Departamento de Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales de la Salud

Preguntas frecuentes: el mercurio y la salud

Octubre de 2011

1. ¿Qué es el mercurio?

El mercurio y los compuestos mercuriales constituyen según la OMS uno de los diez grupos de productos químicos con mayores repercusiones en la salud pública. Según la OMS son muy peligrosos y son necesarias más medidas para evitar sus repercusiones negativas en la salud. El mercurio es un elemento natural presente en el aire, el agua y el suelo. Puede encontrarse en forma elemental (mercurio metálico), inorgánica u orgánica, y todas ellas tienen diferentes efectos tóxicos. El mercurio es una sustancia tóxica con efectos nocivos para el ser humano, y en especial para las embarazadas, los lactantes y los niños.

2. ¿Cuáles son las principales fuentes de exposición humana al mercurio?

La emisión de mercurio en el medio ambiente se debe fundamentalmente a la actividad humana. La principal fuente es, con diferencia, la combustión del carbón para la producción de electricidad y la calefacción. El mercurio que contiene el carbón es emitido durante la combustión de este. Prácticamente la mitad de las emisiones atmosféricas de mercurio proceden de centrales termoeléctricas alimentadas con carbón, de calderas industriales y del uso doméstico para calentarse y cocinar. Otras fuentes importantes de emisiones de mercurio son los procesos industriales, los incineradores de basuras y la minería del mercurio, el oro y otros metales. Como el mercurio es un elemento presente de forma natural en el medio ambiente, también hay emisión generada por la actividad volcánica y la erosión de las rocas.

3. ¿Qué productos manufacturados contienen mercurio?

Se encuentran cantidades variables de mercurio en muchos productos, tales como pilas; aparatos de medición como termómetros y barómetros; interruptores y relés eléctricos; bombillas, entre ellas las domésticas de bajo consumo; amalgama dental; cosméticos y productos farmacéuticos. Los blanqueadores de la piel pueden contener mercurio, aunque en general estos productos están prohibidos.

El uso y eliminación de los productos que contienen mercurio debe recibir la atención que merece.

4. ¿Cómo daña el mercurio la salud humana?

La principal fuente de exposición humana al metilmercurio es el consumo de pescados y mariscos contaminados por este compuesto. Prácticamente todas las personas tienen en su organismo al menos cantidades ínfimas de metilmercurio, lo cual refleja la presencia generalizada de este compuesto en el medio ambiente y la exposición humana a través del consumo de pescados y mariscos. Las personas pueden estar expuestas al mercurio en cualquiera de sus formas en diferentes circunstancias.

En el feto, el lactante y el niño, el principal efecto del metilmercurio es la alteración del desarrollo neurológico. La exposición al metilmercurio en el útero, que puede proceder del consumo materno de pescados y mariscos contaminados, afecta negativamente el desarrollo del cerebro y del resto del sistema nervioso del niño. En niños expuestos al metilmercurio en el útero se han observado efectos negativos en la función cognitiva, la memoria, la atención, el habla y las actividades visuoespaciales y motoras finas.

5. ¿Cómo entra el mercurio en la cadena alimentaria?

El mercurio sufre complejas transformaciones en el medio ambiente (el aire, los sedimentos o el agua). Una vez que se ha depositado, la forma química del mercurio puede metilarse en el suelo y los sedimentos, en gran parte a través del metabolismo bacteriano. El metilmercurio, que es la forma más tóxica del mercurio, se biomagnifica en las redes alimentarias, especialmente en la acuática (como ocurre con las especies de peces que se encuentran en el tope de la cadena alimentaria). El metilmercurio se bioacumula (es decir, presenta mayores concentraciones que en el entorno) en los peces y mamíferos marinos y de agua dulce. Cuanto más viejo sea el pez o mamífero, mayor será su concentración de metilmercurio. Además se biomagnifica, lo cual significa que cuanto más alto se encuentre el organismo en la cadena alimentaria mayor será su concentración de metilmercurio. Por consiguiente, los grandes peces predadores tienen más probabilidades de contener concentraciones elevadas de metilmercurio, aunque los peces pequeños también pueden tener grandes concentraciones de mercurio en zonas especialmente contaminadas.

6. ¿Qué se puede hacer para reducir el riesgo para la salud humana?

Fomentar el uso de fuentes de energía limpias que no se basen en la combustión del carbón.

La combustión del carbón para producir electricidad y calor es, con diferencia, la principal fuente de mercurio, y constituye un importante problema de salud pública. Prácticamente la mitad de las emisiones atmosféricas de mercurio proceden de centrales termoeléctricas alimentadas con carbón, de calderas industriales y de los hogares. El mercurio que contiene el carbón es emitido durante la combustión de este. Además se emiten otros contaminantes atmosféricos peligrosos, como las partículas de 10 micrómetros o menos (PM10), que penetran en los pulmones, pueden llegar al torrente sanguíneo y son muy nocivas para la salud. El cambio a la utilización de fuentes de energía limpias puede proporcionar varios beneficios considerables para la salud.

Acabar con la minería del mercurio y la utilización de este en la extracción de oro y otros procesos industriales.

