Atención integrada a los consumidores de drogas en Ucrania para combatir el VIH

Agosto de 2012

En el marco de un programa, Ucrania está proporcionando tratamiento a pacientes VIH-positivos que consumen drogas inyectables. El impacto ha sido notable: una mejora de los resultados del tratamiento contra el VIH y una disminución del consumo de drogas ilícitas.

OMS/EURO

Hoy en la cuarentena, Oleg empezó a inyectarse heroína en 1990. Hasta que un día, en 2008, se vio en una silla de ruedas empujada por su mujer por los lúgubres pasillos de un hospital. Se le diagnosticaron varios problemas de salud, entre ellos una neumonía grave, una dolencia cerebral, e infección por VIH. Las perspectivas no eran nada buenas, pero, contra todo pronóstico, Oleg sobrevivió y pudo volver a casa, aunque sabiéndose seropositivo y dependiente todavía de la heroína.

Programa de administración de metadona apoyado por la OMS

Poco después de volver a casa, Oleg oyó hablar de la metadona, un medicamento que ayuda a tratar la adicción a los opiáceos: “Había intentado dejarlo de muchas otras formas, acudiendo a desintoxicación, con la ayuda de instituciones religiosas y por otros métodos, pero nada funcionaba. Estoy convencido de que la metadona es la única solución para ayudar a la gente a abandonar las drogas callejeras”. Oleg fue aceptado en un programa de administración de metadona apoyado por la OMS. En el dispensario en que recibía metadona diariamente se le administraba también el tratamiento necesario contra el VIH.

VIH y drogodependencia: un modelo integrado de atención en Ucrania

La historia de Oleg no es excepcional. Ucrania ha adoptado medidas innovadoras en el tratamiento de la infección por VIH y la drogodependencia, en particular por lo que se refiere al desarrollo de programas en los que las personas que se inyectan drogas pueden recibir servicios médicos y sociales y cambiar las jeringuillas usadas por otras limpias.

En 2008 Ucrania adoptó programas en los que por primera vez se ofrecían servicios de VIH y tratamiento de la drogodependencia de manera integrada. Cada día, los pacientes reciben una combinación de metadona para su dependencia, medicamentos contra el VIH y fármacos para prevenir o tratar la tuberculosis.

Este modelo de atención integrada está revelándose de gran eficacia en un país que presenta una de las tasas más altas y de mayor crecimiento de la infección por VIH en Europa, y donde mayor es la proporción de afectados por el virus entre los consumidores de drogas intravenosas. En 2010, la tasa de nuevos diagnósticos de infección por VIH fue de alrededor de 45 por 100 000 habitantes. Casi un tercio de esos casos habían sido causados por agujas contaminadas.

Consumidores de drogas inyectables: mejorar el acceso al tratamiento

OMS/Yury Kobyscha

Los consumidores de drogas intravenosas en Ucrania afrontan toda una serie de problemas que aumentan su riesgo de verse infectados por el VIH. Muchos todavía no tienen acceso a tratamiento de la drogodependencia. Ucrania sufre también una importante epidemia de tuberculosis que afecta de forma desproporcionada a los consumidores de drogas inyectables afectados por el VIH.

La simple medida de reorganizar los servicios de salud en torno a las necesidades de las personas que se inyectan drogas hace que a los drogodependientes les resulte más fácil acceder al tratamiento que necesitan contra el VIH y la tuberculosis. El reto, ahora, es conseguir que el tratamiento integrado esté disponible para todas las personas que lo necesiten.

Función de la OMS en la expansión de los servicios de atención integrada

La OMS ha desempeñado un papel clave en el establecimiento y expansión de los servicios de atención integrada en Ucrania, mediante la prestación de apoyo técnico y orientación a los asociados nacionales. En 2008 se establecieron centros piloto de administración de metadona en las regiones de Dnipropetrovsk, Mykolaiv y Odessa, así como en la ciudad de Kiev. Una veintena de centros ofrecen hoy tratamiento integrado contra la infección por VIH y la drogodependencia al mismo tiempo que servicios de atención primaria, tratamiento de la tuberculosis, y salud sexual y reproductiva para las mujeres. La OMS también ha respaldado la formación en atención integrada para equipos multidisciplinarios de 18 regiones de Ucrania.

Mejoras del tratamiento de la infección por VIH y disminución del consumo de drogas

Todas esas actividades han tenido un notable impacto. Un análisis reciente de la atención integrada ofrecida en Ucrania ha mostrado que no solo ha propiciado una mayor eficacia del tratamiento de la infección por VIH, sino que además ha reducido considerablemente el consumo ilícito de drogas. Los usuarios de los centros piloto son más conscientes de su necesidad de determinados servicios de salud, recurren a los servicios médicos y psicosociales mucho más a menudo, consumen en general menos alcohol, y están más sensibilizados respecto a las prácticas sexuales sin riesgo.

"Cuando pusimos en marcha la atención integrada con metadona estábamos todos muy preocupados", dice el Dr. Dimitri Valentinovich Shaposhnik, del Dispensario de Narcología de Kriviy Rig. "Pero los efectos positivos de la metadona no tardaron en hacerse patentes, en forma de mejoras de la vida social, la vida familiar, el empleo, el acceso a los servicios de salud, y el estado general de salud."

La terapia de sustitución ha cambiado mi vida

Oleg consiguió reducir y finalmente suprimir por completo su consumo de heroína. Gracias a los medicamentos su sistema inmunitario se recuperó, y empezó a llevar de nuevo una vida casi normal. "¡La terapia de sustitución ha cambiado mi vida! Ha mejorado mis relaciones familiares, mi salud y, sobre todo, mi situación económica", dice Oleg. "Estoy celebrando mi décimo aniversario de boda. Mi hijo está en el segundo curso, toca el piano, y disfruta con la informática y el inglés. Y mi mujer sonríe mucho más de lo que solía hacerlo."

Compartir