Centro de prensa

Contaminación del aire de interiores y salud

Nota descriptiva N°292
Septiembre de 2011


Datos y cifras

  • Unos 3000 millones de personas cocinan y calientan sus hogares quemando biomasa (madera, excrementos de animales o residuos agrícolas) o carbón en fuegos abiertos o en cocinas y estufas con fugas.
  • Cada año, cerca de 2 millones de personas mueren prematuramente de enfermedades atribuibles a la contaminación del aire de interiores por el uso doméstico de combustibles sólidos.
  • Cerca del 50% de las muertes por neumonía en menores de 5 años se deben a la inhalación de partículas contaminantes del aire de interiores.
  • Cada año hay más de 1 millón de muertes por enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) causada por la exposición a la contaminación del aire de interiores.
  • Tanto las mujeres como los hombres con exposición intensa al humo doméstico tienen una probabilidad dos a tres veces mayor de padecer EPOC.

Contaminación del aire de interiores y energía doméstica

Unos 3000 millones de personas siguen cocinando y calentando sus hogares quemando combustibles sólidos en fuegos abiertos o en cocinas y estufas con fugas. Unos 2700 millones queman biomasa (madera, excrementos de animales o residuos agrícolas) y otros 400 millones utilizan carbón. En su mayoría son pobres y viven en países en desarrollo.

Esta forma de cocinar y calentarse produce en el aire de interiores una gran concentración de diversos contaminantes nocivos para la salud, tales como pequeñas partículas de hollín que penetran profundamente en los pulmones. En viviendas mal ventiladas, el humo puede producir concentraciones de pequeñas partículas 100 veces superiores a las aceptables. La exposición es particularmente intensa entre las mujeres y los niños, que pasan la mayor parte del tiempo cerca del hogar.

Repercusiones en la salud

Cada año hay cerca de 2 millones de muertes prematuras por enfermedades atribuibles a la contaminación del aire de interiores debido al uso de combustibles sólidos (datos de 2004): un 44% de ellas por neumonía, un 54% por enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), y un 2% por cáncer de pulmón.

Neumonía

Cerca de la mitad de las muertes de menores de 5 años por infecciones agudas de las vías respiratorias inferiores se deben a la inhalación de partículas contaminantes del aire de interiores generadas por los combustibles sólidos domésticos (OMS, 2009).

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica

Las mujeres con exposición intensa al humo doméstico tienen tres veces más probabilidades de padecer EPOC (bronquitis crónica, por ejemplo) que aquellas que utilizan combustibles más limpios. El riesgo se multiplica por dos en los hombres, cuyo riesgo de enfermedades respiratorias crónicas ya está aumentado por su mayor consumo de tabaco.

Cáncer de pulmón

Aproximadamente un 1,5% de las muertes anuales por cáncer de pulmón son atribuibles a la exposición a carcinógenos procedentes de la contaminación del aire de interiores. Al igual que ocurre con la bronquitis, el riesgo es mayor para las mujeres, debido a su papel en la preparación de las comidas y a sus tasas de tabaquismo comparativamente menores. Las mujeres expuestas al humo doméstico tienen un riesgo de cáncer de pulmón dos veces mayor que las no expuestas.

Otras repercusiones en la salud

En general, las pequeñas partículas y otros contaminantes del humo doméstico inflaman las vías respiratorias y los pulmones, debilitando la respuesta inmunitaria y reduciendo la capacidad de transporte de oxígeno en la sangre.

También hay pruebas de una relación entre la contaminación del aire de interiores y el bajo peso al nacer, la tuberculosis, la cardiopatía isquémica y los cánceres nasofaríngeos y laríngeos.

Repercusiones en la equidad sanitaria, el desarrollo y el cambio climático

Sin un cambio sustancial de las políticas, el número de usuarios de combustibles de biomasa aumentará de los 2400 millones actuales a 2700 millones en 2030 (OIE, 2010). Con ello aumentará el número de personas en riesgo de sufrir los efectos negativos que en la salud tiene la contaminación del aire de interiores. El uso de combustibles contaminantes también supone una pesada carga para el desarrollo.

  • La recolección del combustible consume una parte considerable del tiempo de las mujeres y los niños, reduciendo otras actividades productivas y alejando a los niños de la escuela. En entornos con problemas de seguridad, las mujeres y los niños se exponen durante la recolección a sufrir lesiones y violencia.
  • La recolección de biomasa no renovable contribuye a la deforestación y, por consiguiente, al cambio climático. El metano y el hollín emitidos por la combustión en cocinas y estufas ineficientes son importantes contaminantes que contribuyen al cambio climático.
  • El hecho de que 1400 millones de hogares no tengan acceso a la electricidad y de que en muchos de ellos la iluminación se haga con lámparas de queroseno crea otros riesgos para la salud, tales como quemaduras y otras lesiones, además de poner trabas a otras oportunidades de salud y desarrollo que requieren una buena iluminación, como los estudios o las actividades artesanales y comerciales a pequeña escala.

