Salud de la madre, el recién nacido, del niño y del adolescente

Alimentación complementaria

Cuando la lactancia natural ya no basta para satisfacer las necesidades nutricionales del niño, es preciso añadir otros alimentos a su dieta. La alimentación complementaria cubre el periodo que va de los seis a los 24 meses de edad, intervalo en el que el niño es muy vulnerable. Es entonces cuando muchos lactantes empiezan a sufrir de malnutrición y a engrosar la elevada cifra de menores de cinco años malnutridos que hay en el mundo.

La OMS ha elaborado los Principios de orientación para la alimentación complementaria del niño amamantado, en los que ofrece criterios para elaborar normas de alimentación adaptadas al contexto local. A modo de complemento, también ha definido una serie de principios orientativos sobre la alimentación de niños no amamantados [disponibles en francés e inglés] con los que marca las pautas de lo que debe ser la alimentación de los niños de seis o más meses que no tomen habitualmente leche materna.

Dentro del mencionado cursillo para personal sanitario de primer nivel sobre la atención integrada a las enfermedades infantiles también se ofrecen orientaciones prácticas sobre alimentación. Además, la OMS ha ampliado esas orientaciones con una guía titulada Complementary feeding: Family Foods for Breastfed Children [sólo en inglés], que forma la base de un cursillo de tres días dirigido a profesionales de la salud. En el curso integrado de formación sobre la alimentación de lactantes y niños pequeños se trata igualmente el tema de la alimentación complementaria.

Compartir