China: Mejorar la atención domiciliaria de las personas con demencia

Febrero de 2014

A los 71 años, Sun Yuhua empezó a perder la memoria. Olvidaba continuamente lo que acababa de decir o hacer. Repetía la misma pregunta una y otra vez y no se acordaba de la respuesta. Lo peor de todo es que ya no podía realizar tareas domésticas simples.

Sun Yuhua (izquierda) y su marido Zhou Zhensheng asisten juntos a una reunión de un grupo de apoyo para cuidadores.
Xiong Bin

Yuhua era consciente de lo que le estaba pasando, pero no era capaz de consultar a un médico. Afortunadamente, su marido estaba más dispuesto a pedir ayuda. Supo de la existencia de un grupo de apoyo para cuidadores de personas con demencia, y finalmente pudo convencer a Yuhua de que pidiera cita en un consultorio de trastornos de la memoria.

La demencia es un trastorno cerebral progresivo que hace cada vez más difícil recordar cosas, pensar con claridad y comunicarse con otras personas. Es una de las principales causas de discapacidad y dependencia entre las personas de edad de todo el mundo. A nivel mundial, China es el país con el mayor número de personas con este trastorno (aproximadamente 9,19 millones).

Apoyo a los cuidadores: compartir experiencias y mejorar las competencias

«A las personas de edad les resulta más fácil acudir a revisiones de su salud mental y recibir apoyo cuando dichos servicios están a poca distancia».

Yu Xin, Director del Centro de Colaboración de la OMS para la Investigación y la Capacitación sobre Salud Mental de Beijing

En China, la mayoría de las personas con demencia reciben atención en sus hogares. Los grupos de apoyo a los cuidadores son un recurso importante tanto para los pacientes como para sus familias.

El grupo de apoyo al que acude Zhensheng en el Instituto Universitario de Salud Mental de Beijing fue el primero que se creó en China. Desde 2000, las personas se reúnen con profesionales voluntarios para compartir experiencias y recibir apoyo y asesoramiento. Los grupos ofrecen a los cuidadores la oportunidad de desahogarse y constituyen una plataforma para explorar diferentes formas de ayudar y cuidar a las personas con demencia.

Con todo, los grupos de apoyo a cuidadores solo existen de momento en ciudades grandes. En otros lugares, estos grupos no abundan y están muy lejos. El número de consultorios de trastornos de la memoria que cuentan con neurólogos y psiquiatras adecuadamente capacitados es limitado, y solo unos pocos pueden proporcionar una atención integral, en particular medicación e intervenciones psicosociales para las personas con demencia. Esto significa que, en muchos casos, las personas con demencia quedan sin diagnóstico y no reciben apoyo.

«Nos sorprende enormemente el elevado número de personas de edad que desarrollan demencia», dice Li Tao, Director del Centro de Salud Local de Qinglongqiao. «Viven entre nosotros, pero nuestros médicos no saben cómo diagnosticar y detectar su trastorno durante los exámenes médicos rutinarios».

Mejorar la detección temprana y la atención domiciliaria

Para mejorar la detección temprana y la atención domiciliaria de las personas con demencia, se están adoptando medidas para vincular mejor los servicios especializados y la atención primaria. En el marco de un proyecto piloto puesto en marcha en Beijing se está estudiando si la capacitación en grupo y el apoyo a los cuidadores en el seno de las familias pueden ayudar a aliviar la carga que recae sobre estos últimos y ralentizar el declive de la actividad diaria de los pacientes; también se está intentando averiguar si el hecho de desplazar los servicios desde los hospitales a los centros locales podría mejorar el acceso y la asequibilidad.

Curso de capacitación para médicos de familia sobre la atención básica a personas con demencia y herramientas de detección
Hu Lili/Instituto Universitario de Salud Mental de Beijing

«Si trabajamos con las comunidades, tal vez podamos concienciar a más personas de edad acerca de esta cuestión», dice Yu Xin, Director del Centro de Colaboración de la OMS para la Investigación y la Capacitación sobre Salud Mental de Beijing. «A las personas de edad les resulta más fácil acudir a revisiones de su salud mental y recibir apoyo cuando dichos servicios están a poca distancia». Desde julio de 2013, el Centro de Colaboración de la OMS dirige un programa de capacitación para médicos de familia cuyo objetivo es enseñarles los aspectos básicos de la atención a personas con demencia y mejorar sus competencias en materia de detección.

La vida es verdaderamente mucho más positiva para Sun Yuhua y Zhou Zhensheng gracias al grupo de apoyo. «El hecho de unirme al grupo y de aprender de las miniconferencias y las experiencias de otras familias me ha permitido adquirir conocimientos y tener más confianza en mi capacidad para ayudar a mi mujer a vivir con su demencia, así como sentirme más esperanzado», dice Zhou Zhensheng.

Compartir