Tailandia está haciendo frente a las enfermedades no transmisibles y mejorando la salud mediante la promoción de la actividad física

Octubre de 2017

A la diseñadora de moda tailandesa Umpun Sangprasert el médico le recomendó bailar para aumentar su actividad física y mejorar así su salud cardiaca.

Una mujer hace bailar un hula hoop en Tailandia
En Tailandia, las autoridades locales organizan programas de actividad física para promover la salud y acabar con las enfermedades no transmisibles prevenibles.
Municipalidad de Angthong

En 2011, a Umpun, de 64 años y residente en la ciudad de Angthong, en el norte de Tailandia, le diagnosticaron altos niveles de colesterol y triglicéridos procedentes de la dieta. Ello aumentaba su riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular, que es la principal causa de muerte en Tailandia y en todo el mundo, en particular entre las personas de menos de 70 años.

«Mi médico me recomendó que comenzara a realizar una actividad física y que modificara mi dieta, y tras empezar a hacer ejercicio mis niveles de triglicéridos y colesterol disminuyeron», dice Umpun, que actualmente tiene 70 años y es voluntaria en materia sanitaria en su pueblo. «Me gustó mucho esa actividad física y empecé a sentirme mucho más fuerte y sana, por lo que sigo practicándola».

Tanto es así que se sumó a una iniciativa gubernamental para ayudar a sus compatriotas a aumentar sus niveles de actividad física con el fin de hacer frente a la amenaza que representan las cardiopatías y otras enfermedades no transmisibles (ENT).

Estrategias gubernamentales para aumentar la actividad física

Se han instalado nuevos carriles para bicicleta en todo el país. A través de diversos medios de comunicación populares, desde campañas por SMS y redes sociales hasta promociones en cines y salas de conciertos de rock, se está promoviendo el aumento de la actividad física, por ejemplo mediante la organización de una carrera de 10 km en la capital (Bangkok) y en otros 20 lugares del país. Los parques públicos se están convirtiendo en lugares beneficiosos para la salud, ya que en ellos se está promoviendo la práctica habitual de tai chi, yoga, baile y otras disciplinas saludables.

Ciclistas en Tailandia
Tailandia está promoviendo el uso de la bicicleta para contribuir a luchar contra las enfermedades no transmisibles.
Municipalidad de Angthong

En todo el mundo, las enfermedades cardiovasculares, como los accidentes cerebrovasculares y el infarto de miocardio, matan a unos 17,7 millones de personas al año, y a ellas se debe casi la mitad de la carga mundial de morbilidad asociada a las ENT. Las otras ENT principales son los cánceres, las enfermedades respiratorias crónicas y la diabetes.

Todas ellas comparten cuatro factores de riesgo comunes modificables: la inactividad física, la dieta malsana, el consumo de tabaco y el consumo nocivo de alcohol. En conjunto provocan 40 millones de muertes anuales, de las cuales 15 millones corresponden a personas de entre 30 y 70 años.

«Las ENT matan a más tailandeses que cualquier otra causa, razón por la cual constituyen una prioridad principal para la labor que la OMS lleva a cabo en colaboración con los gobiernos», dice el Dr. Daniel Kertesz, Representante de la OMS en Tailandia. «Apoyamos el liderazgo local y mundial de Tailandia en la reducción de la inactividad física y en la lucha contra otros importantes factores de riesgo para las ENT».

El Dr. Pairoj Saonuam, de Thai Health, dice que la promoción de la actividad física requiere medidas en múltiples ámbitos, en particular apoyo político, social y económico. «Tenemos que cambiar el paradigma: el ejercicio no es solo una actividad que se hace en el tiempo libre», dice el Dr. Saonuam. «Solo podemos estar físicamente activos si incluimos el ejercicio en nuestra rutina diaria, por ejemplo caminando al trabajo, yendo en bicicleta a la escuela o utilizando menos el transporte motorizado».

Iniciativa mundial de la OMS para aumentar la actividad física

Asimismo, la OMS está liderando una iniciativa mundial para aumentar la actividad física, ya que uno de cada cuatro adultos y ocho de cada 10 adolescentes no realizan suficiente ejercicio. La OMS está elaborando un nuevo plan mundial de acción para promover la actividad física, una de cuyas prioridades principales es promover mejores entornos y más oportunidades para que las personas de todas las edades y todos los niveles de habilidad realicen más ejercicio.

En el nuevo plan de la OMS se respalda la meta —aprobada por los gobiernos— de reducir la prevalencia mundial de la actividad física insuficiente en un 10% para 2015. Este es solo un paso de una iniciativa más amplia destinada a reducir en un tercio las muertes prematuras por ENT para 2030, de conformidad con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La OMS recomienda a los adultos de 18 años o más realizar al menos 75 minutos de actividad física intensa o 150 minutos de actividad física moderada a la semana. Los niños y adolescentes de entre 5 y 17 años deberían hacer al menos 60 minutos de actividad física de moderada a intensa al día.

El movimiento a favor de la actividad física en Tailandia ha cobrado impulso y ha recibido el apoyo del Primer Ministro del país, el General Prayuth Chan-o-cha, quien puso en marcha un programa semanal con arreglo al cual todos los miércoles los funcionarios se toman una hora en el trabajo para hacer ejercicio. En 2016, Tailandia organizó el 6.º Congreso de la Sociedad Internacional de Actividad Física y Salud Pública.

La Dra. Fiona Bull, que dirige la unidad de actividad física y dietas sanas de la OMS, dice que Tailandia está ejerciendo un liderazgo regional al elaborar un plan nacional de acción en favor de la actividad física y emprender iniciativas similares para alentar a los países a intensificar la adopción de medidas.

«Al igual que otros países de la región y de todo el mundo, los rápidos cambios que se están produciendo en Tailandia respecto del modo en que la gente se desplaza, trabaja y juega están conduciendo a modos de vida menos activos», dice la Dra. Bull. «Tailandia se está centrando en cambiar nuestra concepción de la actividad física y en el modo en que podríamos y deberíamos incluir dicha actividad en nuestra vida cotidiana».

Eso es precisamente lo que está haciendo la ciudad de Angthong. Gracias a diversos programas dirigidos a distintos grupos etarios, como los de 0 a 5 años, 6 a 17 años, 18 a 59 años y más de 60 años, miles de personas están aumentando su actividad física. Los dirigentes comunitarios y religiosos están promoviendo estas actividades entre las comunidades locales.

Rungtiwa Makim, directora de la división de salud pública y medio ambiente de la ciudad de Angthong, dice que, si no se aborda, el problema de las ENT aumentará y afectará a familias y comunidades, incrementará el gasto sanitario nacional y conllevará problemas económicos, sociales y mentales para los pacientes y sus cuidadores.

«En Angthong, a las personas les ha sido fácil aumentar su actividad física en sus rutinas diarias», dice la Sra. Makim. «Caminar o utilizar la bicicleta para ir a trabajar, a comprar o a hacer recados mejora considerablemente el estado de salud».