Desterrar los mitos sobre el Ebola es fundamental para contener la transmisión de esta enfermedad vírica en Guinea

Abril de 2014

¿Comer cebollas crudas una vez al día durante tres días protege del Ebola? ¿Es seguro comer mangos? ¿Es verdad que tomar leche condensada todos los días puede prevenir la infección por el virus del Ebola? Estas son tan solo algunas de las preguntas planteadas al personal sanitario que atiende durante las 24 horas del día las llamadas recibidas en el servicio telefónico gratuito sobre el Ebola. Con tantas muertes debidas al Ebola hasta la fecha, el miedo ha auspiciado la propagación de rumores e información errónea.

OMS/MA Heine

El Ministerio de Salud de Guinea puso en marcha un servicio telefónico de consulta en el número 115 cuando anunció el brote de Ebola el 21 de marzo pasado. Con este servicio se pretende principalmente responder a las preocupaciones de la gente y poder derivar con rapidez los casos sospechosos a la sala de aislamiento del hospital Donka en Conakry para efectuar pruebas más exhaustivas. En estos momentos el servicio recibe entre 200 y 300 llamadas diarias.

«Algunas de las personas que llaman al servicio telefónico sienten pánico y los falsos rumores dificultan la tarea de tranquilizarlos», comenta la Dra. Saran Tata Camara, uno de los médicos que contestan a las llamadas. «Pero si les decimos que no es fácil contraer la enfermedad por el virus del Ebola y que pueden protegerse si respetan algunas reglas, normalmente lo entienden».

Datos sobre prevención

Para prevenir la transmisión de la enfermedad por el virus del Ebola de una persona a otra es necesario tomar las siguientes precauciones:

«…si les decimos que no es fácil contraer la enfermedad por el virus del Ebola y que pueden protegerse si respetan algunas reglas, normalmente lo entienden».

Dra. Saran Tata Camara

  • No tocar a personas enfermas que presenten los síntomas de la enfermedad, como fiebre, diarrea, vómitos, cefaleas y a veces hemorragias profusas.
  • No tocar el cadáver de pacientes que han podido morir de la enfermedad por el virus del Ebola, se haya confirmado o no esto.
  • Lavarse las manos periódicamente con agua y jabón.

Un mes después de que el gobierno anunciara el brote, la necesidad de información sigue siendo alta. Para difundir los mensajes más rápidamente y reforzar su contenido, la OMS y sus asociados han venido colaborando con líderes religiosos, jefes tribales, curanderos tradicionales y líderes comunitarios para que ayuden a llegar a la gente.

Puesto típico de un curandero tradicional en un mercado de Conakry (Guinea).
OMS/J Anoko

«Ha sido especialmente importante entablar pronto un diálogo con los curanderos tradicionales, puesto que algunos pacientes acuden a ellos antes que al personal de algún centro de salud cercano», comenta Julienne Anoko, una antropóloga del Camerún contratada por la OMS para ayudar en la respuesta al brote. «Puesto que los curanderos ven y tocan a muchas personas que presentan diferentes síntomas, corren un elevado riesgo. Es imprescindible que sepan cómo protegerse a sí mismos y a sus pacientes y que los remedios dudosos pueden poner en peligro vidas».

Rumores peligrosos

Los rumores pueden ser muy perjudiciales. Hace poco, un equipo de Médicos sin Fronteras tuvo que dejar de trabajar temporalmente en la sala de aislamiento de Macenta, en la región de Guinée Forestière, porque se acusó en falso al personal médico de haber introducido el virus en el país.

Disponer de información exacta y oportuna ayuda a tomar precauciones y a mantener una actitud más racional hacia la enfermedad. Garantiza que se lleve al hospital rápidamente a las personas que presentan los síntomas típicos de la enfermedad por virus del Ebola para atenderlos y hacerles pruebas y que las familias no oculten a sus miembros enfermos. El Ministerio de Salud, la OMS y sus asociados saben que solamente ganarán la batalla contra el Ebola si también ganan la batalla contra los mitos y las ideas equivocadas.

Compartir