Alerta y Respuesta Mundiales (GAR)

Coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio - Actualización

Brotes epidémicos

La OMS ha sido informada de otros dos casos, confirmados mediante pruebas de laboratorio, del síndrome respiratorio de Oriente Medio causado por un coronavirus en Qatar.

Uno de los pacientes era un hombre de 59 años que padecía una enfermedad subyacente y enfermó el 15 de agosto de 2013. Actualmente está internado en el hospital y su situación es estable.

Los estudios epidemiológicos preliminares revelaron que el paciente viajó a Medina (Arabia Saudita), donde permaneció 6 días, y volvió a Qatar el 15 de agosto de 2013. No participó en la Umrah ni visitó Al-Masjid an-Nabawi en Medina. Continúan los estudios.

El otro paciente es un varón de 29 años con una enfermedad subyacente que no tiene antecedentes de haber viajado recientemente a otro país.

Los resultados de ambos casos fueron confirmados por un laboratorio de referencia internacional. En ese país se han sometido a tamizaje 138 miembros del personal sanitario, la familia y contactos en la comunidad y hasta el momento todos han dado negativa la prueba de la infección por el nuevo coronavirus.

A escala mundial, desde septiembre de 2012 hasta hoy la OMS ha recibido informes de un total de 104 casos de infección por dicho virus confirmados mediante pruebas de laboratorio, incluidas 49 muertes.

Dadas la situación actual y la información disponible, la OMS alienta a todos sus Estados Miembros a que mantengan la vigilancia de las infecciones respiratorias agudas graves (IRAG) y examinen cuidadosamente todos los casos inusuales.

Se aconseja a los profesionales sanitarios que mantengan la vigilancia. Quienes hayan viajado recientemente a Oriente Medio y presenten IRAG deben someterse a pruebas de detección del MERS-CoV, tal como se aconseja en las actuales recomendaciones sobre la vigilancia.

Para establecer el diagnóstico se recomienda obtener muestras de las vías respiratorias inferiores siempre que sea posible. Se recuerda a los clínicos que aunque los signos y síntomas sean atípicos (diarrea, por ejemplo), hay que tener en cuenta una posible infección por MERS-CoV en pacientes inmunodeprimidos.

A los centros sanitarios se les recuerda la importancia de apliquen sistemáticamente las medidas pertinentes de prevención y control de infecciones. Los centros que atiendan a casos confirmados o sospechosos de infección por MERS-CoV deben tomar medidas apropiadas para reducir el riesgo de transmisión del virus a otros pacientes, al personal sanitario y a las visitas.

Se recuerda a los Estados Miembros la necesidad de evaluar y notificar rápidamente a la OMS todo nuevo caso de infección por MERS-CoV, proporcionando información sobre las posibles fuentes de exposición y una descripción del curso clínico. Asimismo, se debe iniciar rápidamente una identificación de la fuente de exposición para determinar cómo tiene lugar, de modo que se pueda evitar que siga la transmisión.

La OMS no aconseja la realización de cribados especiales en los puntos de entrada ni la imposición de restricciones a los viajes ni al comercio en relación con este evento.

La OMS ha convocado una reunión del Comité de Emergencias establecido en virtud del Reglamento Sanitario Internacional para que asesore a la Directora General sobre la situación actual. El Comité, integrado por expertos internacionales de todas las Regiones de la OMS emitió por unanimidad el parecer de que, con la información disponible, la evaluación de los riesgos indica que por el momento no se cumplen las condiciones para declarar una emergencia de salud pública de importancia internacional.

Compartir