Testimonios de trabajadores de salud iraquíes

10 de agosto de 2007

Durante un taller celebrado recientemente en Ammán, pedimos a varios profesionales de la salud iraquíes que nos hablaran de los retos con los cuales se encuentran en su trabajo. A continuación reproducimos extractos de las entrevistas. Estos testimonios revelan una fuerza y una capacidad de recuperación extraordinarias frente al peligro continuo de resultar heridos o muertos mientras negocian restricciones a los bombardeos y toques de queda para poder responder a las necesidades de las personas vulnerables.
(A fin de proteger a los entrevistados, no se indican nombres ni otros detalles que permitan identificarlos.)

Vacunación en zonas muy peligrosas

AP

"Independientemente de las dificultades que tenemos, la gente sigue cumpliendo con lealtad y perseverancia su responsabilidad de ayudar a las personas vulnerables; este espíritu es un elemento inestimable cuya presencia constante refleja una capacidad de afrontar situaciones extraordinarias. Ejemplos de ello son las campañas de vacunación antipoliomielítica en las cuales se llegó a más de 5 millones de niños menores de cinco años. Varios colegas perdieron la vida en el transcurso del programa, cuyos resultados positivos se deben en gran parte a la capacidad de adaptarse a la situación, que en este caso requería la utilización de equipos de vacunación fijos en zonas muy peligrosas, como el distrito de Al-Karkh en Bagdad."

Ayuda de las comunidades

"A pesar de los problemas de seguridad existentes, las comunidades siguen dispuestas a unirse para ayudar a las personas vulnerables. En una ocasión, un adolescente fue herido por una bala perdida mientras estaba de pie a la entrada de su casa. Los vecinos ayudaron a transportarlo al hospital de Ibn Al Nafees, donde lo trataron y le salvaron la vida; de la misma manera que los médicos presentes no escatiman esfuerzos en cumplimiento de sus obligaciones y las más de las veces van mucho más allá de lo que exige el deber, las comunidades colman los vacíos que dejan los servicios médicos de urgencia sobrecargados."

Fe en los dispensadores de asistencia sanitaria

AP

"Algún empleado disgustado me ha amenazado alguna vez, y sigo abrigando temores debido a los problemas de seguridad existentes, pero como médica no he sido objeto de ninguna discriminación por razón de género que haya obstaculizado mi desarrollo profesional. En general, el público confía en el personal de salud, en particular en las enfermeras y los vacunadores que siguen trabajando a pesar de recibir amenazas reiteradas. Los buenos resultados de los programas de vacunación antipoliomielítica y administración de vacuna contra el sarampión, la parotiditis y la rubéola son pruebas de la dedicación de estas personas valientes."

Adquisición de medicamentos y suministros

AP

"El transporte se ha vuelto extremadamente difícil, pero seguimos recibiendo medicamentos, vacunas y suministros; a veces es prácticamente imposible hacerlos llegar a centros situados en zonas muy peligrosas. Sin embargo, resulta alentador que se adquieran vacunas a fuentes excelentes, y esto constituye una gran mejora en comparación con años anteriores."

"En mi distrito no ha cerrado ningún centro de salud gracias a la voluntad de los valientes médicos y enfermeras que trabajan en ellos. Sin embargo, por problemas de seguridad, solemos tropezar con dificultades para abastecer a centros como el de Al-Mikanik, en Dora."

Altruismo de los pacientes

AP

"Tenemos que superar grandes obstáculos para combatir el estigma social asociado a la tuberculosis y los efectos psicológicos adversos de éste en los enfermos. Un paciente que se había curado donó chocolates para varios enfermos y su gesto tuvo importantes repercusiones en el bienestar psicológico de éstos. Como su autor había atravesado dificultades semejantes, sintieron que las suyas también eran superables y podían vencerlas. El efecto en los demás pacientes fue inspirador y éstos adquirieron confianza para afrontar su enfermedad; en cuanto a mí, su médico, sentí renovadas mis fuerzas para desempeñar eficazmente mi labor. Siempre recordaré ese momento de altruismo de mi paciente curado de tuberculosis."

Lucha por un futuro mejor

AP

"La situación es difícil, pero siento gratitud porque hay gente que sigue haciendo todo lo posible para mejorar."

"A pesar de la situación actual y de los innumerables obstáculos con que tropezamos en el ejercicio de nuestra profesión, todos ponemos sumo empeño en hacer lo que se requiere de nosotros."

Enlaces conexos

Compartir