Salud de la madre, el recién nacido, del niño y del adolescente

El VIH y la alimentación del lactante

ONUSIDA/G.Pirozzi

En condiciones normales, la lactancia materna es el mejor modo de alimentar a los niños menores de un año. Sin embargo, una mujer infectada por el VIH puede transmitir el virus al bebé durante el embarazo, el parto o la lactancia. Aun así, la lactancia natural, especialmente la temprana y exclusiva, es uno de los factores más decisivos para mejorar la supervivencia de un niño. La lactancia materna también conlleva muchos beneficios, además de reducir el riesgo de mortalidad en la niñez.

El problema ha sido encontrar un equilibrio entre el riesgo de que el lactante adquiera el VIH a través de la lactancia materna y el riesgo mayor de fallecimiento por otras causas distintas del VIH, en particular la malnutrición y las enfermedades graves como la diarrea o la neumonía, de los bebés que no se alimentan con la leche materna. Por ello, el personal de salud se ha enfrentado a un verdadero desafío a la hora de determinar y promover la práctica de alimentación más idónea de los lactantes a los que atienden cuyas madres están infectadas por el VIH.

En los últimos años se ha acumulado un gran caudal de datos científicos sobre el VIH y la alimentación del lactante que indican que la administración de medicamentos antirretrovirales a una madre infectada por el VIH o a un bebé expuesto al virus puede reducir significativamente el riesgo de transmisión del VIH por medio de la lactancia natural.

En los últimos años se ha acumulado un gran caudal de datos científicos sobre el VIH y la alimentación del lactante que indican que la administración de medicamentos antirretrovirales a una madre infectada por el VIH o a un bebé expuesto al virus puede reducir significativamente el riesgo de transmisión del VIH por medio de la lactancia natural.

Habida cuenta de ello, en noviembre de 2009 la OMS dio a conocer un documento de orientación resumido en el que se presentan principios y recomendaciones revisados sobre la alimentación del lactante en presencia del VIH. Al mismo tiempo, se formularon nuevas recomendaciones sobre la terapia antirretroviral para adultos y adolescentes, y sobre la prevención de la transmisión de la madre al niño. En su conjunto, las recomendaciones ofrecen a los países orientaciones sencillas, coherentes y viables para promover y apoyar una mejor alimentación de los lactantes a cargo de madres infectadas por el VIH.

Compartir