Respuesta de la OMS

Las OMS es uno de los principales asociados de la nueva Alianza Mundial para Estufas Limpias, que encabeza la Fundación pro Naciones Unidas y en la que participan diversos organismos de las Naciones Unidas, donantes, ONG, organizaciones de la sociedad civil y países. La Alianza fomenta la mejora del diseño de las cocinas con combustible de biomasa para reducir sustancialmente la contaminación del aire de interiores, y la utilización de cocinas y estufas de biogas que queman de forma muy eficiente el metano producido por las aguas residuales y los excrementos de los animales.

La OMS lidera la evaluación de estas nuevas tecnologías para determinar cuáles son óptimas desde el punto de vista de la salud, es decir, las que producen menos emisiones. Asimismo, está prestando apoyo técnico a los países en sus propias evaluaciones y en la expansión de las cocinas y estufas basadas en tecnologías más saludables.

Otras actividades de la OMS

Nuevas directrices sobre la calidad del aire de interiores

La OMS está elaborando nuevas directrices sobre la calidad del aire de interiores en relación con el uso de combustibles domésticos que ofrecerán orientaciones de carácter sanitario sobre combustibles, tecnologías de cocinas y estufas, y otras estrategias (ventilación, por ejemplo), para reducir la exposición, y que se basarán en las directrices de la OMS ya existentes acerca de la calidad del aire exterior y en las orientaciones publicadas recientemente por la Organización acerca de las concentraciones de determinados contaminantes del aire de interiores.

Base de datos de las energías domésticas

La base de datos de la OMS sobre las energías domésticas permite seguir los progresos mundiales en la transición hacia la utilización de combustibles más limpios y de mejores cocinas, además de contribuir a la evaluación de la carga de morbilidad generada por las energías domésticas.

Calculador de beneficios simultáneos para la salud y el clima

La OMS está prestando apoyo a la creación de instrumentos en línea que puedan ayudar a los científicos y a los profesionales de la salud a calcular el impacto de nuevos programas o tecnologías con respecto a los beneficios sanitarios previstos (muertes y discapacidad) y a la reducción de los contaminantes.

Investigación y evaluación de programas

La OMS está colaborando con los países, los investigadores y otros asociados en la armonización de los métodos de evaluación en diferentes entornos, de modo que las repercusiones en la salud se puedan evaluar de forma homogénea y rigurosa, incorporando asimismo una evaluación económica de los beneficios para la salud.

Liderazgo y actividades de promoción en la comunidad sanitaria

La OMS está tratando de integrar las orientaciones y los recursos para fomentar el uso de energías domésticas limpias en otras iniciativas mundiales de salud infantil y en instrumentos de apoyo a la toma de decisiones, tales como el instrumento Vidas Salvadas (Lives-Saved tool: LiST), así como en otros aspectos de las orientaciones sobre políticas sanitarias de la propia OMS. La OMS defiende los convincentes argumentos sanitarios a favor de una energía doméstica más limpia en diversos foros mundiales de salud materna e infantil sobre problemas relacionados con la neumonía, así como en foros relacionados con las enfermedades no transmisibles en adultos. El objetivo es aumentar la concienciación sobre la importancia que tiene el suministro y la expansión de las energías domésticas más limpias como medida preventiva básica de salud pública para reducir las enfermedades respiratorias de la infancia y mejorar la salud pulmonar de los adultos.

Apoyo a los Objetivos de Desarrollo del Milenio
  • La lucha contra la contaminación del aire de interiores ayudará a alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y en particular los ODM4 (reducir la mortalidad de los menores de 5 años) y ODM5 (mejorar la salud materna).
  • Asimismo, contribuirá a la igualdad de género (ODM3) y a aumentar el tiempo que las mujeres puedan dedicar a generar ingresos que contribuyan a erradicar la pobreza extrema y el hambre (ODM1).
  • Por último, la energía doméstica limpia contribuirá a la sostenibilidad del medio ambiente (ODM7). La OMS informa anualmente del porcentaje de población que utiliza combustibles sólidos para cocinar como indicador fundamental para evaluar los progresos en materia de salud y desarrollo.
Compartir

Para más información puede ponerse en contacto con:

WHO Media centre
Teléfono: +41 22 791 2222
e-mail: mediainquiries@who.int