Centro de prensa

Expertos internacionales limitan el contenido de melamina en los alimentos

Comunicado de prensa

La concentración máxima de melamina permitida en las preparaciones en polvo para lactantes es de 1 mg/kg, y el nivel de esa sustancia autorizado en otros alimentos y piensos es de 2,5 mg/kg, según las nuevas decisiones adoptadas por la Comisión del Codex Alimentarius, órgano de las Naciones Unidas que establece normas alimentarias.

La melamina es un producto químico utilizado en diversos procesos industriales, en particular para fabricar plásticos que se emplean en vajillas y utensilios de cocina, así como en revestimientos de latas, y hay restos de ese producto que llegan inevitablemente a los alimentos por contacto sin causar problemas de salud, pese a que la sustancia es tóxica a concentraciones altas.

"El establecimiento de niveles máximos ayudará a los gobiernos a distinguir los niveles bajos e inevitables de melamina que no causan problemas de salud y los provocados por una adulteración deliberada, para proteger así la salud pública sin poner trabas innecesarias al comercio internacional", ha señalado Martijn Weijtens, Presidente del Comité del Codex sobre contaminantes de los alimentos. Aunque no tienen carácter vinculante, los nuevos límites permiten a los países negarse a autorizar la importación de productos con niveles excesivos de melamina.

Unos 500 delegados de aproximadamente 130 países asistieron a la 33.ª reunión de la Comisión del Codex Alimentarius. Otras decisiones adoptadas en esta reunión fueron las siguientes:

Medidas higiénicas para garantizar la inocuidad de ensaladas y mariscos frescos

Las hortalizas de hoja frescas forman parte de una dieta saludable y son cultivadas en diversas condiciones y comercializadas a nivel tanto local y mundial para garantizar que los consumidores puedan disponer de ellas durante todo el año. Pero, a medida que avanzan por la cadena de suministro desde la granja hasta la mesa, pueden verse contaminadas por agentes patógenos como la salmonela, E. Coli y el virus de la hepatitis A.

Las nuevas medidas del Codex ofrecen orientación específica en materia de producción, cosecha, envasado, procesamiento, almacenamiento, distribución y comercialización de estos productos, así como de educación de los consumidores, a fin de reducir los riesgos alimentarios a ellos asociados. Esas indicaciones abarcan aspectos tales como el control del agua de riego, la refrigeración y el almacenamiento, y el correcto lavado de manos por los consumidores.

La Comisión formuló también consejos específicos sobre la manera de controlar las bacterias presentes en el marisco a lo largo de la cadena alimentaria. En los últimos años se ha registrado un aumento de los brotes notificados de enfermedades de transmisión alimentaria causadas por la especie bacteriana Vibrio, asociada normalmente al consumo de marisco, sobre todo de ostras, que suelen comerse crudas. Las nuevas medidas del Codex ayudarán a reducir al mínimo esos riesgos.

Aflatoxinas

Se han establecido niveles máximos de 10 microgramos/kg para las aflatoxinas en las nueces de Brasil (sin cáscara, listas para el consumo) y 15 microgramos/kg para las nueces de Brasil sin cáscara (para su ulterior procesamiento), y la Comisión adoptó además un código de prácticas para prevenir ese tipo de contaminación. Las aflatoxinas son toxinas cancerígenas producidas por hongos que pueden contaminar el maíz, el maní y otros cultivos alimentarios como los frutos secos en determinadas condiciones.

Nuevos métodos para determinar el contenido de los alimentos

Los métodos de análisis y muestreo son la base de la inspección y el control de los alimentos. Las nuevas directrices adoptadas por la Comisión permitirán realizar pruebas para determinar si los alimentos se han producido mediante técnicas modernas de biotecnología, para autenticar variedades de alimentos, como especies de peces, y para determinar la presencia de alérgenos.

El acuerdo sobre las directrices refleja un importante consenso internacional en el campo de la biotecnología, en el que la Comisión ha elaborado ya varias directrices relacionadas con la evaluación de la inocuidad de los alimentos producidos mediante la biotecnología moderna.

La Comisión del Codex Alimentarius, órgano creado hace 47 años y administrado conjuntamente por la FAO y la OMS, establece normas alimentarias internacionales para proteger la salud de los consumidores y fomentar unas prácticas de comercio de alimentos equitativas. Los resultados de sus trabajos constituyen el Codex Alimentarius ("código alimentario" en latín), una serie de normas internacionales sobre la inocuidad y la calidad de los alimentos. Una vez incorporadas en la legislación nacional, estas normas contribuyen a garantizar la inocuidad de nuestros alimentos y el comercio internacional de los mismos.

La Comisión del Codex Alimentarius es el ejemplo de más larga data de cooperación interinstitucional en el sistema de las Naciones Unidas. Cuenta con 182 Estados Miembros y con una Organización Miembro, la Unión Europea.

Para más información, pueden ponerse en contacto con:

Sari Setiogi
Responsable de Relaciones con los Medios
OMS, Ginebra
Teléfono: +41 22 791 3576
Móvil: +41 79 701 9467
Correo: setiogis@who.int

Christopher Matthews
Responsable de Relaciones con los Medios
FAO
Teléfono: +39 3495893612
Correo: christopher.matthews@fao.org

Compartir