Centro de prensa

La OMS exhorta a reforzar la vigilancia de la eficacia de los medicamentos antipalúdicos

La labor de vigilancia de los países es esencial para prevenir la aparición de la resistencia a los antipalúdicos

Comunicado de prensa

La Organización Mundial de la Salud (OMS) pide a los países que estén cada vez más atentos a la vigilancia de la eficacia de los medicamentos antipalúdicos para poder detectar la resistencia a la artemisinina en una etapa temprana.1 Esta es una de las conclusiones del informe mundial sobre la eficacia de los medicamentos antipalúdicos, 2000-2010 (Global report on antimalarial drug efficacy and drug resistance: 2000–2010), publicado hoy. El informe se basa en 1100 estudios realizados por institutos de investigación y programas nacionales de lucha contra el paludismo durante esos 10 años.

Según el informe, se calcula que sólo un 34% de los países en que el paludismo es endémico cumple la recomendación de la OMS de vigilar sistemáticamente la eficacia de la primera y la segunda línea de antipalúdicos.2

«Es fundamental que exista un mayor compromiso político que respalde y permita mantener las actividades nacionales de vigilancia de la eficacia de los antipalúdicos para evitar que se extienda la resistencia a la artemisinina», ha dicho el Dr. Pascal Ringwald, de la Unidad de Farmacorresistencia y Contención del Programa Mundial sobre Malaria, uno de los autores del informe.

En febrero de 2009, la OMS confirmó que había aparecido resistencia a la artemisinina en la frontera entre Camboya y Tailandia. Aunque los pacientes infectados se curaron tras recibir tratamiento con una combinación basada en la artemisinina, la recuperación llevó más tiempo. En las zonas con resistencia a la artemisinina, las elevadas tasas de curación observadas obedecen en gran medida a la eficacia del componente de la combinación distinto de las artemisininas.

No obstante, en el informe se señala que los tratamientos combinados basados en la artemisinina (TCA) que recomiendan actualmente los programas nacionales de lucha contra el paludismo siguen siendo eficaces para tratar la enfermedad, y que las tasas de curación suelen ser superiores al 90%. En los países en que el TCA presenta una tasa de curación inferior al 90%, se están cambiando las políticas seguidas para utilizar tratamientos alternativos eficaces contra el paludismo.

«La aparición de la resistencia a la artemisinina en la frontera entre Camboya y Tailandia ha recordado al mundo lo importante que es evitar su propagación y reforzar las actividades de vigilancia para conservar los TCA, que son el único tratamiento eficaz de que se dispone contra el paludismo por Plasmodium falciparum», ha afirmado el Dr. Robert Newman, Director del Programa Mundial sobre Malaria. También ha dicho que «es fundamental actuar con prontitud para mantener los progresos alcanzados en la lucha contra el paludismo y alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio».

Desde noviembre de 2008 se están llevando a cabo actividades para contener la propagación de la resistencia a la artemisinina en la frontera entre Camboya y Tailandia. Sin embargo, se han observado los primeros indicios de que esa resistencia puede estar apareciendo también en la frontera entre Myanmar y Tailandia. Asimismo, preocupa que la resistencia pueda extenderse de la frontera entre Camboya y Tailandia hasta África, como ocurrió con antipalúdicos como la cloroquina y la sulfadoxina-pirimetamina en las décadas de 1960 y 1970.

«La resistencia a los antipalúdicos es como el cáncer: hay que combatirla a todos los niveles; los países afectados han de ser los primeros en luchar contra la aparición de la farmacorresistencia. Es preciso habilitar y apoyar a la OMS para que asuma un papel de liderazgo a este respecto. También es esencial proteger los TCA, pues son el mejor tratamiento disponible contra el paludismo para millones de personas», ha declarado el Profesor Nicholas J. White, de la Unidad de Investigación de Medicina Tropical Mahidol-Oxford de Bangkok (Tailandia).

Desde 1973, la OMS viene prestando apoyo a los programas nacionales de lucha contra el paludismo para vigilar la farmacorresistencia, actualizando periódicamente el protocolo de estudio estandarizado para evaluar la eficacia terapéutica, respaldando y coordinando la reunión, el análisis y la notificación de datos y promoviendo un uso adecuado de las pruebas adicionales necesarias para confirmar la resistencia.

Los científicos continúan investigando cómo y por qué en concreto aparece la resistencia a la artemisinina. Por lo general, la resistencia a los antipalúdicos surge en primer lugar al producirse un cambio raro y espontáneo en el parásito del paludismo. La posterior capacidad de la cepa farmacorresistente para sobrevivir y propagarse depende de varios factores, como el empleo de medicamentos de calidad inferior y de monoterapias de artemisinina. Sin embargo, está claro que si la eficacia de las artemisininas continúa disminuyendo aumentará el riesgo de aparición de resistencia a los medicamentos utilizados en el TCA distintos de las artemisininas. Actualmente se están llevando a cabo investigaciones para descubrir y desarrollar nuevos medicamentos para el tratamiento del paludismo.

En respuesta a los resultados de este informe, la OMS está colaborando con sus asociados en la preparación de un plan mundial de contención de la resistencia a la artemisinina, que se presentará en enero de 2011. En el Día Mundial de la Salud 2011, la OMS lanzará una campaña de concienciación pública sobre la resistencia a los antimicrobianos y su propagación mundial, en la que se instará a los gobiernos y los interesados a aplicar las políticas y prácticas necesarias para proteger los medicamentos para las generaciones futuras.


1 La artemisinina y sus derivados forman parte de los cinco tratamientos combinados a base de artemisinina recomendados por la OMS para el tratamiento del paludismo no complicado por P. falciparum.

2 El tratamiento de primera línea es el tratamiento inicial dado a un paciente. Si no resulta eficaz, se administra un tratamiento de segunda línea.

Para más información:

Samantha Bolton
Responsable de Comunicación
Programa Mundial sobre Malaria
OMS
Correo electrónico: samanthabolton@gmail.com

Compartir

Enlace conexos