objetivos estratégicos, que reflejan su propuesta de valor y constituyen el marco para elaborar los distintos productos y actividades:

  • Objetivo estratégico 1. Intermediar en la aplicación práctica de conocimientos e innovaciones. Ello dará lugar a un mayor acceso al conocimiento y la innovación, y a un mayor uso de los mismos, lo que mejorará las políticas, la prestación de servicios y los mecanismos de financiación.
  • Objetivo estratégico 2. Promover la movilización y armonización de los recursos, y una mayor participación. Esto hará que se asignen más recursos a la salud reproductiva, materna, neonatal e infantil; permitirá que se pongan de relieve los problemas de salud de la mujer y el niño en los foros pertinentes; y posibilitará el consenso en materia de formulación y aplicación de políticas basadas en la evidencia.
  • Objetivo estratégico 3. Fomentar la rendición de cuentas con respecto a los recursos y los resultados. Esto generará información más adecuada para vigilar los resultados en materia de salud reproductiva, materna, neonatal e infantil, y permitirá hacer un seguimiento mejor y más sistemático del modo en el que se asignan los recursos comprometidos.

Para lograr esos objetivos, la Alianza estructurará sus actividades en torno a cuatro principios operativos:

  • Centrarse en los asociados y prestarles apoyo para que alcancen los objetivos de la Alianza, sin sustituir o duplicar su labor, o sus procesos de gestión interna y rendición de cuentas.
  • Prestar especial atención a la movilización (proporcionando una plataforma donde los asociados puedan analizar y acordar el modo de alinear sus actividades nuevas y existentes) y la intermediación (actuando como intermediarios para promover el intercambio de conocimientos e innovaciones, y la colaboración entre los asociados).
  • Actuar en función de la demanda de los países y las prioridades regionales.
  • Promover la adopción de un enfoque que fomente la continuidad asistencial, con el fin de mejorar la salud de la mujer y el niño.

El éxito de la Alianza se verá determinado por su capacidad para alcanzar los resultados previstos con relación a cada uno de sus tres objetivos estratégicos, tal y como se resume en el cuadro 1, y, en última instancia, mediante el apoyo prestado a los distintos asociados para cumplir con sus respectivos mandatos, y obtener mejores resultados en materia de salud reproductiva, materna, neonatal e infantil en los países con alta carga de morbilidad y mortalidad, de lo que hubiera sido posible.

Compartir