Centro de prensa

Semana Mundial de la Lactancia Materna, 1-7 de agosto de 2011

Tema - ¡Hablemos de la lactancia! ¿Una experiencia en 3D?

Declaración de la Subdirectora General - Salud de la Familia, la Mujer y el Niño, Dra Flavia Bustreo
Ginebra, Suiza

29 de julio de 2011

La Organización Mundial de la Salud (OMS) se complace en colaborar con la Alianza Mundial pro Lactancia Materna (WABA) y con muchos otros asociados para celebrar la Semana Mundial de la Lactancia Materna del 1 al 7 de agosto de 2011. El tema de este año resalta la importancia de la comunicación y el hecho de que hablar de las razones que justifican la lactancia natural y compartir información y experiencias en ese terreno es una manera de proteger, promover y apoyar la lactancia materna.

Es algo admitido que la lactancia materna exclusiva es la intervención más eficaz para reducir la mortalidad de menores de cinco años; las prácticas óptimas de alimentación -inicio temprano, lactancia materna exclusiva y continuación de la lactancia proporcionando al mismo tiempo alimentos complementarios inocuos y apropiados- podrían reducir en una quinta parte la mortalidad entre los niños. La lactancia materna, además, propicia una relación de proximidad y cariño entre la madre y el hijo.

La comunicación y la sensibilización en pro de la participación activa en las medidas tendentes a proteger, promover y apoyar la lactancia natural a todos los niveles es un mecanismo importante para aumentar el porcentaje de lactantes alimentados exclusivamente con leche materna. Actualmente, a nivel mundial, menos del 40% de los niños menores de seis meses reciben lactancia materna como alimentación exclusiva. La protección, promoción y facilitación de la lactancia materna es importante porque esa forma de alimentación, aunque natural, es también un comportamiento aprendido.

Este decenio brinda una oportunidad sin precedentes para mejorar la salud de las mujeres y los niños. En 2010, el Secretario General de las Naciones Unidas puso en marcha la Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer y el Niño, con el objetivo de salvar la vida de 16 millones de mujeres y menores de cinco años en los 49 países de ingresos más bajos para 2015. La estrategia tiene el amplio respaldo de gobiernos y asociados, y se han comprometido más de 40 000 millones de dólares para su aplicación. Se acompaña de un marco de rendición de cuentas que incluye la lactancia materna exclusiva como uno de los 11 indicadores básicos para medir los progresos realizados. Por otra parte, en la 63.ª Asamblea Mundial de la Salud, celebrada en mayo de 2010, se adoptó una resolución sobre nutrición del lactante y del niño pequeño en la que se insta a los Estados Miembros a que fortalezcan y aceleren la aplicación sostenible de la Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño y a que pongan en práctica planes de acción para mejorar la nutrición materna y de los lactantes y niños pequeños.

La comunicación es fundamental para conseguir avanzar. Este año el tema de la Semana Mundial de la Lactancia Materna pone de relieve la oportunidad que brindan las nuevas tecnologías de la comunicación para que los proveedores de salud, las madres y las familias tengan acceso a apoyo cualificado. La Organización Mundial de la Salud está procurando hacer un mayor uso de diversas tecnologías con fines de creación de capacidad y acceso a información actualizada en muchas esferas relacionadas con la salud, incluida la nutrición.

Aunque hay datos que demuestran que las prácticas de lactancia materna están mejorando en numerosos países, es mucho lo que se puede hacer aún para explotar al máximo los beneficios de una lactancia materna óptima para la salud de los niños y las mujeres. La Semana Mundial de la Lactancia Materna de este año es el siguiente paso en nuestra colaboración para alcanzar esos objetivos.

Compartir