Las victorias de Europa, Reino Unido y la India muestran que la industria tabacalera no juega limpio

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea, el Tribunal Superior del Reino Unido y el Tribunal Supremo de la India han juzgado en fechas recientes algunos casos históricos contra cuatro de las empresas tabacaleras más grandes del mundo. Los casos se centraban en los reglamentos de control del tabaco, en relación con aspectos como el etiquetado y empaquetado de productos de tabaco, en particular las advertencias sanitarias, la prohibición de los cigarrillos aromatizados y la aplicación de reglas especiales para los cigarrillos electrónicos. Los tres tribunales confirmaron que los distintos reglamentos son legales, especialmente a la luz de los datos científicos actuales, y son concluyentes con respecto a los efectos nocivos del consumo de tabaco y a la necesidad de su reglamentación. Además, de manera inequívoca, el Tribunal de Justicia de la UE y el Tribunal Superior del Reino Unido hicieron referencia en sus sentencias a las obligaciones establecidas en el marco del Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT), lo cual subraya su importancia jurídica para la protección de la salud pública.

Estas decisiones llegan en un momento muy oportuno, teniendo en cuenta que el acuerdo contra el contrabando y la falsificación que la UE firmó con Philip Morris International (PMI) expirará en julio de 2016. Tales sentencias subrayan el hecho de que tal acuerdo es profundamente deficiente y no ayudará a abordar la actual epidemia mundial de tabaquismo. Por ello, la Comisión Europea (CE) no debería renovar ese acuerdo; más bien, los Estados miembros deben ratificar el Protocolo para la eliminación del comercio ilícito de productos de tabaco, una estrategia internacional legítima para hacer frente al contrabando y la falsificación de productos de tabaco.

Empaquetado neutro: un elemento clave para la aplicación exitosa del tratado de control del tabaco de las Naciones Unidas

En el Día Mundial Sin Tabaco 2016, el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, insta a los gobiernos de todo el mundo a poner en práctica una sencilla medida que ha demostrado su eficacia en el control del tabaco: el empaquetado sencillo de los productos de tabaco. Su reciente introducción en algunos países representa un paso positivo que ya está demostrando que se puede reducir la demanda de esos productos mortales a la vez que se salvan vidas, de acuerdo con la OMS y la Secretaría del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT de la OMS).

La tercera reunión de la Conferencia de las Partes en el CMCT de la OMS aprobó, en 2008, las Directrices para la aplicación del artículo 11, que recomiendan que las Partes consideren la posibilidad de adoptar medidas encaminadas a restringir o prohibir en el empaquetado la utilización de logotipos, colores, imágenes de marca o información promocional que no sean el nombre comercial o el nombre del producto en un color y tipo de letra corrientes, lo que se conoce como empaquetado sencillo o genérico. En esa misma reunión la Conferencias de las Partes aprobó las Directrices para la aplicación del artículo 13, en las que se afirma que se pueden eliminar los efectos de la publicidad o la promoción si se exige un empaquetado sencillo.

Establecimiento de centros de vigilancia de la industria tabacalera

La Conferencia de las Partes, en su sexta reunión, adoptó una decisión para promover más aún la aplicación del artículo 5.3 y sus Directrices, especialmente en lo que atañe a los esfuerzos de la industria tabacalera para socavar las actividades de control del tabaco a nivel internacional (la decisión FCTC/COP6(14) puede leerse aquí.

Tanto las directrices referentes al artículo 5.3 como la decisión FCTC/COP6(14) reconocen la necesidad de supervisar la aplicación del artículo 5.3, en particular vigilando la interferencia de la industria tabacalera y las medidas para contrarrestarlas.

Esta necesidad condujo a poner en marcha un proyecto sobre centros de vigilancia de la industria tabacalera entre los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) y otros países, con el objetivo principal de vigilar las estrategias de la industria tabacalera. El primero de esos centros de vigilancia vio la luz recientemente en Brasil.

Noticias

El CMCT en las redes