Centro de prensa

Medicamentos: accesos a los medicamentos fiscalizados (sustancias narcóticas y psicotrópicas)

Datos y cifras N.o 336
Junio de 2010


Datos y cifras

  • Las sustancias psicotrópicas y narcóticas deben estar disponibles para uso médico, por ejemplo, para el tratamiento del dolor, la epilepsia, la dependencia de los opioides y la atención obstétrica de urgencia; sin embargo, el acceso a estos y otros medicamentos fiscalizados es limitado.

  • Un factor importante que limita el acceso a los analgésicos opioides es el temor al abuso y la dependencia. En la realidad, sin embargo, la mayoría de los pacientes no se vuelven dependientes si los medicamentos opioides se usan correctamente para aliviar el dolor.

  • El acceso al tratamiento del dolor aumentó en los dos decenios últimos, pero solo en un número reducido de países. En 2003, seis países desarrollados consumían el 79% de la morfina utilizada en el mundo, mientras que a los países en desarrollo apenas les correspondía un 6%.

  • En los países en desarrollo tan solo un 2% de los consumidores de drogas inyectables reciben medicamentos fiscalizados para el tratamiento de la dependencia de opioides.

  • En África, aproximadamente el 90% de los enfermos epilépticos no reciben tratamiento con medicamentos esenciales, en particular el fenobarbital, que es una sustancia fiscalizada.

  • Cada año podrían evitarse unas 70 000 muertes maternas durante el parto si estuviese disponible el tratamiento de la hemorragia puerperal con oxitocina y ergometrina, un medicamento fiscalizado.

Se denomina medicamentos fiscalizados a los que tienen un uso terapéutico pero que también pueden ser objeto de abuso por su utilización extramédica. Están catalogados según los convenios internacionales sobre sustancias narcóticas y psicotrópicas.[1, 2, 3] Estos convenios se establecieron para evitar el abuso, la dependencia, los daños y el tráfico de drogas, al tiempo que se reconoce la necesidad de que las sustancias psicotrópicas y narcóticas estén disponibles para uso médico y científico.

Situación mundial del acceso a los medicamentos fiscalizados

Algunos medicamentos fiscalizados están considerados por la OMS como medicamentos esenciales porque satisfacen necesidades prioritarias de asistencia médica de la población.

Cuadro 1. Ejemplos de afecciones y situaciones que se tratan con medicamentos fiscalizados

Afección o situación Medicamento esencial fiscalizado Tipo de sustancia
Dolor agudo o crónico entre moderado e intenso Morfina Narcótico
Dependencia de opioides (por ej., de la heroína) Metadona, buprenorfina Narcótico, psicotrópico
Epilepsia Fenobarbital y benzodiazepinas Psicotrópico
Tratamiento obstétrico de urgencia Ergometrina y efedrina Precursor*
* Los precursores son sustancias que se emplean en la producción de medicamentos psicotrópicos y narcóticos.

El acceso a medicamentos esenciales que son objeto de fiscalización en virtud de convenios de las Naciones Unidas suele ser limitado, especialmente en los países en desarrollo.

El acceso a la morfina para el tratamiento del dolor ha aumentado en los dos decenios últimos, pero solo en un número reducido de países. En 2003, el 79% del consumo mundial de morfina correspondió a seis países desarrollados, mientras que a los países en desarrollo, que representan el 80% de la población mundial, solo les correspondió un 6%.[4]

Hay en el mundo unos 16 millones de consumidores de drogas inyectables, 11 millones de los cuales se inyectan heroína.[5] En los países en desarrollo, tan solo un 2% de estas personas son tratadas de su dependencia con metadona o buprenorfina.[6]

Se calcula que el 75% de los enfermos epilépticos en los países en desarrollo no reciben el tratamiento que necesitan porque algunos medicamentos esenciales son objeto de fiscalización. En África, el 90% de los enfermos epilépticos no son tratados con medicamentos esenciales, en particular fenobarbital, lo que obedece en parte a que este es un medicamento fiscalizado.

Cada año, la hemorragia puerperal causa 132 000 muertes maternas. El uso de oxitocina y ergometrina, un medicamento fiscalizado, inmediatamente después de la expulsión de la criatura reduce en más de la mitad el riesgo de hemorragia puerperal grave.

