Campos electromagneticos (CEM)

Agenda de investigación

Introducción

A continuación de esta introducción, se indican las definiciones utilizadas por el Proyecto Internacional CEM de la OMS y se describe el proceso utilizado para concretar la presente Agenda de investigación. La sección siguiente de la Agenda es una lista de las investigaciones sobre CEM pendientes que son necesarias para proporcionar a la OMS información suficiente para mejorar sus evaluaciones sobre los posibles riesgos para la salud de la exposición a CEM.

Tras la lista de investigaciones necesarias, hay un apartado sobre directrices generales para la investigación de calidad sobre CEM. Por último, el presente documento contiene una lista de referencias y bibliografía que incluye recursos para profundizar en las características que deben tener las investigaciones de calidad sobre CEM, además de los puntos específicos mencionados en el presente documento.

A. Generalidades

El Proyecto Internacional CEM, en colaboración con la Comisión Internacional de Protección contra la Radiación No Ionizante (ICNIRP), realizó evaluaciones científicas internacionales iniciales sobre los posibles efectos sobre la salud de la exposición a campos electromagnéticos (CEM).

  • Proporcionar una respuesta internacional coordinada a las preocupaciones por los posibles efectos sobre la salud de la exposición a los CEM.
  • Evaluar las publicaciones científicas y realizar informes sobre la situación de los conocimientos relativos a los efectos sobre la salud
  • Identificar lagunas de conocimiento que requieren investigaciones adicionales para mejorar las evaluaciones de los riesgos para la salud
  • Impulsar un programa de investigación centrado en el esclarecimiento de las lagunas de conocimiento importantes
  • Incorporar los resultados de las investigaciones a las monografías de la OMS sobre criterios de salubridad ambiental, en las que se realizarán evaluaciones formales de los riesgos para la salud de la exposición a CEM
  • Proporcionar información sobre la percepción, la comunicación y la gestión de los riesgos relacionados con CEM
  • Proporcionar a las autoridades nacionales asesoría y publicaciones sobre cuestiones relativas a los CEM
  • Facilitar el desarrollo de normas sobre exposición a CEM aceptables por la comunidad internacional

Estas evaluaciones plantean conclusiones provisionales sobre los peligros para la salud de la exposición a CEM e indican las lagunas de conocimiento que requieren investigaciones adicionales antes de que la OMS pueda mejorar sus evaluaciones sobre los riesgos para la salud. Se resumen en los informes de las reuniones de Munich, Maastricht y Bolonia (Repacholi, 1998; Litvak et al 2002; Repacholi y Greenebaum, 1999), que se refieren, respectivamente, a campos de radiofrecuencias (RF: > 10 MHz a 300 GHz), de frecuencias intermedias (FI: >300 Hz a 10 MHz) y campos estáticos y de frecuencias extremadamente bajas (FEB: >0 a 300 Hz).

En las evaluaciones se señalaron las investigaciones que habían planteado cuestiones no resueltas sobre si la exposición a bajos niveles de CEM, particularmente durante largos períodos, presenta algún efecto deletéreo sobre la salud de las personas. La Agenda de investigación de la OMS se ha formulado con el fin de tratar de resolver estas cuestiones. La Agenda que se describe a continuación fue el resultado de una reunión especial de coordinación de la investigación que tuvo lugar en Ginebra, los días 4 y 5 de diciembre de 1997. En esta reunión, se tomó nota de las investigaciones en curso que podrían cumplir las necesidades de la OMS de evaluación de los riesgos para la salud y se compararon con las necesidades de investigación identificadas durante las evaluaciones científicas; las investigaciones que aún necesita la OMS, tras tener en cuenta las que están en curso, formaron la Agenda de investigación que se describe a continuación, que se actualiza de forma periódica.

Para que los nuevos estudios sean útiles para las evaluaciones futuras sobre los riesgos para la salud, las investigaciones deben tener una alta calidad científica, con hipótesis claramente definidas y estimaciones de la capacidad del estudio para detectar efectos pequeños, y deben utilizar protocolos coherentes con los principios de la práctica científica correcta. Se deben incluir en el protocolo procedimientos de garantía de la calidad que deben comprobarse durante el estudio. En Repacholi y Cardis (1997) se indican los criterios de la evaluación de los riesgos para la salud de los CEM que utilizan la OMS y el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC).

B. Definiciones

La Constitución de la OMS define la salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. Esta definición incluye un componente subjetivo importante que se debe tener en cuenta en las evaluaciones de los riesgos para la salud. Se ha elaborado en el seno del Proyecto Internacional CEM la siguiente definición de trabajo de «peligro para la salud». Un peligro para la salud es un efecto biológico, no comprendido en el margen de compensación fisiológica normal, que es perjudicial para la salud o el bienestar. En esta definición, se entiende por «efecto biológico» una respuesta fisiológica a la exposición. Para que el efecto biológico produzca alguna consecuencia perjudicial para la salud no debe estar comprendido en el margen de compensación normal; es decir, debe estar fuera del intervalo de variación normal de las respuestas del organismo.

C. Determinación de las necesidades de investigación

Los criterios utilizados por el Proyecto Internacional CEM para evaluar los riesgos para la salud son una adaptación de los utilizados por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) de la OMS (Repacholi y Cardis, 1997). Se identificaron necesidades de investigación en los casos en que se consideró que las pruebas sobre un riesgo para la salud eran sugerentes pero insuficientes para satisfacer los criterios de evaluación para determinar la existencia de un riesgo para la salud. Se determinaron necesidades de investigación para responder a efectos no confirmados con consecuencias para la salud y para repetir estudios clave con objeto de confirmar efectos detectados. En consecuencia, el objetivo general es fomentar estudios que demuestren la existencia de un efecto reproducible de la exposición a CEM que probablemente se produzca en las personas y que potencialmente puede afectar a la salud.

Los estudios in vitro pueden proporcionar importantes claves sobre los mecanismos fundamentales de los efectos biológicos debidos a la exposición a CEM de intensidad baja, pero los estudios in vivo, ya sea con animales o con personas, proporcionan resultados más concluyentes sobre consecuencias perjudiciales para la salud. Los estudios epidemiológicos proporcionan la información más directa sobre riesgos de los efectos perjudiciales en seres humanos. Sin embargo, estos estudios tienen limitaciones, particularmente cuando se detectan riesgos relativamente bajos. Los estudios epidemiológicos son importantes para controlar el impacto en la salud pública de la exposición a campos electromagnéticos, particularmente los generados por las nuevas tecnologías.

  • caracterización y/o control de posibles factores de confusión;
  • reproducibilidad de las condiciones de exposición o sus mediciones y su pertinencia con respecto a la exposición de las personas y
  • garantía de la calidad continuada.

Se debe dar prioridad a los estudios diseñados para investigar los peligros para la salud que preocupan a la población general, a los diseñados para investigar los peligros de posible importancia para la salud pública (basándose en el tamaño de las poblaciones potencialmente expuestas, el grado de exposición y la gravedad del efecto perjudicial postulado) y a los estudios de interés científico (por ejemplo, la comprobación de la importancia de los efectos observados o de los mecanismos postulados, basándose en los resultados de estudios in vitro o in vivo).

Compartir