Centro de prensa

Plan de acción mundial frente a las enfermedades no transmisibles

Las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, las enfermedades respiratorias crónicas y la diabetes son amenazas principales para la salud humana.

Documento Temático
28 de mayo de 2008

Hacer frente a la carga mundial de enfermedades no transmisibles constituye uno de los principales desafíos para el desarrollo en el siglo XXI. El plan de acción para aplicar la estrategia mundial para la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles, aprobado la semana pasada por la 61ª Asamblea Mundial de la Salud, es una medida decisiva para afrontar ese reto.

El plan de acción tiene por objeto prevenir las enfermedades no transmisibles y ayudar a los millones de personas, especialmente en países de ingresos bajos y medianos, que ya están enfermas.

Varios Estados Miembros de la OMS subrayaron que las enfermedades no transmisibles se deben considerar como un problema muy importante para el desarrollo y, por lo tanto, se deben incorporar en una lista enmendada de Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), llamada «ODM plus».

Las enfermedades no transmisibles, en especial las cardiovasculares, el cáncer, las enfermedades respiratorias crónicas y la diabetes, causaron en 2005 el 60% de las defunciones (estimadas en 35 millones). Se prevé que las defunciones totales por enfermedades no transmisibles aumentarán otro 17% en los próximos 10 años. Los países de ingresos bajos y medianos son los peor afectados por ellas, pero éstas son en gran medida prevenibles mediante la modificación de cuatro factores de riesgo comunes: consumo de tabaco, dieta malsana, inactividad física y consumo nocivo del alcohol.

En el plan de acción sexenal se proponen a los Estados Miembros, la Secretaría y asociados internacionales de la OMS seis objetivos y numerosas medidas encaminadas a cartografiar la epidemia emergente de enfermedades no transmisibles, reducir la exposición a los factores de riesgo de éstas en los países y fortalecer la atención sanitaria de las personas con dichas enfermedades.

Los seis objetivos del plan de acción son los siguientes:

  • elevar la prioridad acordada a las enfermedades no transmisibles en el marco de las actividades de desarrollo en el plano mundial y nacional, e integrar la prevención de esas enfermedades en las políticas de todos los departamentos gubernamentales;
  • establecer y fortalecer las políticas y planes nacionales de prevención y control de las enfermedades no transmisibles;
  • fomentar intervenciones para reducir los principales factores de riesgo comunes modificables de las enfermedades no transmisibles: consumo de tabaco, dieta malsana, inactividad física y uso nocivo del alcohol;
  • fomentar la investigación en materia de prevención y control de las enfermedades no transmisibles;
  • fomentar alianzas para la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles;
  • realizar un seguimiento de las enfermedades no transmisibles y sus determinantes y evaluar los progresos en los ámbitos nacional, regional y mundial. enregistrés aux niveaux national, régional et mondial.

El plan de acción se basa en los conocimientos científicos actuales, la evidencia disponible y un examen de la experiencia internacional. Para que se pueda aplicar con buenos resultados se requerirán un compromiso político de alto nivel y la participación concertada de los gobiernos, comunidades y dispensadores de atención sanitaria. Además, será necesario reorientar las políticas de salud pública y mejorar la asignación de recursos para las enfermedades no transmisibles.

Primeras medidas para aplicar el plan de acción frente a las enfermedades no transmisibles

En 2008 la OMS establecerá un grupo consultivo sobre enfermedades no transmisibles que realizará aportaciones estratégicas y técnicas y un examen externo de los progresos de la OMS y de sus asociados en materia de prevención y control de las enfermedades no transmisibles.

La aplicación del plan de acción sexenal se examinará hacia el final del primer bienio, en 2009, y se reprogramará con plazos detallados para los bienios segundo y tercero.

Es necesario concentrar los recursos y coordinar las actividades de la comunidad internacional de la salud pública orientándose hacia medidas eficaces sobre las enfermedades no transmisibles. Los recursos asignados a la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles suelen ser insuficientes, en especial cuando se considera la magnitud del problema y el hecho de que crece de año en año. Así pues, es importante que la OMS y todos los interesados establezcan un orden de prioridades y coordinen sus actividades en torno de las medidas de acción inmediata.

Una primera medida importante entre las actividades técnicas de la OMS consiste en recoger datos probatorios sobre las principales relaciones entre pobreza y enfermedades no transmisibles y sobre medidas eficaces de prevención y control de estas enfermedades, especialmente en comunidades y poblaciones pobres.

Además, la OMS debe velar por que las respuestas a las enfermedades no transmisibles vayan a la vanguardia de los esfuerzos para fortalecer los sistemas de salud. La Organización colaborará con los asociados internacionales para elaborar y facilitar a los países orientaciones técnicas sobre la integración de intervenciones costoeficaces contra las enfermedades no transmisibles en sus sistemas de salud.

El objetivo general de la OMS para el plan de acción es apoyar a los países mientras fortalecen su capacidad nacional de prevención y control de las enfermedades no transmisibles. En apoyo de los programas nacionales, la OMS ampliará su capacidad técnica en esta esfera en las oficinas regionales y de país y establecerá redes de expertos en la materia y centros colaboradores o de referencia. La OMS colaborará con los asociados internacionales en todas estas actividades, y en particular para mejorar y aumentar las oportunidades de capacitación sobre los aspectos de salud pública y clínicos de la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles.

Antecedentes

La base del plan de acción es la estrategia mundial para la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles (2000), cuyo objetivo es reducir la mortalidad prematura y mejorar la calidad de vida. El plan también se inspira en la aplicación del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT), adoptado por la Asamblea de la Salud en 2003, y la Estrategia Mundial sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud, aprobada por la Asamblea de la Salud un año después, en 2004.

El plan de acción de 2008 fue examinado por el Consejo Ejecutivo de la OMS en su 122ª reunión, en enero de 2008, y durante una consulta oficiosa con los Estados Miembros celebrada en Ginebra el 29 de febrero de 2008. Además, en dos reuniones separadas organizadas específicamente para ello se recogieron las opiniones de organizaciones no gubernamentales y representantes de la industria alimentaria y de fabricantes de bebidas no alcohólicas.

Enlaces conexos

Si desea más información, póngase en contacto con:

Iqbal Nandra
Responsable de Comunicación, Enfermedades Crónicas y Promoción de la Salud, OMS
, Ginebra
Teléfono: +41 22 791 5589
Móvil: +41 79 50 90 622
Courriel: nandrai@who.int

Compartir