Directora General

La Directora General de la OMS celebra la desaparición de la poliomielitis en la India

Dra. Margaret Chan
Directora General de la Organización Mundial de la Salud

Discurso pronunciado en el acto de celebración del triunfo de la India contra la poliomielitis
Nueva Delhi (India)

11 de febrero de 2014

Excelentísimo Señor Presidente de la India, Honorable Primer Ministro, Honorable Ministro de Salud y Bienestar Familiar, Señor Presidente de Rotary International, distinguidos invitados, Señoras y Señores:

Es para mí un gran placer unirme a la celebración del triunfo de la India contra la poliomielitis. A todos nos gustan los logros ejemplares, especialmente si se trata de uno de esta magnitud. La India lleva ya tres años consecutivos sin un solo caso de poliomielitis.

La confianza en este logro se basa en un sistema de vigilancia de los mejores del mundo y en un control y una preparación tales que permiten manejar cualquier caso importado como emergencia de salud pública.

De hecho, el sistema de vigilancia de la India no solo se ajusta a todas las normas internacionales para un funcionamiento óptimo, sino que las supera.

Después de tres años se puede afirmar con certeza que el territorio de este extenso país densamente poblado está ya libre de un virus que mató o dejó paralíticos a niños durante siglos.

Muchos pensaban que este día no llegaría nunca, que el virus de la poliomielitis estaba arraigado con demasiada fuerza en la India, y que esta no se libraría nunca de la enfermedad. A su modo de ver, el país tenía que afrontar retos inconmensurables con limitados recursos.

En defensa de su postura podían alegar el ingente número de habitantes, la elevada tasa de natalidad, las grandes bolsas de pobreza, las malas condiciones de saneamiento, las frecuentes diarreas, el terreno difícil y la resistencia de algunos grupos a la vacunación.

Esos eran, en efecto, retos reales y abrumadores, pero los escépticos habían pasado por alto un factor decisivo: la fuerza de la determinación de la India por lograr lo imposible, es decir, pasar de tener la mayor carga de poliomielitis del mundo a estar exenta de la enfermedad.

En vista de los desafíos superados, el logro de la India constituye una verdadera proeza, y demuestra que cualquier país que esté verdaderamente decidido puede derrotar a la poliomielitis.

La implicación del Gobierno en la iniciativa de erradicación, tanto a nivel nacional, como estatal y de distrito, fue determinante, como también lo fueron los miles de millones de dólares que se invirtieron en esa empresa.

La India colaboró ininterrumpida con sus asociados internacionales, como Rotary International, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el UNICEF y la OMS, y contó con el apoyo de la Fundación Bill y Melinda Gates.

Una actitud positiva y resuelta fue otro de los factores de éxito, como demuestra la ardua labor realizada por millones de trabajadores de primera línea. Deseo dar las gracias a todos los vacunadores y líderes religiosos por los servicios prestados a su pueblo.

Para ilustrar la magnitud de esta proeza, permítanme compartir con ustedes algunas estadísticas. En la década de 1970 se registraban en la India 200 000 casos de poliomielitis al año. En cada campaña nacional de lucha contra la enfermedad, un ejército de 2,3 millones de personas vacunaba a casi 170 millones de niños.

La notificación de los casos sospechosos de poliomielitis estaba a cargo de una red de más de 39 000 establecimientos sanitarios de los sectores público, privado y no tradicional.

Dada la necesidad de llegar a todos los niños, cada rincón de este vasto país fue peinado por incansables trabajadores dedicados a la lucha contra la poliomielitis. Había que llegar a todos los niños de poblaciones marginadas y de migrantes.

La India, que, de todos los países con poliomielitis endémica era supuestamente el que se enfrentaba a los mayores desafíos, resolvió cada problema haciendo gala de creatividad e innovación, y fue pionera en la adopción de estrategias operacionales y técnicas clave que pueden servir de ejemplo a otros países.

