Salud de la madre, el recién nacido, del niño y del adolescente

Malnutrición

Aunque rara vez aparece citada como causa directa, la malnutrición está presente en más de la mitad de las muertes de niños. Muchas veces, la falta de acceso a alimentos no es la única causa de malnutrición. También contribuyen a ella los métodos defectuosos de alimentación o las infecciones, o la combinación de ambos factores. Las dolencias infecciosas -sobre todo la diarrea persistente o frecuente, la neumonía, el sarampión y la malaria- deterioran el estado de nutrición del niño. Los métodos defectuosos de alimentación (como el hecho de amamantar incorrectamente, elegir alimentos inadecuados o no asegurarse de que el niño haya comido lo suficiciente) contribuyen a la malnutrición.

Desde hace poco tiempo existe un tratamiento casero para los casos de malnutrición aguda grave con el que han empezado a vivir mejor cientos de miles de niños al año. Los alimentos terapéuticos listos para el consumo han revolucionado el tratamiento de la malnutrición grave: su utilización en el hogar es segura y garantizan un rápido aumento de peso en niños muy malnutridos.

La ventaja de los alimentos terapéuticos listos para el consumo es que se presentan en forma de pasta que no hace falta mezclar con agua, lo que evita el riesgo de proliferación bacteriana en caso de contaminación accidental. El niño puede consumir directamente el producto, elaborado a base de mantequilla de cacahuete mezclada con leche desnatada en polvo, vitaminas y minerales, e ingerir una cantidad de nutrientes suficiente para un completo restablecimiento. Estos alimentos se conservan hasta tres o cuatro meses fuera del frigorífico, incluso a temperaturas tropicales. Ya está en marcha la producción de estas pastas alimenticias en varios países, entre ellos el Congo, Etiopía, Malawi y Níger.

Tras llegar a un consenso acerca del tratamiento comunitario de la malnutrición grave en el curso de una consulta oficiosa realizada en 2005, la OMS y el UNICEF han trabajado conjuntamente para confeccionar una guía práctica sobre el tratamiento de la malnutrición grave desde la propia comunidad, y además se han revisado las directrices sobre atención integrada a las enfermedades infantiles para dar cabida en ellas al nuevo tratamiento casero.

Compartir