Resistencia a los antimicrobianos: para conservar los medicamentos que salvan vidas se necesita la colaboración de todos

Septiembre de 2013

Los comienzos del siglo XX fueron una época de extraordinarios progresos científicos. Uno de los principales avances fue el descubrimiento de la penicilina y otros antibióticos que han impedido que miles, e incluso millones, de personas mueran por infecciones bacterianas. A medida que fue avanzando el siglo, toda una serie de medicamentos mejores permitieron combatir con más fuerza la malaria, la tuberculosis y otras enfermedades transmisibles. Al final del milenio, los nuevos medicamentos habían hecho posible que incluso el VIH se convirtiera fundamentalmente en una enfermedad crónica.

Ahora bien, si el mundo no actúa ahora para preservar su capacidad para tratar las enfermedades infecciosas -que ha sido tan decisiva para aumentar la esperanza de vida y mejorar la salud de las personas-, el siglo XXI podría ser testigo de un retroceso de esos progresos.

Propagación de la resistencia a los antimicrobianos

«El desafío que se plantea ahora es que los medicamentos pueden llegar a perder eficacia», ha declarado el Dr. Keiji Fukuda, Subdirector General de la OMS encargado de supervisar la labor de la Organización relacionada con la resistencia a los antimicrobianos. «Existen dos grandes problemas. En primer lugar, la gente toma a veces medicamentos sin necesidad o no los toma como debería. Y, en segundo lugar, los medicamentos no siempre han sido de la mejor calidad. La reacción natural de las bacterias, los virus y otros agentes patógenos es luchar a su vez contra los medicamentos que la gente consume para deshacerse de ellos. Si esos medicamentos no se toman por un período suficientemente largo, o si no son lo bastante fuertes, los agentes patógenos resistentes pueden sobrevivir y propagarse. Eso significa que las personas pueden estar enfermas durante más tiempo y correr mayor riesgo de morir.»

Una mano con antipalúdicos
OMS/S. Hollyman

No obstante, el uso incorrecto de los medicamentos no es el único problema. La aparición de la resistencia a los antimicrobianos se debe también al empleo generalizado de antibióticos en el ganado para fomentar su crecimiento y prevenir enfermedades. La propagación de la resistencia a los antibióticos en el ganado contribuye a la propagación de la resistencia en los seres humanos a través de las enfermedades de transmisión alimentaria y otras vías de infección.

La propagación de la resistencia se ve favorecida por los viajes y los desplazamientos de población, que hacen más fácil que las formas farmacorresistentes de una enfermedad se transmitan a más personas y de un lugar a otro.

«La resistencia a los antimicrobianos es un problema de ámbito mundial con un grave impacto a nivel local», ha añadido la Dra. Sylvie Briand, Directora de Enfermedades Pandémicas y Epidémicas. «Para poder conservar el mayor tiempo posible los medicamentos de que disponemos hoy en día será necesaria la colaboración de todos.»

Actuación de la OMS con respecto a la resistencia a los antimicrobianos

Conservar los medicamentos antiinfecciosos de que disponemos actualmente es solo una de las numerosas esferas en que es preciso actuar. Así pues, la OMS lleva a cabo actividades para:

  • sensibilizar sobre la resistencia a los antimicrobianos, a fin de que un número mayor de cuidadores (tanto de personas como de animales) y de trabajadores del sector de la agricultura puedan garantizar un uso adecuado de esos medicamentos;
  • proporcionar orientación y asesoramiento técnico para mejorar la prevención de las infecciones y la lucha contra ellas en los centros de atención sanitaria y las comunidades;
  • ayudar a los países a reforzar la vigilancia para la detección temprana de la resistencia y a fortalecer su capacidad de laboratorio para analizar mejor y más rápido la farmacorresistencia y su impacto en la población;
  • colaborar con otras organizaciones, instituciones académicas, la sociedad civil y la industria, con objeto de aunar esfuerzos para luchar contra la amenaza que representa la resistencia a los antimicrobianos;
  • crear modelos operacionales que permitan desarrollar nuevos medios para detectar, tratar o prevenir esas enfermedades.

Reuniones de expertos sobre la resistencia a los antimicrobianos organizadas por la OMS

Los días 19 y 20 de septiembre, la OMS va a convocar un grupo consultivo estratégico y técnico en Ginebra, con objeto de reunir a expertos de diversos sectores del mundo entero para que estudien y ayuden a formular una estrategia mundial de lucha contra el creciente problema de la resistencia a los antimicrobianos, y asesoren a la OMS sobre la función de coordinación que debería desempeñar en esa empresa.

Compartir