Se precisan más y mejores trabajadores sanitarios

Noviembre de 2013

Gracias a un programa innovador elaborado junto con la OMS se está formando a una nueva generación de dirigentes comprometidos con el desarrollo del personal sanitario en África.

GAVI/Jiro Ose

Nada más graduarse en medicina, el Dr. Amir Aman Hagos se imaginaba a sí mismo dedicándose a reducir el impacto de las enfermedades transmisibles prevenibles. Durante los primeros dos años tras la finalización de su formación en la Universidad de Addis Abeba en 2009, eso es precisamente lo que hizo como director médico del Hospital Limu Genet, en la región de Oromia (Etiopía).

Sin embargo, dos años después vivió una experiencia decisiva que lo llevó a cambiar completamente su visión y sus planes. En 2011, Amir se matriculó en un Máster de Salud Pública en línea de reciente creación, el cual se centraba en el desarrollo del personal sanitario.

Dirigentes y gestores sanitarios

«La experiencia me hizo replantearme todo», dice. Gracias a sus estudios y a la tesis que hizo sobre el modo de fidelizar a los trabajadores sanitarios comunitarios, Amir se dio cuenta de que podía contribuir mucho más a la mejora de la salud de todos los etíopes de lo que contribuía como director de hospital. Solicitó un traslado al Departamento de Recursos Humanos del Ministerio de Salud y en poco tiempo pasó de ser director en funciones a Secretario de Estado. Desde su nuevo puesto está transformando el enfoque con que el Ministerio aborda el aumento del número de trabajadores sanitarios en el país y la mejora de sus competencias profesionales.

«Con este programa esperamos… [subsanar] la grave escasez de médicos, enfermeros y otros trabajadores sanitarios en África».

Dra. Erica Wheeler, funcionaria técnica de la OMS.

El Máster de Salud Pública cursado por el Dr. Amir fue diseñado con la ayuda de la OMS y funciona gracias al apoyo que recibe de la Fundación Bill y Melinda Gates. «Con este programa esperamos formar a dirigentes para que lideren la generación y la gestión de un personal sanitario más numeroso y cualificado y para que, de este modo, solventen la grave escasez de médicos, enfermeros y otros trabajadores sanitarios en África», explica la Dra. Erica Wheeler, una funcionaria técnica de la OMS que desarrolla su labor en la esfera del personal sanitario.

Escasez de trabajadores sanitarios

Esta escasez está actualmente en el punto de mira debido a la publicación de un nuevo informe titulado «A Universal Truth: No Health without a Workforce» en Recife (Brasil) en noviembre de 2013. En este informe, encargado por la OMS y la Alianza Mundial en pro del Personal Sanitario, se concluye que 31 países africanos siguen careciendo de suficientes trabajadores sanitarios: un mínimo de 22,8 por cada 10 000 habitantes. En esos países, al menos una de cada cinco mujeres sigue dando a luz sin la ayuda de un trabajador sanitario cualificado. Siete países de Asia Sudoriental también tienen una grave escasez de personal sanitario.

Muchos países han adoptado medidas para reforzar su personal sanitario desde que la OMS publicara el Informe sobre la salud en el mundo 2006: Colaboremos por la salud, que alertó de las carencias que existían en ese momento y que existirían en el futuro. Sin embargo, pese al aumento general del número de médicos, enfermeros y parteras y de su proporción con respecto a la población desde 2006, en el nuevo informe se estima que el mundo experimentará un déficit de 12,9 millones de trabajadores sanitarios cualificados de aquí a 2035.

La formación de nuevos dirigentes y la realización de estudios que arrojen datos científicos sobre la cuestión son dos de los elementos más importantes para subsanar este déficit. El programa especializado del Máster de Salud Pública, gestionado a través de una alianza entre la Universidad de Western Cape (Sudáfrica), la Universidad Nacional de Rwanda, la Universidad Eduardo Mondlane (Mozambique) y la Universidad de Addis Abeba (Etiopía), está contribuyendo a lograr ambos fines y está sentando un precedente necesario que otras universidades pueden seguir.

Compartir