Belarús: mejoran las pautas de atención; disminuye el número de casos de tuberculosis y de defunciones conexas

Octubre del 2013

Las reformas emprendidas por Belarús para equiparar los servicios de atención y control de la tuberculosis a los niveles internacionales están arrojando resultados positivos, que se reflejan en el menor número de defunciones y nuevos casos.

Aleksandr, un hombre de 24 años de la región de Vitebsk (Belarús) supo que tenía tuberculosis cuando empezó en un nuevo trabajo, en 2010. Es una enfermedad que conoce muy bien. Su padre murió de tuberculosis y su hermano y su hermana fueron tratados y curados de esa enfermedad. Al igual que sus hermanos, Aleksandr completó el régimen terapéutico contra la tuberculosis, pero unos meses más tarde volvió a sentirse enfermo. Los médicos diagnosticaron una tuberculosis multirresistente, y se lo ingresó en el hospital para una segunda fase terapéutica.

«El considerable mejoramiento de la calidad del tratamiento y los nuevos métodos de diagnóstico fueron los principales logros de la reforma.»

Valentin Rusovich, coordinador de la OMS para la tuberculosis en Belarús

La tuberculosis multirresistente es una forma difícil de tratar, resistente a los medicamentos más eficaces contra la tuberculosis, a saber, isoniazida y rifampicina, y puede ser mortal. La resistencia a los medicamentos se puede desarrollar si los médicos no prescriben el régimen terapéutico apropiado o los pacientes no completan totalmente el tratamiento. También puede obedecer al uso de medicamentos de calidad insuficiente.

Belarús es uno de los 27 países con mayor carga de morbilidad debida a la tuberculosis multirresistente. En 2011, había en el país 9.000 pacientes de tuberculosis, y uno de cada cuatro tenía tuberculosis multirresistente.

La detección y el tratamiento adecuados de la tuberculosis que responde a los medicamentos representan la manera más eficaz de prevenir la propagación de la tuberculosis multirresistente.

Atención y control de la tuberculosis según normas internacionales

OMS/V. Rusovich

En 2008 el país comenzó a introducir reformas para equiparar la atención y el control de la tuberculosis a niveles internacionales, en consonancia con las recomendaciones de la iniciativa de la OMS Alto a la Tuberculosis.

«El considerable mejoramiento de la calidad del tratamiento y los nuevos métodos de diagnóstico fueron los principales logros de la reforma», dice Valentin Rusovich, coordinador de la OMS para la tuberculosis en Belarús.

Las reformas se centraron en el mejoramiento de los servicios de laboratorio a fin de posibilitar la detección de todas las formas de tuberculosis; la adopción de protocolos de tratamiento internacionales en los hospitales y dispensarios; el mejor seguimiento de los datos de los pacientes con miras a evaluar las necesidades de medicamentos y servicios y observar los resultados; y el desarrollo de directrices rigurosas para el control de la infección, aprobadas por el Ministerio de Salud y adaptadas a las circunstancias locales.

Por ejemplo, en entornos hospitalarios los pacientes con tuberculosis que responde a la medicación están ahora separados de las personas con tuberculosis multirresistente; fuera de las unidades de tratamiento los pacientes llevan máscaras; y el personal médico utiliza respiradores especiales (un tipo de máscara de mayor protección) cuando entra en contacto con enfermos de tuberculosis.

Además, en los servicios ambulatorios se introdujo un tratamiento normalizado contra la tuberculosis, junto con incentivos a los pacientes (distribución de paquetes de alimentos y reembolso de los gastos de transporte hasta los dispensarios). Esto dio lugar a un aumento del número de pacientes que completaron sus tratamientos y se curaron.

El apoyo internacional fue crucial para el éxito: el asesoramiento técnico de la OMS, el apoyo financiero de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional y las donaciones del Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria destinadas a la adquisición de medicamentos contra la tuberculosis y la tuberculosis multirresistente.

Las reformas repercuten en el control de la tuberculosis

OMS/V. Rusovich

Los resultados iniciales (2011) revelan que las nuevas medidas tienen efectos positivos. Hay menos defunciones por tuberculosis y el número de nuevos casos se redujo un 30% respecto de los niveles máximos registrados a principios del decenio de 2000.

La duración de las hospitalizaciones de pacientes de tuberculosis se reduce constantemente. Los pacientes abandonan los centros hospitalarios en un plazo de dos meses, y completan sus tratamientos y cuidados como pacientes ambulatorios.

Gracias a las nuevas medidas de control de la infección también disminuyó el número de nuevos casos de tuberculosis entre el personal sanitario.

La tasa de tuberculosis multirresistente sigue siendo alta

Sin embargo, las tasas de tuberculosis multirresistente siguen siendo elevadas y han aumentado. La incidencia de formas farmacorresistentes de tuberculosis ha aumentado un 15% en 2010, en comparación con de años anteriores.

En un análisis del programa realizado en 2011 por expertos internacionales y nacionales se elogió a Belarús por sus resultados en lo concerniente a la atención de la tuberculosis. No obstante, los especialistas del sector sanitario destacaron que para afianzar el éxito era importante el diagnóstico precoz y el tratamiento de los pacientes con tuberculosis multirresistente.

Aleksandr es optimista acerca de su futuro.

«Pronto completaré mi segundo año de tratamiento y confío en que esta vez funcione. Es importante saber que cualquiera puede contraer tuberculosis, y si usted piensa que la tiene, no debería tener miedo de empezar un tratamiento. Llevará tiempo, pero se curará», dice Aleksandr.

Compartir