Codex Alimentarius: 50 años protegiendo la salud de los consumidores con alimentos sanos y nutritivos

Junio de 2013

Durante 50 años, el Codex Alimentarius ha adoptado varios cientos de normas internacionales sobre inocuidad de los alimentos y nutrición, con el fin de proteger la salud de los consumidores y asegurar prácticas justas en el comercio de los alimentos.

En el 2008, uno de los mayores incidentes relativos a la inocuidad de los alimentos en la historia del Codex alarmó a los consumidores de todo el planeta. Varios miles de niños enfermaron en China por tras beber preparaciones para lactantes contaminadas con melamina. Altas concentraciones de melamina en los alimentos pueden provocar insuficiencia renal, e incluso defunción. Tras el descubrimiento de las preparaciones contaminadas, se detectaron productos contaminados con melamina también en otros países.

Establecimiento de normas internacionales sobre inocuidad de los alimentos

Participantes en un curso de capacitación de laboratorio de la Red Mundial sobre Infecciones de Transmisión Alimentaria
Red Mundial sobre Infecciones de Transmisión Alimentaria

La OMS adoptó medidas inmediatamente. La Organización notificó el suceso a todos los Estados Miembros, suministró información actualizada periódicamente sobre los productos afectados y su distribución y, junto con la FAO (la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), solicitó se convocara una reunión especial de expertos. Esa reunión, celebrada en diciembre del 2008, evaluó los riesgos relacionados con la ingesta del producto químico e identificó un nivel inocuo de ingesta diaria de melamina. En 2010, sobre la base de las conclusiones de la reunión de expertos, la Comisión del Codex Alimentarius, el órgano de las Naciones Unidas encargado de establecer normas en materia de alimentos establecido por la OMS y la FAO en 1963, adoptó una norma relativa al nivel máximo de melamina en las preparaciones para lactantes y otros alimentos.

El caso de la melamina ilustra la necesidad de desarrollar normas internacionales sobre inocuidad de los alimentos y nutrición basadas en evaluaciones científicas sólidas. Además, este ejemplo revela que el sistema del Codex permite a la comunidad internacional responder rápidamente ante circunstancias nuevas e inesperadas que afectan a la salud y/o al comercio internacional.

Cincuenta años mejorando la inocuidad de los alimentos

El Codex tiene la finalidad de proteger la salud de los consumidores y asegurar prácticas justas en el comercio de los alimentos. La Comisión, cuya recopilación de normas sobre los alimentos es el “Codex Alimentarius” (‘código de alimentos’, en latín) celebra su 50º aniversario en julio de 2013. En la actualidad, el órgano está integrado por 185 Estados Miembros, la Unión Europea y numerosos observadores de otras organizaciones de las Naciones Unidas, organizaciones intergubernamentales y de la sociedad civil.

Lechugas rojas exhibidas en un supermercado.
OMS/M. Heine

“El fortalecimiento de la inocuidad y el valor nutritivo de los alimentos a fin de proteger la salud de todas las personas en un mundo globalizado sigue siendo un reto para todos los gobiernos del mundo,” dice el Dr. Kazuaki Miyagishima, Director del Departamento de Inocuidad de los Alimentos y Zoonosis de la OMS. “El Codex es un foro internacional transparente dedicado a lograr consensos en materia de normas sobre inocuidad de los alimentos, abierto a la participación no solo de las autoridades nacionales de control de los alimentos, sino también a organizaciones de sociedad civil representantes de los consumidores, científicos y productores de alimentos.

Desde su creación, la Comisión ha adoptado varios cientos de normas que han demostrado ser instrumentos fundamentales para proteger a los consumidores contra riesgos alimentarios. Las normas velan por la calidad y el valor nutritivo de los alimentos, proporcionar a los consumidores la información pertinente mediante el etiquetado y previenen litigios comerciales. Recientemente, la Comisión debió afrontar problemas relativos a la presencia de aflatoxinas en higos, mercurio en el atún y plaguicidas en diversos cultivos, así como cuestiones concernientes al control de virus en alimentos y, en la actualidad, está abordando haciendo frente a problemas de salud pública relacionados con enfermedades no transmisibles asociadas a la dieta. A fin de prevenir la contaminación de los alimentos en sus orígenes, el Codex también elabora códigos de prácticas para la producción de alimentos inocuos, incluida la alimentación animal.

Pautas internacionales basadas en pruebas científicas

Las normas del Codex se basan en pruebas científicas suministradas por reuniones de expertos independientes, como en el caso de la melanina. Algunos comités establecidos desde hace tiempo, abordan diferentes aspectos de la inocuidad de los alimentos y la nutrición, entre ellos el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios, que es uno de los más antiguos comités de expertos de la OMS y se reúne periódicamente desde 1956.

“Atendiendo a una petición de los Estados Miembros formulada por conducto de un comité del Codex, podemos pedir asesoramiento científico a la FAO y la OMS”, explica el Sr. Sanjay Dave, Presidente de la Comisión del Codex Alimentarius. “En ese caso, la OMS y la FAO convocarán una reunión de expertos internacionales independientes a fin de evaluar todas las pruebas disponibles y formular recomendaciones para su examen por parte del pertinente comité del Codex. Sobre la base de esas recomendaciones y de conformidad con los procedimientos establecidos del Codex, la Comisión adopta una norma del Codex”.

Las normas del Codex no son de observancia obligatoria, pero se han establecido como criterios internacionales en materia de inocuidad de los alimentos, en el marco del Acuerdo sobre la Aplicación de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias de la Organización Mundial del Comercio (OMC), en 1995. Esto ha dado lugar a un notable aumento de la pertinencia de las normas, que la OMC ha invocado en varias ocasiones para solucionar conflictos comerciales.

Compartir