Alerta y Respuesta Mundiales (GAR)

Fiebre hemorrágica de Marburgo

La movilización social intensiva, un factor clave para controlar el brote de infección por virus de Marburgo que se declaró en 2005 en Uige, Angola.

La fiebre hemorrágica de Marburgo se identificó por primera vez en 1967 en epidemias que se declararon en Marburgo y Frankfurt en Alemania, y en Belgrado en la antigua Yugoslavia, como consecuencia de la importación de monos infectados de Uganda. Se trata de una fiebre hemorrágica viral muy grave y altamente mortífera provocada por un virus de la misma familia que el causante de la fiebre hemorrágica del Ebola. Estos virus figuran entre los agentes patógenos más agresivos que se conocen para el ser humano. Ambas enfermedades son raras, pero pueden causar brotes espectaculares por su alta mortalidad.

La enfermedad causada por el virus de Marburgo empieza bruscamente en forma de cefalea grave y profundo malestar general. Muchos pacientes sufren manifestaciones hemorrágicas graves entre los días 5 y 7, y en los casos mortales se suele observar alguna forma de hemorragia, a menudo en varios puntos del organismo. No hay ninguna vacuna ni tratamiento específico para esta enfermedad. La tasa de letalidad es muy variable, desde el 25% en el primer brote asociado a un laboratorio en 1967 hasta más del 80% en la República Democrática del Congo de 1998 a 2000, o incluso más en el brote que dio comienzo en Angola a finales de 2004.

El virus de Marburgo se transmite por contacto directo con sangre, líquidos orgánicos y tejidos de las personas infectadas. Ha habido también transmisión del virus de Marburgo en casos de manipulación de animales salvajes enfermos o muertos infectados (monos y murciélagos fruteros). Por lo habitual se instaura un tratamiento de sostén general.

Enlaces conexos

BROTES EPIDÉMICOS