Centro de prensa

Los accidentes de tránsito, el suicidio y las afecciones maternas figuran entre las principales causas de muerte de los jóvenes

Un estudio de las pautas mundiales y regionales de mortalidad entre la juventud, respaldado por la OMS, muestra que cada año fallecen 2,6 millones de jóvenes

Comunicado de prensa

El primer estudio de las pautas mundiales de mortalidad entre las personas de 10 a 24 años de edad ha evidenciado que los accidentes de tránsito, las complicaciones del embarazo y el parto, el suicidio, la violencia, el VIH/sida y la tuberculosis son las principales causas de mortalidad. La mayoría de las causas de muerte de los jóvenes son prevenibles y tratables. Según el estudio, respaldado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y publicado en la revista médica The Lancet, cada año mueren 2,6 millones de jóvenes, y el 97% de esas defunciones se registran en los países de ingresos bajos y medianos.

En el mundo hay hoy más jóvenes que nunca antes: 1800 millones, que corresponden al 30% de la población total. Hasta la fecha se ha dispuesto de muy poca información acerca de las causas de muerte entre ellos, a escala mundial y por región. El presente estudio tiene por objeto servir de base para la elaboración de políticas y programas, con el fin de lograr que mejoren sus vidas y disminuya el número de sus defunciones.

Daisy Mafubelu, Subdirectora General de la OMS de Salud de la Familia y la Comunidad, ha declarado «Los jóvenes se encuentran en la transición entre la niñez y la edad adulta, en el umbral de convertirse en miembros productivos de la sociedad; sin embargo, a menudo caen entre las grietas. De estos resultados se desprende claramente que es necesario que se dediquen importantes inversiones a la cuestión, y no solo el sector de la salud, sino también sectores tales como los de educación, bienestar, transporte y justicia, para que mejorar el acceso a la información y los servicios, y para ayudar a los jóvenes a evitar los comportamientos peligrosos que pueden conducir a la muerte».

La OMS recomienda las siguientes intervenciones para promover los comportamientos sin riesgos, mejorar la salud y prevenir las defunciones entre los jóvenes:

  • Los accidentes de tráfico se pueden prevenir mediante la gestión de la velocidad (por ejemplo, creando zonas de baja velocidad en los entornos urbanos y fijando límites de velocidad en función del tipo de vía); haciendo cumplir estrictamente la legislación sobre conducción bajo la influencia del alcohol, que limita el nivel de alcoholemia a 0,05 g/dl, o menos en el caso de los conductores jóvenes o noveles); aumentando el uso de cascos buena de calidad, y aumentando la utilización de los cinturones de seguridad.
  • La salud sexual y reproductiva se puede mejorar velando por que los jóvenes reciban educación sexual, tengan acceso a los preservativos y otros medios anticonceptivos, a un aborto seguro en la medida en que lo permita la legislación, a la atención prenatal y obstétrica, a orientación y pruebas de detección sobre el VIH, y a la atención y el tratamiento del VIH/sida.
  • La violencia y el suicidio se pueden prevenir velando por que los jóvenes reciban formación en materia de aptitudes para la vida; promoviendo una participación paterna positiva en las vidas de los jóvenes, disminuyendo el consumo de alcohol en la juventud, y reduciendo su acceso a medios letales (en particular armas de fuego, cuchillos, plaguicidas y sedantes).
  • Las consecuencias inmediatas y a largo plazo de las lesiones y la violencia se pueden reducir significativamente mejorando el acceso a una atención comunitaria y atención médica de urgencia eficaces, y proporcionando tratamiento y apoyo a los jóvenes expuestos al maltrato de menores, la violencia juvenil y las agresiones sexuales.
Para más información, se pueden poner en contacto con:

Olivia Lawe-Davies
Communications Officer
WHO, Geneva
Telephone: +41 22 791 1209
Mobile: +41 79 475 5545
E-mail: lawedavieso@who.int

Compartir