Centro de prensa

Dispositivos médicos

Nota descriptiva N°346
Septiembre de 2010


Datos y cifras

  • Los dispositivos médicos van desde un simple termómetro hasta los equipos más sofisticados y caros de diagnóstico por la imagen.
  • Se calcula que hay 1,5 millones de dispositivos médicos diferentes de más de 10 000 tipos generales.
  • Los dispositivos médicos son indispensables para la prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de las enfermedades.
  • La mayoría de la población mundial no tiene en sus sistemas de salud un acceso suficiente a dispositivos médicos seguros y apropiados.
  • Cerca de dos tercios de los países de bajos ingresos no disponen de una política nacional de tecnología sanitaria capaz de asegurarles un uso eficaz de los recursos mediante una planificación, evaluación, adquisición y gestión apropiadas de los dispositivos médicos.

Situación y retos mundiales

Los dispositivos médicos, que van desde un simple termómetro hasta los equipos más sofisticados y caros de diagnóstico por la imagen, son necesarios para atender las necesidades sanitarias mundiales y pueden ser utilizados por el personal sanitario, los pacientes u otras personas en diferentes entornos, como los hospitales, los dispensarios o su propio domicilio con fines preventivos, diagnósticos, terapéuticos o de rehabilitación.

Los dispositivos médicos ayudan a salvar la vida o a prolongarla. Como ejemplos tenemos los equipos de anestesia y el instrumental quirúrgico utilizados en las operaciones, las unidades de radioterapia para el tratamiento del cáncer o las incubadoras que necesitan los recién nacidos prematuros. Los dispositivos médicos también mejoran la calidad de vida, como ocurre con las gafas, que mejoran la visión; las prótesis, que compensan la pérdida de un miembro, o los hemodializadores, que sustituyen la función renal.

Disponibilidad

Pese a la gran variedad y cantidad de dispositivos médicos existentes en el mundo, su disponibilidad sigue siendo escasa en los países de bajos ingresos. Por ejemplo, la disponibilidad de aparatos de tomografía computadorizada es, por término medio, de 1 por 64 900 personas en los países de ingresos elevados y de tan solo 1 por 3,5 millones en los de ingresos bajos.

Existe una gran disparidad entre lo que necesitan los países y aquello de lo que disponen. A menudo faltan hasta pulsioxímetros o sistemas de radiografía simple necesarios para intervenciones primarias. Los progresos se ven limitados también por la falta de información sobre los tipos de dispositivos médicos necesarios para las enfermedades más prevalentes y las prioridades de la salud pública.

El acceso a dispositivos médicos seguros depende de la existencia de sistemas que garanticen su seguridad y buen funcionamiento. Sin embargo, un 40% de los países de bajos ingresos no disponen de una autoridad encargada de aplicar y hacer cumplir regulaciones sobre los dispositivos médicos que garanticen la seguridad de estos para el paciente y el profesional sanitario.

Adecuación

Muchos dispositivos médicos ideados para los países de ingresos elevados no responden a las necesidades de los países de ingresos bajos y medianos. Así, por ejemplo, los dispositivos de uso complicado no son apropiados para entornos con carencias de personal capacitado. Para que sean eficaces, los dispositivos deben ser adecuados para el contexto en el que se vayan a utilizar. Para ello hay que tener en cuenta la infraestructura, los recursos humanos y económicos y las necesidades locales.

Gestión

El gran número de dispositivos médicos existentes complica la fijación de prioridades, la selección y la adquisición. En la mayoría de los países no se utilizan directrices políticas ni recomendaciones sobre la adquisición de dispositivos médicos, bien porque no existen o bien porque no hay nadie encargado de aplicarlas. En aproximadamente una tercera parte de los países no hay una unidad encargada específicamente de la gestión de los dispositivos médicos, lo cual dificulta la fijación de prioridades para seleccionar los dispositivos médicos en función de su impacto en la carga de morbilidad.

