Alerta y Respuesta Mundiales (GAR)

Infección por un nuevo coronavirus (coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio) - Actualización

El Ministerio de Salud de Arabia Saudita ha notificado a la OMS un nuevo caso confirmado de infección por el coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV).

Este caso mortal se registró en la región de Al-Qaseem, en la zona central del país, y no está relacionado con el conglomerado de casos registrado en la región de Al-Ahsa, en la zona oriental del país. El paciente, un hombre de 63 años con enfermedad subyacente, ingresó el 15 de mayo de 2013 con distrés respiratorio agudo, y falleció el 20 de mayo. Se están investigando sus contactos.

Las autoridades sauditas siguen investigando el brote iniciado en un centro sanitario de Al-Ahsa a principios de abril de 2013, y en relación con el cual se han registrado ya 22 casos, 10 de ellos mortales.

De septiembre de 2012 hasta ahora, la OMS ha sido informada de un total mundial de 44 casos confirmados de infección por MERS-CoV, 22 de ellos mortales.

La OMS ha sido informada de casos confirmados en los siguientes países de Oriente Medio: Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Jordania y Qatar. En Alemania, Francia, Reino Unido y Túnez también se han notificado casos confirmados, que o bien fueron trasladados a esos países para recibir atención por la enfermedad o bien la presentaron después de haber vuelto de viajes a Oriente Medio. En Francia, Reino Unido y Túnez ha habido transmisión local limitada a personas que no han estado en Oriente Medio, pero sí han tenido contacto con casos confirmados o probables.

Dadas la situación actual y la información disponible, la OMS alienta a todos sus Estados Miembros a que mantengan la vigilancia de las infecciones respiratorias agudas graves y examinen cuidadosamente todos los casos inusuales.

Se advierte a los profesionales sanitarios que deben estar vigilantes. Quienes hayan viajado recientemente a Oriente Medio y presenten infección respiratoria aguda deben ser sometidos a pruebas de detección de MERS-CoV, de conformidad con las actuales recomendaciones para la vigilancia. Para establecer el diagnóstico se recomienda obtener muestras de las vías respiratorias inferiores siempre que sea posible, y se recuerda a los clínicos que incluso en pacientes con signos y síntomas atípicos, como diarrea, hay que tener en cuenta una posible infección por nCoV, sobre todo si se trata de pacientes inmunodeprimidos.

Se recuerda a los centros sanitarios la importancia de que apliquen de forma sistemática las medidas de prevención y control de la infección. Los centros sanitarios que atiendan a casos sospechosos o confirmados de infección por MERS-CoV deben tomar medidas apropiadas para reducir el riesgo de transmisión del virus a otros pacientes, a los profesionales sanitarios y a los visitantes.

Se recuerda a los Estados Miembros la necesidad de evaluar y notificar rápidamente a la OMS todo nuevo caso de infección por MERS-CoV, y de proporcionar información sobre las posibles exposiciones que hayan dado lugar a la infección, así como una descripción del curso clínico. Asimismo, se debe iniciar rápidamente una identificación de la fuente de exposición para determinar cómo tiene lugar, de modo que se pueda evitar que siga la transmisión.

La OMS no recomienda la realización de exámenes especiales en los puntos de entrada ni la aplicación de restricciones a los viajes ni al comercio en relación con este evento.

La Organización sigue de cerca la evolución de la situación.


Nota: Con fines de uniformización y facilitación de la comunicación sobre la enfermedad, el Grupo de Estudio de los Coronavirus del Comité Internacional de Taxonomía de los Virus ha decidido dar al nuevo virus el nombre de coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV, por su sigla en inglés). Referencia: De Groot RJ, et al. Middle East Respiratory Syndrome Coronavirus (MERS-CoV): Announcement of the Coronavirus Study Group. J Virol. Published ahead of print 15 May 2013. doi:10.1128/JVI.01244-13.

Compartir