10 formas de mejorar la calidad de la atención en los centros de salud

Febrero de 2017

Hay una concienciación mundial cada vez mayor de que la atención de calidad es fundamental para mantener a las madres y a los recién nacidos vivos y sanos. Cada año mueren 303 000 mujeres durante el embarazo y el parto, se producen 2,6 millones de muertes prenatales y 2,7 millones de recién nacidos fallecen durante los primeros 28 días de vida. Una atención de mayor calidad puede prevenir muchas de estas muertes.

Un número creciente de niños nace en centros de salud. Una nueva «Red para mejorar la calidad de la atención de la salud de la madre, el recién nacido y el niño» respaldada por las Naciones Unidas y sus asociados tiene como objetivo ayudar a los países a mejorar la calidad de la atención en esos establecimientos y a respetar los derechos y la dignidad de las personas que solicitan atención.

Este relato fotográfico describe algunas de las recomendaciones de la OMS sobre cómo los países pueden mejorar la calidad de la atención en sus centros de salud y prevenir las muertes de madres y recién nacidos gracias a sus Normas para mejorar la calidad de la atención a la madre y el recién nacido en los establecimientos de salud.

Una partera escucha el latido del corazón de un bebé en el vientre de su madre
UNICEF/Asselin

Las embarazadas deben recibir la atención adecuada en el momento oportuno

La OMS recomienda que las embarazadas vean a su proveedor de asistencia sanitaria al menos ocho veces durante el embarazo para detectar y tratar posibles problemas y reducir la probabilidad de mortalidad prenatal o neonatal. La atención prenatal también ofrece una oportunidad para que el personal sanitario proporcione apoyo e información a las embarazadas, por ejemplo sobre estilos de vida saludables, prevención de enfermedades y planificación familiar.

Una partera ayuda a una madre a amamantar en un hospital.
Save the Children/C. Dowsett

Los recién nacidos deben recibir atención esencial inmediatamente después del parto

Se debe colocar al recién nacido sobre el pecho de la madre para mantener el contacto directo piel con piel y permitirle mamar. Se le debe mantener limpio y caliente, y proporcionarle cuidado para los ojos y el cordón umbilical. Se debe retrasar el baño hasta que hayan pasado 24 horas, y hay que administrarle vitamina K y vacunas según las directrices nacionales, vigilarle la temperatura e identificar y tratar las complicaciones. Un examen completo antes de dar el alta, normalmente a las 24 horas, constituye el primer reconocimiento médico postnatal.

Una madre sostiene sobre su pecho a su bebé prematuro alimentado por sonda nasogástrica
European Foundation for the Care of Newborn Infants

Los recién nacidos de pequeño tamaño y enfermos deben recibir una atención adecuada en los centros

Los recién nacidos de pequeño tamaño (como los bebés prematuros o los bebés pequeños para la edad gestacional) corren un riesgo mucho mayor de fallecer durante el periodo neonatal y de experimentar problemas de salud a largo plazo y discapacidades permanentes. Se les debe mantener calientes en todo momento y alimentar con leche materna de sus madres. Se debe ayudar a las madres a practicar el método madre canguro cuando la condición del recién nacido lo permita. Los recién nacidos muy pequeños y enfermos deberían ser atendidos en unidades de neonatología bien equipadas y ser monitoreados de cerca por personal formado para detectar complicaciones.

Lavado de manos con jabón.
UNICEF/Sampson

Todas las mujeres y los recién nacidos deben recibir una atención que prevenga las infecciones nosocomiales

Las infecciones nosocomiales aumentan el riesgo de muerte y enfermedad e incrementan el coste de la atención y la duración de la estancia en el hospital. Es esencial adoptar las precauciones habituales para prevenir las infecciones hospitalarias, como lavarse las manos con agua y jabón o un desinfectante de manos a base de alcohol antes y después de examinar a un paciente, almacenar y eliminar de forma segura los desechos infecciosos y los objetos punzantes, y esterilizar y desinfectar los instrumentos en la sala de partos y la zona de atención neonatal.

