Filipinas: una nueva pierna, una nueva oportunidad en la vida

Septiembre de 2013

El programa de seguro médico del Gobierno de Filipinas incluye desde septiembre de 2013, por primera vez, el suministro de prótesis para personas que han perdido alguna de sus extremidades.

En abril de 2013, Alan Santos, un obrero de la construcción de 25 años, recibió mientras trabajaba en una obra una descarga de un cable eléctrico que le provocó traumatismos de tal gravedad que hubo que amputarle la pierna afectada a la altura de la rodilla. Su contrato no incluía prestaciones de seguro médico ni de atención hospitalaria. Alan, casado y padre de una niña de un año, es el único sostén de su familia. Sin su salario mensual, la familia estaba condenada a empobrecerse.

En su Informe mundial sobre la discapacidad, publicado en 2011, la OMS recomienda a los países incluir la rehabilitación dentro de los regímenes de seguro médico, de modo que sea más fácilmente accesible para personas como Alan.

Inclusión de los servicios de rehabilitación dentro del seguro médico

OMS/Alan Esquillon

Filipinas forma parte de la avanzadilla de países que abogan por la cobertura sanitaria universal. En 1995 el Gobierno puso en marcha el programa nacional de seguro médico PhilHealth, que ha ido creciendo tanto en número de afiliados como en servicios cubiertos. En septiembre de 2013, Filipinas, con la orientación de la OMS y los asociados locales en materia de atención a la discapacidad y rehabilitación, volvió a hacer gala de su espíritu pionero incluyendo los servicios de rehabilitación para las personas con discapacidad dentro del régimen nacional de seguro médico.

Desde el principio, estaba claro que PhilHealth no iba a poder adoptar todas las intervenciones de rehabilitación en un solo esfuerzo de expansión. Se optó pues por proceder paso a paso, aunque la pregunta que se planteó entonces era por dónde empezar.

El suministro de prótesis: primer servicio de rehabilitación

PhilHealth comenzó a celebrar consultas con los proveedores nacionales de servicios de rehabilitación y las organizaciones representantes de personas con discapacidad. En 2012 se presentaron al Consejo de PhilHealth una serie de datos nacionales según los cuales alrededor de un 30% de las personas discapacitadas en Filipinas podrían retomar su actividad laboral si se les proporcionaba un dispositivo o aparato auxiliar, por ejemplo una prótesis para sustituir una extremidad del cuerpo. Se descubrió que las carencias eran sustanciales: según el registro de una de las ONG, había unas 2000 personas que necesitaban una prótesis pero no tenían los medios para adquirirla.

Los datos proporcionados convencieron al Consejo. El suministro de prótesis fue seleccionado como el primer servicio de rehabilitación cubierto por PhilHealth y bautizado como «paquete Z». La integración de la rehabilitación dentro de los regímenes de seguro médico universal propicia la ampliación del acceso y está en consonancia con la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

El nuevo régimen ha transformado la vida de muchos beneficiarios

Con el apoyo del Gobierno local, Alan Santos ha podido acogerse a las prestaciones de PhilHealth, convirtiéndose de hecho en la primera persona en recibir una prótesis gracias al nuevo régimen de prestaciones. Desde el mes de septiembre, acude al Hospital General de Filipinas en Manila, donde le hicieron las mediciones necesarias para la prótesis y donde ahora le enseñan a caminar con su nueva pierna. La empresa en la que trabajaba se ha ofrecido a volver a contratarlo cuando reciba el alta médica.

Para Alan Santos, el nuevo paquete de prestaciones ha supuesto una nueva oportunidad en la vida, y no solo porque gracias a ello va a poder volver a trabajar y a mantener a su familia. «No me hubiese gustado ver crecer a mi hija con una sola pierna, sin poder correr y jugar con ella, y menos aún acabar dependiendo de ella, cuando soy yo quien debe cuidarla», explica.

Compartir