Acción sanitaria en las crisis humanitarias

CATÁSTROFES NATURALES: MAREMOTOS

El fenómeno

Los maremotos (tsunamis) son olas marinas gigantes producidas por terremotos submarinos o derrumbes del fondo del mar.

Las olas de maremoto pueden atravesar miles de kilómetros a velocidades de entre 500 y 1000 km/h con muy poca pérdida de energía. Al llegar a tierra, golpean contra la costa con efectos devastadores. Se pueden producir trenes de olas, separadas por intervalos de 10-45 minutos, y en cuyo caso la acción destructiva se prolonga durante horas.

Factores de origen humano:

Factores de vulnerabilidad

  • asentamientos situados en zonas costeras de poca altura (impacto directo);
  • construcciones no preparadas para resistir maremotos;
  • inexistencia de sistemas de alerta temprana ni planes de evacuación.

Impacto directo

Principales causas de morbilidad y mortalidad

Las muertes se producen sobre todo por ahogamiento. Las lesiones y traumatismos, menos frecuentes, suelen deberse a la percusión contra restos flotantes.

Se observan efectos en la salud mental a corto y a largo plazo.

A la espera de evaluaciones precisas, cabe prever las necesidades siguientes: rescate y socorro, asistencia médica, alimentos, agua y cobijo, y abastecimiento de alimentos a largo plazo (probablemente se hayan perdido las cosechas y el ganado).

Impacto indirecto

Los efectos en el conjunto de las infraestructuras, en particular la sanitaria, son enormes y pueden provocar la interrupción de los servicios básicos de salud pública (abastecimiento de agua, etc.) y falta de alimentos.

Necesidades previsibles

Téngase presente:

No hay que enviar personal o equipos médicos o paramédicos: en todo caso llegarán demasiado tarde, y los servicios de salud locales y vecinos están en mejor situación para prestar socorro médico a las víctimas de la catástrofe.

No hay que enviar hospitales o unidades médicas móviles: sólo se justifica el envío de ese equipamiento para atender a las necesidades a medio plazo, y únicamente tiene sentido mandarlo si se hace donación de él.

No hay que enviar medicamentos de uso corriente: puede que no sean apropiados médicamente o no se ajusten a la legislación local. Consúltense las directrices de la OMS relativas a los medicamentos esenciales, y a las autoridades competentes de los países receptores.

No hay que enviar tiendas de campaña ni otro tipo de cobijos temporales: es preferible acoger provisionalmente a la población en casas de familiares o en edificios públicos que crear campamentos de desplazados.

No hay que adoptar unilateralmente decisiones relativas a la asignación de recursos si se carece de pruebas justificativas.

Acción Sanitaria en las Crisis crises@who.int.

Para más información, pueden ponerse en contacto con las personas siguientes:

Emergencias Ambientales, Sr. J Hueb +(41 22) 791 3553 o Huebj@who.int

Prevención de los Traumatismos y la Violencia, Dr. E Krug +(41 22) 791 3535, o Kruge@who.int

Prestación de Servicios de Salud, Dr. A. Mechbal +(41 22) 791 2889, o mechbala@who.int

An Overview of Disaster Management, 2nd ed. Geneva, United Nations Development Programme, Disaster Management Training Programme, 1992.

Bibliografía complementaria:

El personal local de salud y la comunidad frente a los desastres naturales. Ginebra, Organización Mundial de la Salud, 1989.

Do’s and Don’ts After Natural Disasters. Washington, Pan American Health Organization Press Release, 1998.

Administración sanitaria de emergencia : con posterioridad a los desastres naturales. Washington, D.C. Organización Panamericana de la Salud. Publicación Científica Nº 407, 1981.

Los desastres naturales y la protección de la salud. Washington, D.C. Organización Panamericana de la Salud. Publicación Científica Nº 575, 2000.

Noji E. Public Health Consequences of Disasters. New York, Oxford University Press, 1997.Noji E. Public Health Consequences of Disasters. New York, Oxford University Press,

Compartir