La India no tardó en aprovechar las nuevas tecnologías, y contribuyó a demostrar su eficacia. Cuando necesitó mejores sistemas para lograr resultados óptimos, los desarrolló ella misma. Con el apoyo de la oficina de la OMS en el país, estableció su extraordinario sistema de vigilancia. Se creó una red de laboratorios eficaz y confiable para facilitar la detección de poliovirus y confirmar rápidamente los casos.

Se supervisó y estimuló a muchos millones de vacunadores, y la India aprovechó también extraordinariamente otra ventaja única: los famosos y las estrellas de cine de Bollywood.

Cuando el número de casos comenzó a disminuir y empezó a menguar el mapa de la poliomielitis, se introdujo un sistema independiente de supervisión de los progresos para contar con un marco de rendición de cuentas. Se prepararon minuciosos microplanes para servir de guía a todos y cada uno de los equipos de vacunación en todos y cada uno de los días de las campañas de vacunación, lo que garantizó un apoyo logístico para el más mínimo aspecto.

La labor de vigilancia y supervisión proporcionó datos de gran calidad. Los permanentes trabajos de investigación generaron las pruebas científicas necesarias para perfeccionar las estrategias, lo cual constituyó otro punto fuerte del programa de lucha contra la poliomielitis de la India.

Las investigaciones permitieron comprender mejor la dinámica de la transmisión en distintas poblaciones y entornos, la eficacia de diferentes vacunas y los motivos por los que algunos niños estaban quedando desprotegidos. Cuando las investigaciones mostraron que la eficacia de la vacuna se veía comprometida en los niños con diarreas graves, se recurrió a la movilización social, dirigida por el UNICEF y respaldada por otros asociados, para enseñar a las familias a prevenir la diarrea.

La presión sobre el poliovirus fue en aumento a medida que se fueron detectando y resolviendo problemas. Al final, una excelente combinación de creatividad, ingenio, determinación y perseverancia terminó expulsándolo de la India.

Señoras y señores,

La India ha demostrado que lo imposible no existe. Esa es seguramente la lección más importante que se puede sacar, y un gran ejemplo para el resto del mundo.

El papel de liderazgo desempeñado por la India en la erradicación de la poliomielitis es reconocido ampliamente y ha sido acogido con suma satisfacción, sobre todo por los 194 Estados Miembros de la OMS. El país ha compartido sus experiencias, sus mejores prácticas, las enseñanzas aprendidas y a su personal especializado con los países del mundo en que la enfermedad todavía es endémica.

La derrota de la poliomielitis en la India prepara el camino para la certificación de que toda la región de Asia Sudoriental está exenta de la enfermedad, posiblemente a finales de marzo. Cuando eso ocurra, cerca del 80% de la población mundial vivirá en países en que se habrá certificado la ausencia de la poliomielitis.

La condición de país libre de poliomielitis seguirá estando amenazada mientras el poliovirus continúe circulando por algún lugar del mundo. Todavía nos queda camino por recorrer, pero la India es una prueba determinante de que la erradicación es viable, tanto desde el punto de vista técnico como operacional.

La India es plenamente consciente de la necesidad de salvaguardar su fabuloso logro. La tasa de inmunización contra la poliomielitis sigue siendo alta, y el país con planes de preparación y respuesta ante emergencias para afrontar de inmediato cualquier importación.

La India seguirá desempeñando su papel de líder mundial mientras se aplica la estrategia de la «fase final» de la poliomielitis, entre otras cosas, introduciendo la vacuna inactivada y eliminando paulatinamente la vacuna oral.

En estos momentos, el país está aprovechando el éxito que ha tenido con la poliomielitis para intensificar la inmunización sistemática, centrándose especialmente en llegar a las poblaciones subatendidas y marginadas. La eliminación del sarampión será probablemente la siguiente mejora permanente en el terreno de la salud para los habitantes de la India.

La noticia anunciada el 13 de enero de que la India llevaba tres años sin ningún caso de poliomielitis ocupó los titulares del mundo entero. Se trata de un logro inmenso que bien merece la celebración de hoy.

Muchas gracias.

Compartir

Enlaces conexos