Alerta y Respuesta Mundiales (GAR)

Hepatitis

Programa Mundial contra la Hepatitis

Reconociendo la enorme carga de hepatitis víricas, la Asamblea de la Salud adoptó en 2010 la resolución WHA63.18, en la que se propugna un enfoque integral de la prevención y el control de estas enfermedades.

De conformidad con esa resolución, la OMS estableció el Programa Mundial contra la Hepatitis, cuyos objetivos consisten en:

  • reducir la transmisión de los agentes etiológicos de las hepatitis víricas:
  • reducir la morbilidad y la mortalidad de las hepatitis víricas mediante la mejora de la atención a quienes las padecen, y
  • reducir el impacto socioeconómico de las hepatitis víricas a nivel individual, comunitario y poblacional.

Marco para la acción mundial

Día Mundial contra la Hepatitis - 28 de julio 2013

  • Día Mundial contra la Hepatitis
    La celebración del Día Mundial contra la Hepatitis, establecido por la OMS, tiene por objeto fomentar la toma de conciencia sobre las hepatitis virales y las enfermedades que causan, así como la difusión de conocimientos sobre ellas.

Información general acerca de las hepatitis

La hepatitis es una inflamación del hígado causada generalmente por una infección vírica. Se conocen cinco tipos principales de virus de la hepatitis, designados como A, B, C, D y E. Estos son los que mayor preocupación generan debido a la gran morbilidad y mortalidad que conllevan y a su potencial para causar brotes y propagarse de forma epidémica. En particular, los tipos B y C dan lugar a una afección crónica en cientos de millones de personas y son en conjunto la causa más común de cirrosis y cáncer hepáticos.

La hepatitis A y la E son causadas generalmente por la ingestión de agua o alimentos contaminados. Las hepatitis B, C y D se producen de ordinario por el contacto con humores corporales infectados. Son formas comunes de transmisión de estos últimos la transfusión de sangre o productos sanguíneos contaminados, los procedimientos médicos invasivos en que se usa equipo contaminado y, en el caso de la hepatitis B, la transmisión de la madre al niño en el parto o de un miembro de la familia al niño, y también el contacto sexual.

Aunque a veces es asintomática o se acompaña de pocos síntomas, la infección aguda puede manifestarse en forma de ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos), orina oscura, cansancio intenso, náuseas, vómitos y dolor abdominal.

Notas descriptivas

BROTES EPIDÉMICOS