Salud de la madre, el recién nacido, del niño y del adolescente

Alimentación en circunstancias excepcionalmente difíciles

La OMS recomienda la lactancia natural exclusiva durante seis meses y la lactancia no exclusiva, con los oportunos complementos alimentarios, hasta los dos años de edad o incluso más. Las familias que están en circunstancias difíciles necesitan especial atención y apoyo práctico para poder alimentar correctamente a los niños. Cuando sea posible, la madre y el bebé deben permanecer juntos y gozar del respaldo necesario para que el niño reciba la alimentación más conveniente en función de las circunstancias.

Al decir "circunstancias difíciles" se alude a la situación de colectivos especialmente vulnerables, por ejemplo:

  • madres infectadas por el VIH y sus hijos lactantes;
  • víctimas de emergencias complejas, como las catástrofes de origen natural o humano (inundaciones, sequías, terremotos, guerras, disturbios, etc.), o personas que vivan en condiciones penosas, ya sea por motivos políticos o económicos;
  • niños prematuros o con insuficiencia ponderal al nacer;
  • lactantes y niños pequeños malnutridos;
  • madres adolescentes y sus hijos lactantes;
  • niños que se encuentran en circunstancias especiales, por ejemplo en una familia de acogida o cuya madre sufra discapacidad física o mental, esté encarcelada o tenga problemas con las drogas o el alcohol.

El Departamento CAH elabora material y orientaciones técnicas sobre la alimentación del lactante y el niño pequeño en el caso de colectivos vulnerables, y en particular sobre la alimentación de: lactantes, en presencia del VIH o en situaciones de emergencia; niños malnutridos; y bebés prematuros o con insuficiencia ponderal al nacer.

Los niños malnutridos suelen vivr en circunstancias en las que resulta especialmente problemático mejorar la calidad y cantidad de las raciones ingeridas. Necesitan que se les preste especial atención tanto al principio de su recuperación como a largo plazo. En el caso de lactantes y niños pequeños, es importante que sigan mamando con frecuencia o que vuelvan a la lactancia natural si ésta se hubiera visto interrumpida.

Por otra parte, desde hace poco tiempo existe un tratamiento casero para los casos de malnutrición aguda grave con el que han empezado a vivir mejor cientos de miles de niños al año. Los alimentos terapéuticos listos para el consumo han revolucionado el tratamiento de la malnutrición grave: su utilización en el hogar es segura y garantizan un rápido aumento de peso en niños muy malnutridos.

Compartir