Personas curadas de la tuberculosis ayudan a tratar esta enfermedad en Tanzanía

Julio de 2009

OMS/Evelyn Hockstein

La tuberculosis se trata con comprimidos que hay que tomar diariamente durante al menos seis meses. Los afectados deben tomar todos sus medicamentos conforme a lo prescrito, pues de lo contrario corren el riesgo de no recuperarse y pueden aparecer peligrosas cepas farmacorresistentes del bacilo tuberculoso. Lo mejor para ello es que esos enfermos acudan a un centro de tratamiento y se tomen los comprimidos en presencia de un trabajador sanitario, por lo menos en la primera fase intensiva del tratamiento.

Sin embargo, no todos pueden trasladarse a diario a un establecimiento de salud. El centro de tratamiento más cercano está a veces demasiado lejos, o el paciente se encuentra mal y no puede desplazarse. De ahí que la estrategia Alto a la Tuberculosis de la OMS promueva otras opciones para ayudar a los pacientes con tuberculosis a seguir el tratamiento. Un amigo, vecino o líder de la comunidad que haya recibido formación y demostrado compromiso al respecto puede asumir esa función con ayuda de los servicios de salud. Grupos surgidos en muchos países están desarrollando sus propios métodos de atención antituberculosa en la comunidad.

Este reportaje fotográfico versa sobre una iniciativa de ese tipo emprendida en Kibaha, zona rural de la República Unida de Tanzanía. Miembros del Upendo Disadvantaged Group –todos los cuales se han curado de la tuberculosis- apoyan y cuidan a enfermos tuberculosos de su comunidad.

Reportaje fotográfico

Enlaces conexos

Recursos de la OMS