Tres profesionales de salud pesan a un bebé
Save the children/Jane Hahn

Los centros de salud deben disponer de un entorno físico apropiado

Los centros de salud deben contar con instalaciones para el agua, la energía, el saneamiento, la higiene de las manos y la eliminación de desechos que funcionen y sean fiables y seguras. El espacio debe estar concebido, organizado y mantenido de forma que permita la intimidad y facilite la prestación de servicios de calidad. Los establecimientos también deben disponer de reservas adecuadas de medicamentos, suministros y material.

Una profesional de la salud presenta un documento a dos mujeres durante un curso de salud materna en India
UNICEF/Siddique

La comunicación con las mujeres y sus familias debe ser eficaz y responder a sus necesidades

Las pacientes deben recibir información completa acerca de la atención que reciben y sentirse involucradas en todas las decisiones referentes a su tratamiento. La comunicación eficaz entre los proveedores de asistencia sanitaria y las pacientes puede reducir la ansiedad innecesaria y hacer que el parto sea una experiencia positiva para la mujer, incluso cuando se produzcan complicaciones.

Una mujer sentada en su oficina en una clínica de salud materna en India.
UNICEF/Singh

La derivación de mujeres y recién nacidos no debe sufrir retrasos

Los establecimientos de salud deben contar con servicios de transporte equipados y disponibles que funcionen las 24 horas del día y 7 días a la semana para trasladar a mujeres y recién nacidos cuando sea necesario. Se debe disponer de una lista de establecimientos conocidos de la red a la que se pueda acceder fácilmente. Además, el sistema de derivación de pacientes debe estar supervisado y rendir cuentas, y disponer de una política que proteja a las mujeres de los obstáculos financieros.

Una joven madre lleva a su hijo envuelto alrededor de su cuerpo con un pañuelo con la ayuda de una partera
UNICEF/Asselin

No se debe someter a ninguna mujer a prácticas nocivas durante el trabajo de parto, el parto y el puerperio

Las prácticas innecesarias y nocivas pueden causar complicaciones y perjudicar a las madres y sus recién nacidos. Entre ellas se encuentran los enemas sistemáticos y el rasurado púbico o perineal antes del parto vaginal, el baño inmediato del recién nacido, mantener a los bebés sanos separados de sus madres, y la publicidad y promoción de sucedáneos de la lecha materna y la alimentación con biberón.

Un técnico realiza una ecografía a una mujer embarazada.
UNICEF/Ose

Los establecimientos de salud deben tener en todo momento personal bien formado y motivado para prestar servicios sanitarios

Todas las zonas del centro de salud destinadas al trabajo de parto y al parto deben contar las 24 horas del día con profesionales competentes y bien formados y asistentes de partería cualificados en número suficiente para hacer frente al volumen de trabajo previsto. Los obstáculos habituales a los que se enfrenta el personal de partería para proporcionar una atención de calidad incluyen una valoración social baja, salarios bajos, largas jornadas de trabajo, dotación de personal insuficiente y falta de instalaciones que funcionen adecuadamente. Es importante centrarse en una formación y una gestión del personal sanitario sobre la base de las experiencias del personal de partería.

Dos mujeres salen de un centro de salud, una de ellas con su recién nacido y un informe entre sus manos
UNICEF/Singh

Todas las mujeres y recién nacidos deben tener un historial clínico completo, exacto y estandarizado

Todos los recién nacidos deben recibir un acta de nacimiento. Un historial clínico completo y preciso permite documentar la atención dispensada, el seguimiento clínico, la detección precoz de complicaciones y los resultados sanitarios, y ayuda a identificar áreas que podrían mejorarse. La información sobre los recién nacidos, como vacunas, edad gestacional, peso al nacer y observaciones durante los exámenes, debe registrarse en un sistema que permita vincular a las madres y sus recién nacidos en todos los registros.