Centro de prensa

36 millones de personas han sido curadas de la tuberculosis

En 15 años, los programas DOTS han permitido curar de la tuberculosis a 36 millones de personas y salvar hasta 8 millones de vidas. Pero aún quedan millones sin posibilidad de acceder a una atención de calidad

Comunicado de prensa

En los últimos 15 años, gracias a un riguroso método de tratamiento aprobado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), 36 millones de personas se han curado de la tuberculosis. Los nuevos datos que hoy ha hecho públicos la OMS indican asimismo que se ha evitado que hasta 8 millones de personas pierdan la vida a causa de la enfermedad, lo que confirma que la aplicación combinada de DOTS y la estrategia Alto a la Tuberculosis ofrece la mejor relación costo-eficacia a la hora de combatir esta afección.

El método DOTS se definió en 1994, y después pasó a constituir el componente básico de la estrategia Alto a la Tuberculosis. Consta de cinco elementos: compromiso político, aunado a una financiación más cuantiosa y duradera; detección de casos por métodos bacteriológicos de calidad contrastada; tratamiento normalizado, con supervisión y apoyo al paciente; un sistema eficaz de suministro y gestión de los medicamentos; y un sistema de seguimiento, evaluación y cuantificación de los efectos.

Avance continuo en el tratamiento

Desde que DOTS entró en funcionamiento, el número de personas curadas ha ido siempre en aumento. Los datos de los últimos 12 meses ponen ahora de manifiesto que en ese periodo se alcanzó la mayor cifra de la historia de pacientes infecciosos curados (2,3 millones). Por primera vez se logró un índice de curaciones del 87% de los pacientes tratados, o dicho de otro modo, se superó el objetivo mundial del 85% establecido en 1991. Además, un total de 53 países superaron ese porcentaje de referencia.

Los datos actualizados de la OMS ponen de relieve un avance continuo en el tratamiento de la combinación letal que forman la tuberculosis y el VIH. Entre 2007 y 2008 fueron sometidos a pruebas de detección del VIH 1,4 millones de enfermos tuberculosos, lo que supone un incremento de 200 000 personas. De los que resultaron positivos, un tercio recibieron el tratamiento antirretrovírico necesario para salvarles la vida y dos tercios ingresaron en programas de tratamiento profiláctico con cotrimoxazol para prevenir el riesgo de una infección bacteriana fatal. Además, aumentaron en más del doble la realización de pruebas de detección de la tuberculosis y la administración de isoniazida para prevenir la enfermedad en afectados por el VIH, aunque el número total sigue siendo muy inferior a lo que debería ser.

«Quince años de inversiones en la lucha antituberculosa están surtiendo efectos notorios en cuanto al número de vidas salvadas. Actuando conjuntamente, los programas de los países, la OMS, el ONUSIDA, el Fondo Mundial y demás asociados han ayudado a proteger de la enfermedad a millones de personas», afirmó el Dr. Mario Raviglione, Director del Departamento Alto a la Tuberculosis de la OMS. «Pero el ritmo al que avanzamos es demasiado lento como para acercarnos sustancialmente a nuestro objetivo de eliminar la tuberculosis.»

No todos tienen acceso a un tratamiento

Aunque el número de enfermos curados aumenta sin cesar, millones se quedan al margen por no tener acceso a un tratamiento de calidad. Sólo el VIH/Sida va por delante de la tuberculosis en cuanto a número de personas que fallecen por su causa. En 2008 murieron de tuberculosis 1,8 millones, y medio millón de esas muertes vinieron asociadas al VIH, en muchos casos porque el enfermo no recibió tratamiento antirretrovírico.

La amenaza de la tuberculosis multirresistente y de su forma ultrarresistente, que es incluso más peligrosa, sigue pesando y escapando a todo control en muchas partes del mundo. Del medio millón de casos de tuberculosis multirresistente que según los cálculos se producen cada año, en 2008 se notificaron oficialmente cerca de 30 000, y se sabe a ciencia cierta que 6000 fueron tratados conforme a las normas internacionales de la OMS. Aunque apenas ahora se pone en marcha una gran ampliación de esos servicios, que además presenta grandes dificultades, se calcula que en 2010 será posible administrar tratamiento a casi 29 000 personas.

De los 9,4 millones de casos de tuberculosis que, según las estimaciones, se produjeron en 2008 (lo que incluye 1,4 millones de coinfecciones tuberculosis/VIH), 3,6 millones se dieron en mujeres.

«Medio millón de mujeres murieron de tuberculosis el año pasado. Esta enfermedad destruye vidas, devasta familias y paraliza el desarrollo», afirmó el Dr. Mario Raviglione. «A falta de ayuda para cubrir el déficit de US$ 2000 millones para combatir la tuberculosis y atender a los enfermos en 2010, las personas más vulnerables seguirán privadas de los beneficios que tantos otros han disfrutado.»

El nuevo informe, además de contener datos muy exactos sobre la carga mundial de tuberculosis, presenta información actualizada sobre la labor de la Iniciativa Mundial de Laboratorio y el Grupo de Trabajo Mundial de la OMS sobre Medición del Impacto de la TB, y describe el éxito de una nueva iniciativa gracias a la cual en 2009 se efectuó en línea la labor de recogida de datos mundiales sobre la enfermedad.

Para más información ponerse en contacto con:

Glenn Thomas, asesor principal de comunicación
Departamento Alto a la Tuberculosis, OMS
Teléfono: +41 79 509 0677
E-mail: thomasg@who.int

Compartir