Las barreras que impiden el acceso

El acceso equilibrado a los medicamentos fiscalizados es necesario a fin de optimizar su disponibilidad para utilizarlos correctamente en el tratamiento de problemas médicos al tiempo que se reducen las posibilidades de abuso y dependencia.

Las barreras que impiden el acceso a los medicamentos fiscalizados son las siguientes:

  • Conocimientos limitados por parte de los médicos.
  • Reglamentos excesivamente restrictivos y carencia de políticas propicias.
  • Problemas de abastecimiento.

1. Conocimientos limitados por parte de los médicos. En muchas partes del mundo, las facultades de medicina no enseñan el uso correcto de los opioides. Al carecer de información correcta, los profesionales de la salud y los familiares de los pacientes a menudo evitan los analgésicos opioides, como la morfina, para aliviar el dolor. Por ejemplo, el temor al abuso y la dependencia ha sido un motivo importante para limitar el acceso a los medicamentos fiscalizados, en particular los analgésicos opioides. En la realidad, sin embargo, la mayoría de las personas que reciben opioides correctamente recetados por un médico para aliviar el dolor no se vuelven dependientes.

2. Reglamentos excesivamente restrictivos y carencia de políticas propicias. La legislación de muchos países incluye disposiciones que exceden los requisitos de los convenios internacionales sobre drogas, lo que dificulta el acceso a los medicamentos fiscalizados en el sistema sanitario. Varios países hacen que la importación, el almacenamiento, la distribución y la dispensación de sustancias fiscalizadas sean más restrictivos de lo que dictan dichos convenios. Por ejemplo, los medicamentos antiepilépticos fiscalizados suelen ser indebidamente restringidos por el temor a que sean objeto de abuso y sean desviados hacia el mercado ilícito de drogas. Y a pesar de que la metadona y la buprenorfina han resultado eficaces para tratar la dependencia de opioides, en varios países la criminalización de los consumidores de drogas inyectables está afectando gravemente su acceso a dicho tratamiento.

3. Problemas de abastecimiento. Para adquirir o producir medicamentos fiscalizados, los países deben facilitar a la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes estimaciones e informes anuales de las sustancias narcóticas. La formulación de estimaciones fidedignas suele ser una barrera que impide el acceso a dichos medicamentos. Además, la compra de sustancias narcóticas y psicotrópicas está sujeta a un sistema complejo de importación y exportación que exige licencias y certificados, de manera que puede ser un proceso dilatado y difícil de gestionar.

La respuesta de la OMS

En respuesta a las solicitudes de la Asamblea Mundial de la Salud y del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas en 2005[7], la OMS elaboró el Programa de Acceso a los Medicamentos Fiscalizados (PAMF) en consulta con la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes y varias organizaciones no gubernamentales.

El Programa de Acceso a los Medicamentos Fiscalizados tiene como finalidad mejorar la situación descrita anteriormente abordando las cuestiones legislativas, administrativas, de abastecimiento, normativas y educativas que constituyen barreras.

La labor del programa consiste en:

  • crear consciencia sobre los problemas de acceso a estos medicamentos;
  • formular directrices de tratamiento, en particular del dolor;
  • actualizar las directrices de política sobre cómo lograr el equilibrio entre el control del abuso de sustancias y el acceso a medicamentos esenciales que son objeto de fiscalización;
  • optimizar los métodos e instrumentos para calcular las necesidades de los países en materia de medicamentos opioides como la morfina y la metadona.

4. International Control Narcotic Board. The report of the International Control Narcotic Board for 2004, New York, United Nations, 2005.

5. UNODC World Drug Report 2007. Reference quoted in the 2009 WHO Guidelines for psychologically assisted pharmacological treatment of opioid dependence.

7. By the UN Economic and Social Council (ECOSOC) resolution 2005/25 and the World Health Assembly (WHA) resolution WHA 58.22.

Compartir

Para más información puede ponerse en contacto con:

WHO Media centre
Centro de prensa de la OMS
Teléfono: +41 22 791 2222
e-mail: mediainquiries@who.int