Biblioteca electrónica de documentación científica sobre medidas nutricionales (eLENA)

Lactancia materna exclusiva

La lactancia materna tiene muchos beneficios para la salud de la madre y el niño. La leche materna contiene todos los nutrientes que el niño necesita durante los seis primeros meses de vida. La lactancia materna protege contra la diarrea y las enfermedades comunes de la infancia, como la neumonía, y también puede tener beneficios a largo plazo para la salud de la madre y el niño, como la reducción del riesgo de sobrepeso y obesidad en la infancia y la adolescencia.

La lactancia exclusivamente materna consiste en dar al lactante únicamente leche materna: no se le dan otros líquidos ni sólidos —ni siquiera agua— exceptuando la administración de soluciones de rehidratación oral o de vitaminas, minerales o medicamentos en forma de gotas o jarabes.

Recomendaciones de la OMS

Los lactantes deben recibir lactancia exclusivamente materna durante los primeros seis meses de vida para lograr un crecimiento, desarrollo y salud óptimos. A partir de entonces, a fin de satisfacer la evolución de sus necesidades nutricionales, deben recibir alimentos complementarios nutricionalmente adecuados e inocuos, al tiempo que siguen tomando el pecho hasta los dos años o más.

Documentos de la OMS


Directrices aprobadas por el Comité de Examen de Directrices
Otros documentos de orientación

Pruebas científicas


 

Compartir

Última actualización:

23 de febrero de 2015 10:14 CET

Intervención de categoría 1

El Comité de Examen de Directrices de la OMS ha aprobado recientemente directrices al respecto.

Ejecución

La base de datos mundial sobre la ejecución de intervenciones nutricionales (GINA) contiene políticas, estrategias, planes de acción y disposiciones legislativas en materia de nutrición del mundo entero.

Medidas nutricionales esenciales

Esta intervención forma parte de las «Essential Nutrition Actions» para los primeros 1000 días de vida.