Federación de Rusia: Vlad Sanotsky

Vlad Sanotsky tiene 29 años. Se podría suponer que el síndrome de Down entraña una limitación, pero cuando él habla, se comprende cuán plena puede ser la vida.

Mi nombre es Vlad. Tengo 29 años y vivo con mi madre. Vamos juntos a todas partes. No me deja ir solo a ningún sitio, porque teme que alguien pueda hacerme daño o agredirme. Actúo en teatro y soy muy bueno. Me gusta la poesía y sé muchos poemas de memoria. Tomo clases de música dos veces por semana. Además, toco la flauta travesera.

Soy campeón de natación; he ganado muchas medallas. Pero cuando fui al jardín de infantes la maestra me dijo que era demasiado rápido para estar en su clase. No me podrían alcanzar. En la clase de gimnasia no me dejarían jugar al fútbol. Quiero decir, la maestra y los otros niños. Pero participé en competencias de natación en Bélgica y los Estados Unidos, y gané medallas.

Cuando fuimos de vacaciones con mi madre, estaba yo en la playa, y los demás niños me ignoraban o se reían de mí. Ninguno quería hablar conmigo. Pero después de verme nadar empezaron a saludarme y a hablar conmigo. Lamentablemente, ya no nado, pero me gustaría continuar. También me gusta la música clásica y el ballet.

Compartir