Salud de la madre, el recién nacido, del niño y del adolescente

El VIH y los jóvenes

Los jóvenes de entre 15 y 24 años representaron en 2009 un 40% del total de nuevos casos de infección por el VIH. Cada vez son más los niños infectados al nacer que se convierten en adolescentes que tienen que lidiar con su condición de VIH-positivos. Hay un total de cinco millones de jóvenes con VIH.

En los jóvenes, el riesgo de infección por el VIH está estrechamente relacionado con la edad de inicio de las relaciones sexuales. Promover la abstinencia y retrasar el inicio de la actividad sexual son algunos de los objetivos clave de los esfuerzos de prevención del VIH en los jóvenes.

Prevención

En lo que respecta a los jóvenes sexualmente activos, es fundamental promover la reducción del número de parejas sexuales y aumentar el acceso a unos servicios de prevención integrales –que incluyan intervenciones de educación para la prevención y programas de distribución de preservativos–, fomentando la utilización de los mismos.

Los programas también deben hacer hincapié en la prevención y en la intervención temprana en relación con otras conductas de riesgo que pueden conducir a una infección por el VIH, como la inyección de sustancias. Los jóvenes necesitan servicios de pruebas de detección del VIH que sean accesibles y apropiados.

Hacer participar a jóvenes VIH-positivos

Los jóvenes con VIH necesitan tratamientos, atención, apoyo y servicios de prevención positiva. Todos los servicios de lucha contra el VIH destinados a la población joven deberían hacer participar a jóvenes VIH-positivos en sus actividades de planificación y prestación de servicios.

La lucha contra el VIH representa un importante punto de acceso para las actividades de la OMS relacionadas con los jóvenes. Aprovechando el compromiso en favor del ODM 6, el Departamento ha producido una serie de documentos e instrumentos para ayudar al sector de la salud a reforzar su respuesta ante el problema del VIH entre los jóvenes.