Brasil - Prohibición de los cigarrillos aromatizados

El 13 de marzo de 2012 la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (ANVISA) adoptó una decisión por la que se prohibió el uso de aditivos en cigarrillos y otros productos de tabaco vendidos en el país.

Los aditivos, con inclusión de sustancias aromáticas como menta, canela y sabores frutales, disimulan el gusto desagradable del tabaco, reducen la tos, facilitan la fumada y contribuyen a crear dependencia. La Junta Directiva de ANVISA considera que los aditivos son un medio para atraer a los jóvenes e iniciarlos en el consumo habitual de productos de tabaco. Hasta que se adoptó la decisión de prohibirlos, los cigarrillos aromatizados representaban el 22% de las ventas de cigarrillos en el Brasil.

Los fabricantes disponen de 18 meses para adaptar sus productos a fin de que cumplan los requisitos de la nueva normativa, pero dispondrán de otros seis meses para retirar del mercado los productos aromatizados. La prohibición también se aplica a los productos importados, que solo podrán entrar al país si cumplen la nueva normativa.

Según un estudio de ANVISA, actualmente se utilizan unos 600 aditivos en la producción de cigarrillos. Con arreglo a la nueva normativa, solo podrán utilizarse ocho de esas sustancias: adhesivos, agentes aglutinantes, agentes de combustión, coadyuvantes de tecnología, pigmentos, glicerol y propilenoglicol, y sorbato de potasio. El octavo aditivo autorizado es el azúcar.

Para más información pueden dirigirse al Sr. Felipe Mendes, Comisión Nacional para la Aplicación del CMCT (CONICQ), Instituto Nacional del Cáncer, Ministerio de Salud: fmendes@inca.gov.br.

Compartir