El mercurio es un elemento que no se puede destruir; por consiguiente, el que ya se está utilizando se puede reciclar para los usos que sigan siendo esenciales, y no es necesario seguir con la extracción primaria de mercurio. Se está abandonando progresivamente el uso del mercurio en la producción de cloroálcali y de monómero de vinilcloruro. El uso del mercurio es especialmente peligroso en la minería artesanal y a pequeña escala del oro, que tiene un importante impacto sanitario en poblaciones vulnerables. La lucha contra la minería marginal a pequeña escala se encuentra con muchos obstáculos, necesita aportaciones de múltiples partes interesadas y afecta a comunidades que suelen encontrarse en la línea de la pobreza.

Cambiar los termómetros y esfigmomanómetros de mercurio en la atención sanitaria.

Los termómetros y esfigmomanómetros de mercurio ya no son necesarios en la atención sanitaria, puesto que existen alternativas validadas y asequibles.

Eliminar gradualmente el uso de productos no esenciales que contienen mercurio y poner en práctica una manipulación, utilización y eliminación seguras de los restantes productos que contienen mercurio.

El mercurio está presente en muchos productos, tales como pilas; aparatos de medición como termómetros y barómetros; interruptores y relés eléctricos; bombillas; amalgama dental; blanqueadores de la piel y otros cosméticos y productos farmacéuticos. Se están tomando varias medidas para eliminar gradualmente eso productos o reducir la cantidad de mercurio que contienen. En lo que se refiere a la atención sanitaria, la amalgama dental se utiliza en casi todos los países. Una reunión consultiva de expertos organizada por la OMS concluyó en 2009 que una prohibición mundial a corto plazo de la amalgama dental sería problemática para la salud pública y el sector de la salud dental, pero que se debería tratar de eliminarla gradualmente fomentando la prevención y el uso de materiales alternativos, la investigación y el desarrollo de alternativas costoefectivas, la educación de los profesionales de la odontología y la sensibilización de la población. Sigue siendo esencial el uso del mercurio en algunos productos farmacéuticos, tales como el tiomersal (etilmercurio), utilizado en algunas vacunas como conservante, en cantidades muy pequeñas en comparación con otras fuentes del mercurio. No hay pruebas de que las cantidades de tiomersal utilizadas en la actualidad en las vacunas humanas representen un peligro para la salud. El mercurio inorgánico está presente en cantidades importantes en productos blanqueadores de la piel, pero muchos países ya han prohibido el uso de esos productos con mercurio porque representan un peligro para la salud humana.

7. ¿Qué medidas específicas está tomando la OMS para reducir los riesgos?

La función básica de la OMS es establecer la base científica para una gestión racional de los productos químicos y fortalecer la preparación y la capacidad de los países en materia de seguridad química. Esto ayuda a los Estados Miembros de la OMS a centrar sus acciones en el modo más eficaz de prevenir o reducir los riesgos para la salud. La tarea de la OMS consiste en examinar y analizar los datos científicos acumulados y utilizar el asesoramiento de los expertos para extraer conclusiones e identificar las intervenciones eficaces.

La OMS publica datos sobre las repercusiones sanitarias de diferentes formas del mercurio, orientaciones sobre la identificación de las poblaciones en riesgo de exposición al mercurio, instrumentos para reducir dicha exposición, y orientaciones sobre la sustitución de los termómetros y esfigmomanómetros de mercurio en la atención sanitaria. La OMS lidera proyectos para fomentar una gestión y eliminación racionales de los desechos sanitarios y ha facilitado el desarrollo de un aparato asequible y validado sin mercurio para medir la tensión arterial. Asimismo, está ayudando a los países a eliminar gradualmente el uso de termómetros y esfigmomanómetros de mercurio en la atención sanitaria.

8. ¿Qué es el Comité de negociación intergubernamental para preparar un instrumento mundial jurídicamente vinculante sobre el mercurio?

En febrero de 2009 el Consejo de Administración del PNUMA acordó que era necesario elaborar un instrumento mundial jurídicamente vinculante sobre el mercurio para hacer frente a los riesgos que entraña para la salud humana y el medio ambiente la liberación antropógena de este elemento.

La labor de preparación de ese instrumento ha sido emprendida por un comité de negociación intergubernamental convocado por el PNUMA. El objetivo es completar las negociaciones antes de la 27.o periodo ordinario de sesiones del Consejo de Administración/Foro Ambiental Mundial a Nivel Ministerial, que se celebrará en 2013.

La participación en el comité de negociación intergubernamental está abierta a todos los gobiernos. También pueden participar con estatuto de observador las organizaciones intergubernamentales y representantes de la sociedad civil.

9. ¿Cuál es el papel de la OMS en las negociaciones del tratado?

Como organismo especializado de las Naciones Unidas, la OMS tiene estatuto de observador en el comité de negociación intergubernamental. Su función consiste en proporcionar información independiente autorizada basada en las pruebas disponibles acerca de cada uno de los temas, y en contribuir a la recopilación de más información cuando proceda.

10. ¿Cuáles son las implicaciones de un tratado mundial vinculante sobre el mercurio y cómo afectará al sector de la salud?

El tratado representa una oportunidad importante para que los gobiernos y otras partes interesadas tomen medidas para reducir la exposición al mercurio. Para alcanzar los objetivos de salud pública es necesario acotar las principales fuentes de exposición al mercurio. Los diferentes usos y emisiones varían mucho con respecto a su potencial impacto en la salud humana. Al sector de la salud se le plantean dos tipos de cuestiones: medidas para reducir la exposición humana al mercurio en beneficio de la salud pública, y reducción de la utilización del mercurio en la atención sanitaria.

Compartir