Cuba – La biotecnología como instrumento de lucha contra el cáncer

Enero de 2013

El cáncer es la segunda causa más frecuente de muerte en Cuba, después de las enfermedades cardiovasculares. Se calcula que cada año mueren unas 21 000 personas de cáncer en la isla y se diagnostican más de 31 000 nuevos casos de esta enfermedad.

«El cáncer es una de las principales causas de fallecimiento en Cuba. Esto se debe en parte a que las personas viven más años, pero también a que han adoptado estilos de vida poco saludables. Demasiadas personas abusan del alcohol, tienen una dieta poco saludable y consumen tabaco», dice el Dr. José Luis Di Fabio, Director de la Oficina de la OMS en Cuba. «Los tipos de cáncer más frecuentes en el hombre son el de próstata y el de pulmón, mientras que en la mujer predominan el de mama y el cervicouterino».

Plan nacional integral contra el cáncer

Para hacer frente al cáncer, Cuba ha seguido las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y ha puesto en marcha un plan nacional integral contra el cáncer que garantiza el acceso universal a todos los niveles de la atención sanitaria – desde la prevención del cáncer hasta el diagnóstico, el tratamiento y los cuidados paliativos. El plan se apoya en un sólido sistema de atención primaria de salud que permite que los médicos vean a sus pacientes con regularidad y detecten los problemas de salud en una fase temprana. Las personas de quienes se sospeche que padecen cáncer son derivadas a centros especializados para que se les realice un diagnóstico y se les proporcione un tratamiento adecuado.

Inversión importante en biotecnología

Investigación en el Centro de Inmunología Molecular (CIM)  de La Habana
Centro de Inmunología Molecular (CIM)

Para apoyar estos esfuerzos, el Gobierno ha realizado una importante inversión en biotecnología. Los investigadores y científicos cubanos han realizado recientemente progresos significativos en su búsqueda de nuevos tratamientos contra el cáncer e instrumentos para mejorar el diagnóstico y la prevención.

En 2008, por ejemplo, el Ministerio de Salud registró una primera vacuna terapéutica para el cáncer de pulmón avanzado, desarrollada por el Centro de Inmunología Molecular (CIM) de La Habana, uno de los establecimientos pioneros en la esfera de la biotecnología de Cuba que está especializado en tratamientos y vacunas contra el cáncer. A principios de 2013 se ha patentado una segunda vacuna contra este mismo tipo de cáncer.

«La biotecnología es esencial para lograr que el cáncer deje de ser una enfermedad mortal y se convierta en una enfermedad crónica», dice el Dr. Agustín Lage Dávila, Director General del CIM. «Nuestros medicamentos hacen que la quimioterapia y la radioterapia sean más eficaces y menos tóxicas. Esto nos ayuda a lograr nuestro objetivo fundamental: aumentar la esperanza y la calidad de vida de nuestros pacientes».

El nimotuzumab: un medicamento contra el cáncer

Investigación  para nuevos contra el cáncer en el Centro de Inmunología Molecular de La Habana
Centro de Inmunología Molecular (CIM)

El Centro también ha elaborado un medicamento contra el cáncer denominado nimotuzumab, con el que se tratan tumores avanzados, por ejemplo cerebrales y de la cabeza y cuello.

El nimotuzumab es un «anticuerpo monoclonal» humanizado que se une a determinadas moléculas específicas de las células cancerígenas. La diana del anticuerpo es una proteína que puede provocar la división y el crecimiento incontrolados de las células. Actualmente, el medicamento está siendo objeto de ensayos clínicos en el Japón y Europa.

Apoyo político y financiero continuado a la biotecnología

Incluso en tiempos de crisis económica, el Gobierno de Cuba ha seguido brindando un apoyo político y financiero constante a la biotecnología. En los últimos 20 años ha invertido en torno a US$ mil millones en investigación y desarrollo.

En la actualidad, la industria biotecnológica cubana posee unas 1200 patentes y comercializa productos farmacéuticos y vacunas en más de 50 países. Las exportaciones están aumentando considerablemente y generan unos ingresos anuales de varios cientos de millones de dólares.

«Actualmente se están investigando más de 90 productos en más de 60 ensayos clínicos. Se espera que estas cifras aumenten», dice el Dr. Di Fabio. «El enorme beneficio derivado de esta inversión en biotecnología de la salud es que se están produciendo medicamentos más asequibles para luchar contra enfermedades cuya incidencia está aumentado de forma exponencial en los países de ingresos bajos y medianos».

Compartir