Centro de prensa

La OMS reclama actuar de inmediato en Somalia para salvar vidas

Comunicado de prensa

La OMS está preocupada por la falta crónica de financiación de las actividades vitales que se desarrollan en Somalia para hacer frente a la persistente sequía que está agravando el hambre, las enfermedades y la inseguridad sanitaria que azotan al país.

Debido a la pérdida de cultivos y ganado causada por la sequía, 3,3 millones de personas no disponen de alimentos para satisfacer sus necesidades diarias. Si la situación no cambia se entrará en una situación de hambruna, la salud de la población se deteriorará y aumentará su vulnerabilidad a las infecciones, lo cual desencadenaría un ciclo devastador de hambre y enfermedades.

Como consecuencia de la sequía, el agua salubre escasea en Somalia y se ha declarado la mayor epidemia de cólera en los últimos cinco años, con más de 36 000 casos y cerca de 690 fallecimientos solo en 2017. A finales del presente mes empezará la época de lluvias e inundaciones, y el número de afectados a finales de junio podría llegar a los 50 000. También está aumentando el sarampión, enfermedad de la que se han notificado cerca de 6500 casos este año, el 71% de ellos en niños menores de cinco años.

El Dr. Peter Salama, Director Ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS, señala: «La historia ha demostrado que abstenerse de actuar o hacerlo demasiado tarde puede acarrear consecuencias terribles. La devastadora hambruna registrada en 2011 se llevó la vida de más de un cuarto de millón de personas, la mitad ellos niños. Este año, la proporción de la población que se encuentra en situación de riesgo es mucho mayor. No vamos a quedarnos de brazos cruzados viendo cómo millones de hombres, mujeres y niños que ya se encuentran en situación de vulnerabilidad se convierten en víctimas de una catástrofe evitable».

La OMS desea agradecer al Gobierno del Reino Unido que haya hoy albergado una conferencia internacional para resolver los problemas que más acucian a Somalia, e insta a la comunidad internacional a actuar con firmeza para evitar una catástrofe humanitaria. Hasta la fecha solo se han entregado el 23% de los US$ 103 millones que necesita el sector de la salud en 2017, y la OMS ha recibido menos del 10% de los US$ 25 millones necesarios para responder a esta situación urgente de forma organizada.

Por esta razón, la OMS hace un llamamiento de emergencia para que la comunidad internacional proporcione asistencia adicional con la que mantener y aumentar la respuesta sanitaria, con el fin de salvar las vidas y aliviar el sufrimiento de millones de somalíes.

La situación en Somalia continúa dificultando la acción sanitaria y el acceso humanitario es limitado debido a que el conflicto y la violencia continúan en muchas partes del país. A pesar de ello, la OMS y sus asociados para la salud continúan intensificando sus actividades a través de los centros de coordinación establecidos en Mogadiscio, Garowe, Hargeisa y Baidoa.

Más de 4 millones de personas en peligro

En marzo y abril de 2017, la OMS entregó cerca de 50 toneladas de medicamentos y productos sanitarios para proporcionar una asistencia que es vital para casi de 4,3 millones de personas. Ya se han puesto en funcionamiento centros de tratamiento del cólera en 40 distritos, y se ha aumentado en todo el país el número de centros de vigilancia de enfermedades epidemiógenas, desplegando equipos de respuesta rápida para ayudar en las investigaciones y actividades de respuesta.

En marzo, la OMS y sus asociados llevaron a cabo la primera campaña nacional de vacunación contra el cólera en el país, que abarcó a una población de más de 450 000 personas en situación de vulnerabilidad. En la actualidad está en marcha una segunda campaña en South West State y en Middle Shebelle, con la que se pretende llegar a 463 000 personas que viven en estas mismas condiciones.

Contacto para los medios de información

Tarik Jašarević
Departamento de Comunicación, OMS
Teléfono (oficina): +41 22 791 5099
Móvil (celular): +41 79 367 6214
Correo electrónico: jasarevict@who.int