Áreas en las que es necesario un trabajo más intenso

Políticas

Los programas nacionales de salud de cerca de dos terceras partes de los países no disponen de una política nacional de tecnologías sanitarias que orienten la planificación, evaluación, adquisición y gestión de los dispositivos médicos. La inexistencia de una política puede hacer que se invierta en dispositivos médicos que no se ajusten a las necesidades prioritarias de la población, que sean incompatibles con las infraestructuras y servicios existentes o cuyo mantenimiento sea demasiado caro. Este desperdicio puede minar los sistemas de salud en su conjunto, desviando fondos necesarios para otros servicios esenciales.

La mejora de las políticas de los países aumentará la calidad, eficacia y cobertura de la asistencia sanitaria con respecto a los dispositivos médicos. Es necesaria una labor de promoción para movilizar a las partes interesadas. Los gobiernos, las instituciones universitarias, las organizaciones no gubernamentales, los donantes, la industria, las Naciones Unidas y las organizaciones profesionales deben colaborar para compartir conocimientos, explorar los obstáculos y determinar qué acciones son necesarias.

Creación de capacidades

La evaluación y regulación de las tecnologías sanitarias y la gestión de la formación sanitaria en los países mejorarán la organización de las tecnologías sanitarias y el uso eficiente de los recursos. Es necesario evaluar las necesidades de los países en materia de dispositivos médicos, teniendo en cuenta las enfermedades más prevalentes y las prioridades de la salud pública. Hay que seguir realizando talleres nacionales y regionales para los planificadores de la atención sanitaria, los gestores de programas y otro personal no técnico acerca de la selección y priorización adecuadas de los dispositivos médicos a medida que vayan apareciendo nuevas tecnologías para hacer frente a los problemas sanitarios mundiales.

La gestión del personal y la utilización y mantenimiento de dispositivos médicos requieren una formación profesional apropiada y una mejor fidelización del personal capacitado. Además, para mejorar la capacidad de los países para gestionar adecuadamente los dispositivos médicos es necesario que se reconozca la función del ingeniero biomédico como responsable de los dispositivos médicos.

Identificación de soluciones tecnológicas sanitarias innovadoras

Es necesaria una mayor concienciación sobre la necesidad de seguir innovando en materia de dispositivos médicos y de que se identifiquen soluciones seguras y apropiadas para hacer frente a las necesidades asistenciales y mejorar el desempeño de los sistemas de salud de los países.

Dispositivos médicos prioritarios para fines específicos

El problema de las enfermedades con gran carga de morbilidad y de la salud maternal y neonatal tendrá que abordarse mediante la formulación de recomendaciones acerca de los dispositivos que deben utilizar los profesionales sanitarios con fines preventivos, diagnósticos, terapéuticos y de rehabilitación. Es imprescindible que se identifiquen las necesidades de los países y se transmitan esas necesidades a los investigadores y a la industria. Hay que promover instrumentos y directrices en diferentes niveles de la prestación de asistencia sanitaria y en diferentes entornos, y hay que crear alianzas regionales y nacionales.

Respuesta de la OMS

  • Proporcionar a los países acceso a las directrices e instrumentos necesarios para la reglamentación, evaluación, selección, adquisición y gestión de los dispositivos médicos y para la capacitación relacionada con su uso, de conformidad con la resolución WHA60.29 sobre tecnologías sanitarias.
  • Identificar tecnologías innovadoras, y en particular dispositivos médicos, que permitan abordar los problemas sanitarios mundiales y sean apropiados y asequibles para ser utilizados en entornos con escasos recursos.
  • Poner a disposición del público un sitio web con documentación sobre las tecnologías sanitarias (www.who.int/medical_devices).
  • Crear una red en línea de coordinadores de los ministerios de salud en materia de tecnologías sanitarias para intercambiar información y prácticas óptimas y recopilar información sobre las políticas, la evaluación, la gestión y la reglamentación de las tecnologías sanitarias en los países a través de la primera Encuesta a los países sobre los dispositivos médicos.
Para mayor información, favor de contactar:

Centro de prensa de la OMS
Teléfono: +41 22 791 2222
E-mail: mediainquiries@who.int

Compartir

Enlace conexo