Farmacorresistencia

Uso de los antimicrobianos

El tratamiento rápido con antimicrobianos puede suponer para el paciente infectado la diferencia entre la curación y la muerte o la discapacidad crónica. Desafortunadamente, el uso y el abuso de los antimicrobianos han producido una expansión incesante de los microorganismos resistentes, con la consiguiente pérdida de eficacia de estos fármacos «milagrosos».

Mejora del uso de los antimicrobianos

Debido a su disponibilidad generalizada, a su costo generalmente bajo y a su relativa seguridad, los antimicrobianos se encuentran entre los medicamentos que más se utilizan de forma incorrecta. La mejora de las decisiones sobre el uso de los antimicrobianos requiere en última instancia una orientación de las decisiones terapéuticas hechas por los pacientes y los prestadores de atención sanitaria.

  • Aumento del uso apropiado: lograr que los pacientes infectados que necesitan tratamiento con antimicrobianos tengan acceso a medicamentos de calidad, de conformidad con las recomendaciones y las directrices terapéuticas normalizadas.
  • Reducción del uso inapropiado: desalentar el uso indiscriminado de los antimicrobianos en pacientes en los que es improbable que aporten cualquier beneficio.

El Departamento de Medicamentos Esenciales y Políticas Farmacéuticas de la OMS proporciona orientaciones sobre las estrategias educativas y de reglamentación para mejorar el uso de los medicamentos por parte de los pacientes, los profesionales sanitarios y las autoridades nacionales.

El papel de la vigilancia

Para respaldar las decisiones clínicas, orientar la elaboración de directrices terapéuticas normalizadas y de formularios nacionales que reflejen la distribución local de las infecciones y la resistencia, y evaluar el impacto de las intervenciones, es necesaria información sobre la distribución local de las enfermedades, la evolución de la resistencia a los antimicrobianos y los comportamientos relacionados con el uso de estos medicamentos.

Antimicrobianos de uso no humano

La mayoría de los antimicrobianos utilizados en el mundo no son administrados a pacientes, sino a los animales (ganado bovino y ovino, pollos y peces) destinados a la producción de alimentos. En los animales los antimicrobianos se utilizan:

  • como tratamiento de animales enfermos;
  • como profilaxis para evitar enfermedades en animales de alto riesgo, y
  • como promotores del crecimiento con el fin de obtener animales de mayor tamaño con la misma inversión y la misma cantidad de alimentos. Este último es su uso más controvertido.

Los antimicrobianos se utilizan no solo en la ganadería, sino también como aditivos en los animales de compañía, la agricultura (frutas, verduras, orquídeas, etc.) y la industria (oleoductos y plantas industriales).

El uso de enormes cantidades de antimicrobianos en la producción de alimentos y su amplia liberación involuntaria en el medio ambiente a través de las aguas residuales de los seres humanos y los animales y del agua utilizada en las explotaciones agrícolas tiene consecuencias para la salud pública que resultan particularmente evidentes en el caso de las bacterias zoonóticas causantes de enfermedades humanas transmitidas por los alimentos. Especialmente preocupante, aunque de importancia cualitativa y cuantitativa todavía incierta, es el posible paso de genes de resistencia de las bacterias de origen animal a los patógenos humanos.

Información esencial sobre la OMS

Directora General
Directora General y personal directivo superior

Gobernanza de la OMS
Constitución de la OMS, Consejo Ejecutivo y Asamblea Mundial de la Salud

Centro de prensa
Noticias, eventos, notas descriptivas, material multimedia y contactos

Informe sobre la salud en el mundo
Informe anual sobre salud pública mundial y datos estadísticos clave