Indonesia: mejoramiento de los servicios sanitarios en casos de emergencia

Marzo de 2014

Cuando el monte Merapi, en la región central de Java (Indonesia), entró en erupción en octubre de 2012, los torrentes de lava y las columnas de ceniza afectaron sorpresivamente a muchas personas. Unas 350 000 personas que vivían en las laderas del volcán, en un radio de 10 km, fueron evacuadas a refugios de emergencia. Sin embargo, muchos se negaron a dejar sus hogares o regresaron a ellos mientras seguían las erupciones, lo que provocó más de 300 muertos durante el desastre.

Con más de 17.000 islas, Indonesia está situada en el llamado “anillo de fuego” de las placas tectónicas del Pacífico, Eurasia y Australia, y es uno de los países más propensos a los desastres. El archipiélago se ve frecuentemente afectado por inundaciones, terremotos, erupciones volcánicas, tsunamis, tormentas y deslizamientos de tierra. También está expuesto a desastres causados por el hombre, tales como avalanchas de lodo y accidentes químicos y nucleares. Además, Bali, el principal destino turístico de Indonesia, ha sido el objetivo de ataques terroristas en el pasado.

“La mayor parte de los desastres no se pueden predecir, pero hemos aprendido la lección que nos dejaron las experiencias pasadas, y hoy estamos mucho mejor preparados”, dice el Dr. Lies Untari, coordinador de emergencias del Centro de Salud Comunitario de Tebet. “los centros locales están en alerta las 24 horas y disponen de todo el material necesario, incluidos, por ejemplo, botes, medicamentos y generadores, listos para ser utilizados en cualquier momento.

Inclusión de la prevención de crisis en la planificación del desarrollo

La reducción de riesgos de desastre en una de las máximas prioridades del Gobierno de Indonesia. Dado que los desastres puede detener, e incluso revertir, la evolución de un país, Indonesia ha incorporado la prevención de crisis, la respuesta a emergencias y las medidas de recuperación, en la planificación y presupuestación de sus actividades de desarrollo.

En 2007 el Gobierno adoptó una ley sobre gestión de desastres que otorga carácter obligatorio a las actividades de reducción de riesgos de desastre. Con el apoyo de la OMS y otros organismos, el Gobierno ha ampliado desde entonces su programa de preparación y respuesta ante emergencias. Un organismo nacional de gestión de desastres coordina la respuesta ante cualquier desastre y elabora mapas de riesgos para muchas provincias. En el Ministerio de Salud se creó el Centro para la Gestión de Crisis Sanitarias, que en 2012 fue designado Centro Colaborador de la OMS para la capacitación y gestión en materia de reducción de riesgos de desastres, en vista de sus vastos conocimientos y experiencias en esa esfera.

“Esperamos que la capacitación y la investigación realizadas en el Centro Colaborador proporcione a Indonesia más datos científicos y soluciones innovadoras que permitan proteger mejor a los habitantes de ese país muy expuesto a los riesgos de desastre”, dice el Dr. Khanchit Limpakarnjanarat, Representante de la OMS en Indonesia.

“Esperamos que la capacitación y la investigación realizadas en el Centro Colaborador proporcione a Indonesia más datos científicos y soluciones innovadoras que permitan proteger mejor a los habitantes de ese país muy expuesto a los riesgos de desastre”

Dr. Khanchit Limpakarnjanarat, Representante de la OMS en Indonesia.

Interacción con las comunidades

A fin de asegurar la asistencia sanitaria inmediata en casos de emergencia, la OMS apoyó al Ministerio de Salud en la creación de nueve centros regionales en todo el país.

“El principal objetivo consistía en acercar los servicios de salud a la población afectada,” explica el Dr. Indro Murwoko, del Centro de Gestión de Crisis Sanitarias. “Los centros regionales se establecieron para superar algunos de los obstáculos más habituales que suelen demorar la asistencia, por ejemplo, la infraestructura destruida, los problemas en las comunicaciones y la falta de recursos.”

En los últimos años el Gobierno ha hecho mayor hincapié en la prevención de desastres y la mitigación de sus daños. Con el fin de aumentar la capacidad de recuperación ante los desastres naturales en las comunidades, mayormente rurales, el Ministerio de Salud está interactuando con los centros de salud comunitarios. En ese contexto dio un nuevo impulso, por ejemplo, a Alert Village, un programa gubernamental establecido en 2006 para promover hábitos de vida saludables. Actualmente, el programa enseña a los jóvenes cómo hacer frente a los desastres, y les imparte conocimientos básicos, incluidos primeros auxilios, de modo que sepan, en caso de desastre, de qué manera salvarse y salvar a sus familias.

En diciembre de 2013, cuand o el monte Merapi volvió a entrar en actividad y arrojó cenizas y material volcánico, las personas que viven en las laderas del volcán se congregaron inmediatamente en los puntos de reunión designados. Todos fueron evacuados a tiempo y pudieron regresar a sus hogares una vez que la situación se hubo normalizado.

Compartir