Centro de prensa

La lactancia materna: una respuesta vital en emergencias. ¿Están ustedes preparados?

Declaración de la Directora General de la OMS, Dra. Margaret Chan
31 de julio de 2009

La OMS se complace en unirse a la Alianza Mundial pro Lactancia Materna (World Alliance for Breastfeeding Action) para celebrar la Semana Mundial de la Lactancia Materna del 1 al 7 de agosto de 2009. El tema de este año recalca la importancia de la lactancia materna como intervención que salva vidas, sobre todo en emergencias.

Las emergencias —tanto las ocasionadas por conflictos como por catástrofes naturales— son acontecimientos extraordinarios que pueden poner en peligro la salud y la supervivencia de grandes poblaciones. Uno de los grupos más vulnerables durante las emergencias son los niños, y los niños pequeños son los más vulnerables de todos, ya que se enfrentan a tres factores que ponen sus vidas en riesgo: las enfermedades diarreicas, la neumonía y la desnutrición.

La lactancia materna durante las emergencias salva vidas

La capacidad de la lactancia materna para salvar vidas durante las emergencias está sólidamente respaldada por pruebas y ampliamente documentada en documentos de orientación. La Estrategia mundial para la alimentación del lactante y del niño pequeño describe medidas para mejorar la alimentación del lactante y del niño pequeño en emergencias. En todas las situaciones, la mejor forma de evitar la malnutrición y la mortalidad en lactantes y niños de corta edad es asegurarse de que la lactancia materna comienza en una hora tras el nacimiento y de que no reciben ningún otro alimento ni líquido (ni siquiera agua) más que la leche materna hasta los seis meses de edad, así como de que continúa practicándose la lactancia materna, complementada con otros alimentos adecuados, hasta los dos años o más. Incluso en situaciones de emergencia, debería procurarse crear y mantener un entorno propicio para la alimentación frecuente de los niños con leche materna al menos hasta que cumplen los dos años.

Protección y apoyo de la lactancia materna

Por desgracia, está muy extendida la idea errónea de que el estrés o la alimentación inadecuada, frecuentes durante las emergencias, pueden comprometer la capacidad de las mujeres de amamantar adecuadamente a sus hijos. Los reportajes sobre zonas devastadas a menudo incluyen información sobre mujeres que han dado a luz y "no producen suficiente leche materna". Durante las emergencias, las donaciones no solicitadas o incontroladas de sucedáneos de la leche materna pueden hacer peligrar la lactancia materna y deben evitarse. Por el contrario, la atención debe centrarse en la protección y apoyo, de forma activa, de la lactancia materna; por ejemplo, estableciendo “rincones” seguros para las madres y los lactantes, servicios de orientación individualizada y sistemas de apoyo entre madres.

Como parte de su preparación para emergencias, los hospitales y otros servicios de atención de salud deben contar con profesionales formados que puedan ayudar a las mujeres a comenzar la lactancia materna y superar las dificultades. Pueden incluirse en los planes de preparación para emergencias la iniciativa “Hospitales amigos del niño” y el curso de capacitación de la OMS y el UNICEF titulado Consejería en Lactancia Materna. El Grupo Básico sobre Alimentación del Lactante en Emergencias, que engloba diversos asociados, entre los que se cuenta la OMS, ha elaborado un conjunto de pautas operacionales para el personal de emergencia y los directores de programas, titulado Operational Guidance for Emergency Relief Staff and Programme Managers, que proporciona una orientación concisa y práctica sobre el modo de garantizar una alimentación adecuada de los lactantes y niños pequeños en la preparación y respuesta ante situaciones de emergencia. Este documento refleja los principios rectores de la OMS sobre alimentación de lactantes y niños de corta edad durante situaciones de emergencia, y ha integrado el Código Internacional de Comercialización de los Sucedáneos de la Leche Materna para destacar el problema de las donaciones de biberones, tetinas y sucedáneos de la leche materna en las emergencias.

El tema del Día Mundial de la Salud 2009 fue Para salvar vidas: hagamos que los hospitales sean seguros en las situaciones de emergencia. Me complace que la semana de la lactancia materna de este año se base en este tema y lo desarrolle mediante medidas en la comunidad. Las emergencias amplifican el riesgo de mortalidad de los lactantes y los niños pequeños. Con medidas adecuadas, podemos proteger estas vidas preciosas mediante una de las intervenciones para salvar vidas más “naturales”.

Compartir