Paludismo

Lucha antivectorial y resistencia a insecticidas

La lucha antivectorial es un elemento esencial en la prevención del paludismo. Cuando la cobertura es lo suficientemente amplia, puede reducir o detener eficazmente la transmisión de la enfermedad. Las dos medidas básicas y ampliamente aplicables para proteger a la población contra las picaduras de mosquitos que transmiten el paludismo son el uso de mosquiteros tratados con insecticidas de larga duración y la fumigación de interiores con insecticidas de acción residual. En determinados lugares y en circunstancias específicas, estas intervenciones básicas contra los vectores pueden complementarse con otros métodos.


Métodos básicos de lucha antivectorial

La fumigación de interiores con insecticidas de acción residual y los mosquiteros tratados con insecticidas de larga duración son las dos medidas básicas de lucha antivectorial para proteger a la población de los mosquitos que transmiten el paludismo.

Métodos complementarios de lucha antivectorial

En determinados lugares y en circunstancias específicas, estas intervenciones básicas contra los vectores pueden complementarse con otros métodos tales como el control de larvas en los criaderos y la mayor aplicación de las medidas de protección personal.

La resistencia a los insecticidas

Los países donde el paludismo es endémico deberían elaborar y aplicar estrategias integrales para la gestión de las resistencias a los insecticidas y garantizar sin demora la vigilancia de tales resistencias.

Vigilancia entomológica

La recopilación de información actualizada es necesaria para decidir cuáles pueden ser las medidas de lucha antivectorial más eficaces y hacer frente a las dificultades que pueden reducir sus efectos, tales como las resistencias a los insecticidas y la transmisión residual de parásitos.

Documentos

Informe Mundial sobre el Paludismo 2015

Este informe contiene los datos más recientes acerca de la evolución de la enfermedad, las políticas y las intervenciones en todos los países endémicos.